Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Canal Red en Palestina: Entrevistamos a Ghassan Ben Jeddou, de canal Al Mayadeen

“Con el primer proyectil mataron a dos, pero nuestra periodista Farah permaneció viva y herida y estaba gritando, entonces volvieron a tirar otro proyectil para quitarle la vida”


5 de noviembre. Día 60.

Hace unos días dejamos la frontera sur de Líbano. Antes de salir del país, a la espera de poder viajar a Israel, visitamos la sede del canal de televisión panárabe Al Mayadeen en Beirut.

Nuestro interés por conocer de primera mano a quienes dirigen y trabajan en el canal panárabe, creado por Ghassan Ben Jeddou —Presidente del Consejo de Dirección— en 2012, era previo a los acontecimientos del pasado 21 de noviembre, cuando el ejército israelí asesinó a dos periodistas de Al Mayadeen.

«Farah Omar y Rabih Meemari murieron a raíz de un ataque aéreo israelí directo y deliberado en la localidad de Tair Harfa, en el sur de Líbano. La incursión contra el equipo de Al Mayadeen ocurrió en el contexto de las continuas embestidas de la ocupación contra los equipos periodísticos, como parte de su política «encaminada a oscurecer la verdad y distorsionar la realidad», se leía pocas horas después en la web en español del canal panárabe.

Llegamos a la sede del canal, ubicado en un barrio céntrico de Beirut, pocos días después de aquellos tristes y violentos hechos.

Un canal que fue una apuesta personal de uno de los mayores exponentes del periodismo árabe. Ghassan Ben Jeddou fue ex jefe de las oficinas de Al Jazeera en Irán y Beirut, es el actual Presidente del Consejo de Dirección. Renunció a Al Jazeera en 2011 y expresó su compromiso con la objetividad y la imparcialidad al fundar el canal panárabe satelital Al Mayadeen con sede central en el Líbano.

Al Mayadeen se centra principalmente en programación de noticias. Fundado en 2012, varios de sus altos funcionarios provienen de varios medios árabes. Forma parte de una red de medios que incluye producción, sitios web y redes en tres idiomas. En el canal actualmente trabajan unos 480 profesionales.

A nuestra llegada a la sede, fuimos recibidos por Wafi Ibrahim, directora de Al Mayadeen Español y secretaria de Relaciones Exteriores de la Liga por los Derechos de la Mujer Libanesa. Después de presentarnos a Ben Jeddou mientras atendía a representantes institucionales en otro acto conmemorativo por las periodistas asesinadas, que se sucedían desde el día 22 en el patio del edificio del canal, la directora nos guió por los estudios del canal. En el paseo nos sorprendió que los eslóganes en árabe del canal que decoraban las paredes de los pasillos y las salas del edificio tenían su correspondiente traducción en español y en inglés.

Ibrahim nos explica que Al Mayadeen en términos generales, han alcanzado una audiencia superior a la de medios con presupuestos mucho mayores. Mientras saludamos a quienes nos encontramos en el recorrido, enfatiza que la fortaleza de Al Mayadeen radica en contar con personas que cubren todo el mosaico religioso, político y cultural que compone el mundo árabe. «Representamos lo que es el mundo árabe en general y el Líbano como sede central e intentamos superar la barrera de los prejuicios».

Después de concluir el recorrido, ingresamos a la sala de juntas para llevar a cabo la entrevista. Aquí os dejamos la versión completa de la conversación que hemos mantenido con Ben Jeddou.

Diario Red: Gracias por acogernos y por acceder a tener una entrevista con Diario Red. Antes de empezar, queremos trasladar el pésame por la perdida de Farah y Rabieh del equipo de Canal Red a todo el equipo de Al Mayadeen.

Ben Jeddou: Gracias. Bienvenidos al Líbano y al sur del Líbano, bienvenidos a este país en resistencia que enfrenta el colonialismo y la injusticia, y bienvenidos a Palestina, una Palestina que está experimentando una de las mayores injusticias de la historia.

Diario Red: Desde Al-Mayadeen habéis puesto muchos recursos humanos y materiales para la cobertura del conflicto, por qué?

