Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra, anunciando el escrito remitido a la CPI

Belarra, Corbyn, Montero, Rufián y más de 80 líderes internacionales piden detener a Netanyahu y juzgarlo por el genocidio contra el pueblo palestino

La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y más de 80 líderes de una veintena de países han dirigido este un escrito a la Corte Penal Internacional solicitando la detención del primer ministro de Israel y que sea juzgado, junto a miembros de su Gobierno, por crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio contra el pueblo palestino


La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra; el histórico dirigente laborista y diputado británico, Jeremy Corbyn; el secretario general del Partido de los Trabajadores de Bélgica, Peter Mertens, y más de 80 líderes de una veintena de países europeos y de América Latina, entre los que se incluyen figuras relevantes de la política española, como la ministra de Igualdad, Irene Montero, o el portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, han dirigido este martes un escrito al fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim Ahmad Khan, donde solicitan la detención del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y que sea juzgado, junto a miembros de su Gobierno y a varios colaboradores, por crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio contra el pueblo Palestino.

La petición, formulada al amparo del artículo 15 del Estatuto de Roma, solicita a la Corte que amplíe la investigación que inició en 2021 contra Israel por crímenes de guerra a la luz de los hechos ocurridos desde el pasado 7 de octubre, entre los que destacan ataques a campos de refugiados, el uso de fósforo blanco o el bombardeo contra el hospital de Al-Ahli. Además, el escrito aporta documentación para dar respuesta a la solicitud de apoyo formulada por Khan el pasado 29 de octubre, cuando visitó el paso fronterizo de Rafah (Egipto) y pidió “cooperación” y “asistencia” a la comunidad internacional para hacer que se respete el derecho internacional en la zona.

En palabras de Belarra, que desde el inicio de la ofensiva destacó como la primera ministra europea en denunciar los crímenes de Israel, hay que “pasar a la acción” contra este “genocidio en directo” para “promover un alto el fuego y que termine esta barbarie, porque la barbarie, si no la detienes a tiempo, te arrastra con ella”. “No vamos a permitir un genocidio con nuestro silencio y nuestra complicidad”, subraya en una declaración difundida este martes, donde anima a toda la ciudadanía a apoyar con su firma, en la página justiceforgaza.info, esta iniciativa judicial.

Para los firmantes de ese texto, Netanyahu y su cúpula política han cometido hechos indiciariamente constitutivos de:

  1. Crímenes de genocidio, descritos en el artículo 6 del Estatuto de Roma como aquellos encaminados a la destrucción total o parcial de “un grupo nacional, étnico, racial o religioso”.
  2. Crímenes de lesa humanidad, previstos en el artículo 7 del Estatuto de Roma, por tratarse de un ataque sistemático y generalizado contra la población civil de Gaza que produce una «persecución de un grupo o colectividad fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos (…)».
  3. Crímenes de guerra, tipificados en el artículo 8 del Estatuto de Roma como aquellos que incluyen el «homicidio intencional”, “dirigir ataques contra bienes civiles” o el traslado por parte de una potencia ocupante de parte de la población civil.

Aquí puedes ver el vídeo completo con el que Belarra ha hecho público el anuncio:


Aquí puedes leer el escrito completo que se ha enviado a la Corte Penal Internacional:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística