Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Alberto Ibáñez, Yolanda Díaz y Águeda Micó en un acto de campaña del 23J — Rober Solsona / Europa Press

Compromís pide a Sumar el puesto 2 en la papeleta europea, pero Yolanda Díaz sólo estaría dispuesta a ofrecerles el 3 o el 4

La formación quiere hacer valer su estructura territorial en la Comunidad Valenciana de cara a las elecciones europeas del 9 de junio


El 9 de junio serán las elecciones para elegir a los 720 eurodiputados que conformarán el Parlamento Europeo, de los cuales a España le corresponderán 61 escaños, dos más que en los comicios de 2019. Los partidos políticos han activado ya sus maquinarias para esta nueva cita electoral, entre ellos Sumar, que ya negocia su candidatura.

Según ha publicado El Periódico de España, estas negociaciones no estarían siendo fáciles al existir diferencias entre Yolanda Díaz y Compromís, debido a que la formación valencianista pretende ocupar el número dos de la lista mientras que Sumar sólo estaría dispuesto a concederle el tercer o cuarto puesto.

Compromís aspira a hacer valer su peso en la Comunidad Valenciana, una de las comunidades más pobladas del Estado y donde los valencianistas gozan de estructura territorial, y ocupar un puesto de salida que le permita a la formación de Joan Baldoví tener un eurodiputado que no pudo obtener en 2019 bajo la coalición Compromiso por Europa, junto a Més per Mallorca, En Marea, Chunta Aragonesista o Nueva Canarias.

Los 296.000 votos que obtuvo esta alianza en todo el Estado fue insuficiente para obtener representación en el Parlamento Europeo, pero sería un número de votos importantes para impulsar la candidatura de Sumar para la que todavía no se conoce ni candidato o candidata ni si será elegido en primarias o será de nuevo una decisión de Yolanda Díaz.  


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Gobierno de izquierdas en Euskadi o cláusula de exclusión

    Lo que arroja la nueva conformación del parlamento vasco tras las elecciones de ayer es una clara dicotomía política: o hay un gobierno de izquierdas en Euskadi y se respeta el resultado democrático o se impone la cláusula de exclusión promovida por el bloque de poder español