Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Isabel Díaz Ayuso con la alcaldesa de Alcalá de Henares — Alberto Ortega / Europa Press

Ayuso ensaya su discurso racista en Alcalá de Henares para ocupar el espacio de Vox

La presidenta madrileña ha vertido datos falsos vinculando delincuencia con inmigración que han sido desmentidos por la Policía Nacional


El miércoles, la presidenta madrileña trasladaba la reunión del Consejo de Gobierno a Alcalá de Henares para poner en el foco mediático su giro discursivo sobre inmigración en una estrategia pensada para ocupar el espacio sociológico de Vox a costa de denunciar “una tremenda oleada de inmigrantes”. 

La percha de trasladar con carácter extraordinario a la ciudad cervantina la reunión semanal del Ejecutivo madrileño era escenificar que el municipio “se está viendo afectado por la situación generada por el Gobierno central con los inmigrantes llegados a España de manera ilegal”, según informó previamente la Comunidad de Madrid. 

En concreto, se refiere a las 1.200 personas migrantes llegadas de Canarias y que han sido acogidas en el acuartelamiento Primo de Rivera. Para esta estrategia de ‘voxficar’ el discurso sobre inmigración, Ayuso se ha servido de la alcaldesa de Alcalá de Henares, Judit Piquet, que gobierna junto con Vox la ciudad cervantina desde junio tras perder la izquierda la mayoría en las elecciones de mayo de 2023 y que ha llegado a convocar varias juntas municipales de seguridad para vincular la llegada de personas migrantes con la delincuencia del municipio. 

Cabe recordar que la derecha de la tercera ciudad más poblada de la Comunidad de Madrid, donde la formación neonazi España 2000 llegó a tener representación en el pleno municipal hasta 2019, cuando fue sustituido por Vox, lleva años situando la inmigración como un eje de su estrategia. La localidad cervantina es conocida por ser un lugar de encuentro de grupos neonazis de todo el Estado e incluso por hacer batidas contra personas LGTBI o migrantes del municipio. 

Con la intención del Estado de habilitar el acuartelamiento Primo de Rivera como centro de acogida transitorio para atender a personas migrantes llegadas desde Canarias, tanto el nuevo Gobierno local como el autonómico se han convertido en los principales opositores. Tras la reunión del Consejo de Gobierno, Isabel Díaz Ayuso vinculó la llegada de 1.200 personas al centro de acogida con el aumento de inseguridad en la ciudad cervantina, e incluso con dos agresiones sexuales. 

“Ya se han producido varias reyertas graves, incluidas algunas protagonizadas por algunas personas que ya han sido detenidas por la Policía Nacional. Se producen peleas dentro y fuera del centro y se están investigado agresiones sexuales a algunas mujeres del mundo, según han denunciado”, dijo la presidenta madrileña en su rueda de prensa.

Pero, además de vincular la inmigración con la delincuencia, también trató de vincularla con una epidemia vírica: “Se ha detectado también un brote de sarna del que se ha hecho cargo la Comunidad de Madrid para tratar a ocho inmigrantes y evitar que se propague a los demás y, por tanto, protegerles”.

La Delegación del Gobierno de Madrid, que es quien dispone de toda la información que elabora la Policía Nacional, manifestó que la información vertida por la presidenta madrileña no estaba acreditada por los datos. “En relación con las agresiones sexuales, en Alcalá de Henares no hay abierta ninguna investigación por agresión sexual vinculada a un posible origen de los migrantes del acuartelamiento Primo de Rivera”. 

El delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín, en una entrevista este viernes en El País, acusaba abiertamente a Ayuso de mentir y reclamaba una rectificación a la presidenta madrileña. Ayuso, por su parte, insistía en los bulos vertidos el miércoles. “Yo lo que pido es que el Gobierno de Pedro Sánchez no convierta Alcalá de Henares en un caos por una nula planificación” y volvió a mentir sobre las agresiones sexuales: “Sí, hay dos denuncias que se están investigando por parte de la Policía y el Juzgado”. 

“Si los agresores son vecinos de Alcalá o son de fuera, eso lo tiene que aclarar un juez”, admitió a continuación. Por su parte, la alcaldesa de Alcalá de Henares manifestaba de una manera un poco enrevesada que “el reconocimiento de uno de los agresores no pertenecía al centro, el reconocimiento de otra de las víctimas sí pertenecía al centro, pero el testigo decía que no podía ser porque parecía más joven”. 

La Delegación del Gobierno volvía a desmentir las afirmaciones de Isabel Díaz Ayuso y reiteraba, según información directa de la Policía, que no ha habido ataques sexuales de personas migrantes en Alcalá, acusando de “racismo” a la presidenta madrileña. 

Alcalá de Henares es la tercera ciudad más poblada de España y la formación neonazi España 2000 tuvo representación en el Ayuntamiento hasta 2019, cuando fue sustituida por Vox

INSULTOS A VOX

La propia líder de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, recordaba que Isabel Díaz Ayuso insultaba a la ultraderecha cuando ésta ha vinculado la delincuencia con la inmigración. “Yo me alegro de que la señora Ayuso nos dé la razón y que deje de insultarnos, pero ahora hay que ponerse dentro de las competencias a funcionar”, subrayaba Monesterio. 

En esta línea, Monasterio añadía que “podríamos sacar un listado de insultos (…) Hoy Ayuso ha denunciado la inseguridad de las calles ligando a la inmigración ilegal, ese ha sido el discurso de Vox durante años”. La líder de Vox en la Comunidad de Madrid ha pedido a Ayuso que trabajen en común en contra de la inmigración y ha defendido “repatriar a los que causan terror”. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)