Ben Jeddou: Nunca hemos sido testigos de tales injusticias, tanta discriminación racial y tal persecución. Nunca antes habíamos presenciado cosas así en la historia. Quizás hayamos leído mucho sobre lo que les pasó a otros pueblos, pero hoy lo vemos con nuestros propios ojos, es algo brutal, mortal y peligroso. Pertenezco a una generación que experimentó el apartheid en Sudáfrica, pero les aseguro que lo que está sucediendo en Palestina no tiene paralelo en la historia desde hace muchos siglos.

En Palestina, ahora somos testigos de una batalla de liberación nacional. Hay quienes dicen, ya sea por confusión, sospecha, falta de conocimiento o connivencia, que los palestinos en Gaza atacaron al pacífico Israel y mataron a niños, mujeres y hombres, y secuestraron a civiles que estaban allí. Por tanto, Hamás y la resistencia en Palestina son un ejemplo, según esa narrativa, de la peor brutalidad que la humanidad haya conocido jamás, y la verdad no es así en absoluto. Estamos hablando de un territorio que lleva muchos años sitiado. Por supuesto, los palestinos y los árabes también consideran que todo lo que está sucediendo allí es consecuencia de la ocupación israelí a toda Palestina.

Pero si quieres dejemos de un lado este enfoque y digamos lo siguiente: hay un Estado llamado Israel y hay otras áreas que forman parte de la tierra de Palestina. Gaza es un país que vive bajo un bloqueo impuesto. En Gaza nadie respira excepto por orden israelí. Nada entra, ni siquiera leche, azúcar, harina ni fórmulas para bebés, excepto por orden y autorización de Israel. Lleva muchos años viviendo bajo este asedio y casi todos los días muere gente. Llegó el momento en que el pueblo palestino quiso iniciar la batalla de liberación nacional.

Un segundo punto, además del bloqueo. En Israel había más de seis mil prisioneros palestinos, cientos de los cuales fueron condenados a cadena perpetua. ¿Saben, señores, lo que significa la cadena perpetua en Israel? Una cadena perpetua significa quinientos años o más, y tenemos prisioneros con cadena perpetua, tres cadenas perpetuas y cuatro cadenas perpetuas. Seis mil prisioneros que quizás ya se han convertido hoy en nueve mil prisioneros en las cárceles de la ocupación israelí.

¿Acaso no tienen estas personas derecho a respirar aire libre? La operación de la resistencia en Gaza fue para levantar el bloqueo y también para aliviar la presión que se ejerce contra los prisioneros y liberarlos. Entonces, este ocupante israelí les respondió con toda esta brutalidad.

Nosotros, como medio de comunicación, independientemente de nuestras posiciones políticas, este es un acontecimiento importante que debemos cubrir de manera efectiva, fuerte y con influencia, porque por lo menos, francamente, este tema nos concierne. Estamos totalmente comprometidos para con el pueblo palestino, estamos en contra de esta ocupación israelí sin reservas, y estamos en contra de esta brutalidad que Israel practicó contra el pueblo palestino en Gaza y Cisjordania, y lo hacemos sin reservas ni tartamudeos. Por lo tanto, era natural para nosotros cubrir intensamente el ámbito palestino. Lo que aumentó la gravedad fue la explotación del frente sur aquí en el Líbano. Ahora tenemos un frente caliente, aquí la resistencia está llevando a cabo operaciones para apoyar a Palestina, Gaza y la resistencia, por lo que también era natural para nosotros estar presente en la región sur. Así de simple.

Diario Red: Qué opinión tiene de la censura que algunos medios occidentales están poniendo en acto a la hora de contar lo que pasa en Gaza?

Ben Jeddou: Lamentablemente, digo que este asunto no es nuevo. Lamento mucho que gran parte de los medios de comunicación occidentales nos traten con una ambivalencia que resulta verdaderamente confusa para muchos. Por cierto, nosotros no tenemos ningún problema con los occidentales, y esto no es una afirmación por compromiso ni complemento, ni siquiera porque estoy hablando con un medio de comunicación español y europeo, y por tanto occidental.

