Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Yolanda Díaz presenta el proyecto de Sumar Galicia

Yolanda Díaz en un acto el pasado sábado 16 de diciembre en A Coruña, Galicia —  M. Dylan / Europa Press / ContactoPhoto

Anova rechaza un acuerdo electoral con Sumar en Galicia y Esquerda Unida pide una coalición a tres con Podemos

Yolanda Díaz ha ofrecido a Martiño Noriega, exalcalde de Santiago, ser el candidato a las elecciones gallegas, pero éste lo ha rechazado


Una coalición de la izquierda federalista para concurrir a las elecciones gallegas de 2024 parece cada vez más difícil. Después de que Sumar haya rechazado un acuerdo con Podemos Galicia, Esquerda Unida (EU) le ha dicho a la formación de Yolanda Díaz que sólo concurrirá en confluencia si la herramienta política que se arme tiene tres patas: Podemos, EU y Sumar.

La federación de IU en Galicia ha dejado incluso abierta la puerta a concurrir en solitario si finalmente no se da una coalición con las tres principales formaciones de la izquierda federalista.

Anova, formación soberanista que lideran el histórico Xosé Manuel Beiras y Martiño Noriega, exalcalde de Santiago con las Mareas entre 2015 y 2019, también ha rechazado la oferta de Yolanda Díaz de concurrir en coalición con Sumar.

Fuentes conocedoras de las negociaciones han confirmado a Diario Red que Yolanda Díaz había ofrecido a Martiño Noriega ser el candidato de Sumar a las elecciones gallegas, pero siempre y cuando fuera a título personal y no como militante de Anova. El exalcalde compostelano ha rechazado la oferta y su formación ha abierto un proceso de negociación con el BNG para después decidir qué hacer en caso de que no fructifiquen las conversaciones con los nacionalistas.

Lo más probable, según las fuentes consultadas, es que el BNG rechace un acuerdo con Anova, que finalmente la formación soberanista que formó parte del espacio de las Mareas no se presente a las elecciones y acabe pidiendo el voto para el BNG como hizo en las elecciones generales del 23J, evitando así la disgregación del voto progresista.

Este fin de semana tuvo lugar también en A Coruña la puesta de largo de Sumar, con la presencia de Yolanda Díaz y del portavoz gallego, Paulo Carlos López, ante un reducido grupo de personas, lo que obligó a la organización a poner biombos en el salón del Palacio de Exposiciones y Congresos de A Coruña, popularmente conocido como Palexco, para cerrar el tiro de cámara y evitar dar así una imagen de desmovilización.

La coordinadora nacional de EU, Eva Solla, ha recalcado “la urgencia de pasar de las palabras a los hechos” y por todo ello ha subrayado que “el tiempo es crucial y no se debe postergar la construcción de una alternativa política en Galicia”. 

Esquerda Unida insta a formar una “alternativa política” que reúna a las fuerzas de la izquierda federalista para “marcar un cambio significativo»

Así, Esquerda Unida insta a formar una “alternativa política” que reúna a las fuerzas de la izquierda federalista para “marcar un cambio significativo en un país afectado por la degradación de los servicios públicos, la industria y los sectores primarios”.

El principal escollo para armar una coalición parte de Sumar, que ha manifestado que su intención es armar una propuesta con personalidades a título individual y no con organizaciones políticas, para lo cual era preciso que Martiño Noriega hubiera dicho que sí en contra de su formación, Anova.

Al rechazar el exalcalde de Santiago la oferta de Yolanda Díaz, el tiempo corre en contra de Sumar y en general de la izquierda federalista, que puede volver a quedarse sin representación, como ocurrió en 2019, después de haber sido segunda fuerza política en el Pazo do Hórreo tras obtener 14 escaños en los comicios autonómicos de 2016.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)