Cuando se fundó Al-Mayadeen, en su declaración fundacional, dejamos claro que nosotros, o sea Al-Mayadeen, nos consideramos parte del Sur global, pero también creemos en el diálogo con Occidente, el diálogo cultural, el diálogo de civilizaciones e incluso el diálogo político y estratégico, y no tenemos una visión negativa ni escéptica para con Occidente, como lo demuestra el hecho de que nosotros, en Occidente en general, nos beneficiamos de los aspectos culturales, de civilización, tecnológicos, técnicos e industriales y de todas las cosas positivas que la humanidad ha producido en Occidente.

También hay fuerzas progresistas que luchan, como nosotros, contra el colonialismo y contra la ocupación. Por lo tanto, no tenemos ningún problema con Occidente y ni siquiera tenemos un problema con los medios de comunicación occidentales en general. También en Occidente hay medios de comunicación amigos, que estamos de su lado y ellos de nuestro lado. Pero en general, estos medios de comunicación que están bajo control de gobiernos y estados o grupos de presión y centros de poder e influencia, la verdad, generalmente no han sido honestos con nosotros durante las últimas décadas, pero esta vez en Gaza, algunos han sido desenmascarados de manera desconcertante, lo digo con toda franqueza.

Aquí digo que el problema con estos medios no es el aspecto político, estratégico y de seguridad, que sigan con Israel sin límites. Pero su problema esta vez es un problema moral y ético de fondo. En otras palabras, puedes apoyar a Israel y eres libre de hacerlo, y puedes estar en contra de Hamás y de la resistencia palestina en general y eres libre de hacerlo, pero lo que ocurrió esta vez en esta guerra es un genocidio fuerte e importante desde el punto de vista moral. Y creo que los medios occidentales, o mejor dicho los medios que están del lado de Israel y ocultaron básicamente la realidad de los hechos en Palestina y Gaza ocupadas, deben hacer una auto revisión moral y ética antes de revisarse política y estratégicamente. Han cometido un pecado grave, y benditos sean los medios de comunicación de Occidente que se pusieron del lado de la verdad, de la ética y de los principios, a expensas de los que financian y de los grupos de presión.

Diario Red: Los periodistas se han convertido para Israel en objetivos. Cuál es su opinión?

Ben Jeddou: De veras su pregunta es lógica: ¿Por qué Israel ataca a los periodistas? Pero les planteo otras preguntas que son completamente ilógicas: ¿Por qué Israel ataca a los niños de esta manera? ¿Por qué Israel ataca hospitales de esta manera?

Esta vez vivimos una guerra en hospitales. En otras palabras, Israel ha estado atacando la tierra, la gente y las piedras. Esta vez nos puso ante una tragedia humana porque atacaba a niños, hospitales y periodistas. No ha respetado la inmunidad de los niños, ni de los hospitales ni de los periodistas. Por lo tanto, esta guerra fue una guerra extraña y confusa, y todo Occidente, todos sus medios honrados y todos los medios que cuidan la ética y los principios deberían condenarla. Israel destruyó a los niños para exterminar a toda una generación palestina y les dijo: “nunca más deben ser seres humanos y resistir”. Por eso lo llamamos genocidio. Israel también quería enfrentarse a los hospitales porque también tenían que matar a los heridos y destruir los hospitales. Israel asesinó a periodistas para impedir la verdad y evitar que la imagen fuera mostrada al mundo por muy pequeña y modesta que sea esa imagen. La prueba de ello es que los ataques que nos hicieron fueron ataques deliberados. Querían opacar la imagen de Gaza dondequiera que estuviera. Y en el sur del Líbano también querían ocultarla como pasó con nuestro equipo cuando fue asesinado directamente, y fue una especie de mensaje enviado a nosotros para que no cubriéramos el sur.

Para ser honesto también allí había periodistas libaneses, árabes, europeos y occidentales que cubren el frente sur. Su problema con nosotros era que estábamos cubriendo todas las áreas del sur y estábamos entrando profundamente, y por lo tanto estábamos cubriendo lo que la resistencia estaba haciendo desde aquí y cómo los israelíes estaban bombardeando, pero Israel quería opacar todo el frente sur.

En Gaza, querían intimidar a los periodistas y también ocultar, en la medida de lo posible, las diversas masacres que estaba cometiendo. ¿No recuerdan el Hospital Al-Shifa? Bueno, hicieron del Hospital Al-Shifa un tema mundial importante durante semanas, y hablaron de que el Hospital Al-Shifa acoge una base militar y política central de la resistencia y de Hamás, y todo el mundo aliado de Israel se levantó. Incluso la administración estadounidense habló de este asunto. Entraron en el hospital Al-Shifa y no encontraron nada… Nada. Incluso hoy, cuando comienza la tregua y nuestro corresponsal está allí, bombardearon el hospital al comienzo de la tregua.

En cuanto al hecho de que periodistas israelíes acompañen a las tropas del ejército sionista, es algo que no me sorprende sinceramente. Creo que el noventa y nueve por ciento de los medios de comunicación israelíes son leales a lo que se llama seguridad nacional israelí y la defienden y podemos entenderlo, por supuesto, pero el gobierno o el ejército quieren que los acompañen estos periodistas simplemente porque quieren imponer incluso a los propios israelíes una narrativa única que no les muestra nada. ¿Sabías que en Israel está prohibido que una foto de un niño palestino, una foto de una persona herida, una foto de la destrucción, una foto de un hospital o una foto de un periodista asesinado aparezcan en los medios israelíes? Por tanto, este asunto es normal…

Diario Red: Cree que una de las primeras víctimas en esta guerra es la verdad?

Ben Jeddou: Seré honesto y claro como siempre. Se dice que en las guerras la verdad es la mayor víctima, pero esta vez digo con orgullo que los medios árabes y los medios internacionales honrados y éticos han logrado revelar la verdad, aunque sea en pequeña medida. Prueba de ello son estas manifestaciones sin precedentes de millones de personas que tuvieron lugar en las capitales europeas e incluso en el corazón de los Estados Unidos de América. Ellos no se hubiesen manifestado de tal manera si no fuera por el trabajo positivo e inmenso de los medios de comunicación, y, por tanto, quizás gran parte de la verdad fue víctima, pero una pequeña parte de esta verdad ha impactado a través de la imagen, ya sea en los medios tradicionales, la televisión, o en las redes sociales. Esa imagen apareció ante el mundo, avergonzó a Israel, lo arrinconó, lo acusó moralmente, lo condenó éticamente, y creo que parte de la verdad esta vez no fue víctima.

Creo que la víctima esta vez ha sido la moral. La verdadera víctima son las tradiciones éticas, los valores y los principios que, lamentablemente, algunas personas han descuidado y han querido ocultar intencionadamente. Espero que lo ocurrido esta vez en Gaza despierte las conciencias de la gente, especialmente en Occidente, y somos optimistas en que la nueva generación de jóvenes occidentales que vivieron la tragedia de Palestina se levantará con nosotros para revelar la verdad en el mundo dondequiera que esté, especialmente en Palestina.

Diario Red: En su opinión, como responsable de un medio en Oriente Próximo, cuál debería ser el rol del periodismo?

Ben Jeddou: Es la lógica de revelar la verdad y también centrarse en la concienciación y el conocimiento. Habitualmente en las guerras y acontecimientos tan importantes, el periodista se centra en transmitir la realidad y divulgar la noticia, esto es normal y es necesario sin duda, pero además cuando se transmiten estos temas también debe centrarse en la concienciación y el conocimiento y enfocarse en decir ¿por qué? Por ejemplo, en el caso del que estamos hablando, ¿por qué Israel apunta a los hospitales? Debemos decirlo a la gente. ¿Por qué Israel ataca a los profesionales del periodismo, a los niños y a todo lo demás? Debemos aclararle a la gente, pero al mismo tiempo nosotros, por nuestra parte, decimos que esta es la entidad de Israel, y lo que Israel está haciendo no es nuevo, esta es su identidad y esta su naturaleza, y por lo tanto la gente debe ser consciente de que se están dirigiendo a una entidad que se fundó sobre la base de la brutalidad, el genocidio, la opresión, la persecución y la ocupación, y esto es importante, según mi modo de ver.

La segunda cuestión, en mi opinión, es que se trata de una oportunidad histórica para todos los medios que cuidan la ética y que realmente buscan la verdad, independientemente de los trasfondos culturales, religiosos, civiles, ideológicos e incluso políticos. Quizás la oportunidad de Gaza sea esta vez la oportunidad de Palestina, por tanto, levantarnos con estos medios globales para hacer una auto revisión y nosotros estamos entre ellos, para establecer alianzas, esta vez no sólo sobre la base de alianzas políticas, sino sobre la base de alianzas de valores humanos. Es nuestra oportunidad histórica de restaurar en el mundo el principio de la justicia, la moralidad y el principio de los verdaderos valores éticos, y no sólo tener como prioridad las disputas políticas, ideológicas y de otro tipo.

Diario Red: Para terminar. Israel está censurando incluso medios locales como Haaretz. Qué opinión tiene de ello?

Ben Jeddou: Hay desacuerdos dentro de la entidad israelí. No olvidamos que esta vez quien gobierna Israel es el ala más extremista y más brutal, y en realidad incluso está reprimiendo a sus opositores dentro de Israel, incluidos civiles, laicos y otros. Haaretz está clasificado como un movimiento de izquierda dentro de Israel. No es un medio o un periódico israelí en el sentido progresista a nivel del mundo, es un periódico israelí en el marco interno de Israel.

Sí, incluso hasta esta voz que se opone a ellos, a la extrema derecha, fascista y nazi no la pueden tolerar. Quizás si estos extremistas fascistas de derecha en Israel fueran más poderosos reprimirían a todos sus opositores en casa, no sólo a nosotros, y por lo tanto nos enfrentamos al problema incluso dentro de Israel. Creo que después de la guerra de Gaza estas grandes diferencias dentro de la entidad de ocupación se profundizarán, porque ahora han comenzado a vivir una verdadera crisis de identidad y una crisis existencial, no en el sentido material, sino más bien de su existencia como una entidad, y la gente ha comenzado a prestar atención a este asunto, y creo que la próxima etapa será testigo de conflictos más aplastantes, profundos y fuertes, incluso dentro de la entidad israelí.

Diario Red: Muchas gracias por su tiempo y por la cálida acogida que hemos recibido.

Ben Jeddou: Por cierto, quisiera decirles, para que sepan, hermanos, que lo que pasó fue un asesinato, es decir, no fue una coincidencia y no fue un golpe al azar contra los periodistas en general. No, pues en el Líbano hay grupos de periodistas y ustedes estuvieron entre ellos, y en cada región se determinan entre tres y cuatro grupos de periodistas, este asunto se lleva a cabo en coordinación entre la resistencia y el ejército libanés. El ejército libanés informa a la FPNUL y por tanto las Naciones Unidas están al tanto de este asunto.

La FPNUL se supone que está proporcionando estas coordenadas a Israel, y de hecho las ha proporcionado, pero Israel nunca ha aceptado este asunto. Nuestro equipo estaba casualmente en uno de estos puntos de agrupamiento de periodistas, pero estaban solos en ese momento, y no había enfrentamientos, nada, y estaban sentados debajo del único árbol en el lugar, así que no estaban en movimiento. Por supuesto, los israelíes los conocen, definitivamente conocen a Al-Mayadeen. Entonces los bombardearon y con el primer proyectil mataron a dos, pero nuestra periodista Farah permaneció viva y herida y estaba gritando, entonces volvieron a tirar otro proyectil para quitarle la vida. El ejército libanés investigó y confirmó que fue Israel quien la asesinó. El ejército llevó a cabo la investigación a petición nuestra, por lo que les agradecemos.

Diario Red: Hasta pronto.


Fotografías: Álex Zapico

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar