Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Desahucian en Badalona a una familia con una persona dependiente y conectada a un respirador

La familia queda en situación de extrema vulnerabilidad mientras el alcalde,  García Albiol, presume de tener el árbol de Navidad más alto de España y Europa


Una familia del barrio de Sant Mori de Llefiádè ha sido desahuciada de su hogar Barcelona pese a que uno de sus miembros se encuentra en una situación de total dependencia y necesita de un respirador para sobrevivir. El desahucio, ejecutado el lunes, se había atrasado en tres ocasiones, pero esta vez, ni la movilización vecinal ni el estado de los deshauciados ha frenado el procedimiento. La familia cuenta con cuatro miembros, dos de ellos, personas con discapacidad y en situación de dependencia que quedan en situación de extrema vulnerabilidad.

Colectivos antidesahucios han estado presentes durante el mismo: el Colectivo Sant Roc, de la localidad, trasladaba a medios locales su denuncia por la mala gestión de los Servicios Sociales de Badalona, municipio gobernado por el popular Xavier García Albiol en la que es ya su tercera legislatura al frente de la alcaldía. Las y los vecinos convocados han denunciado el abandono de las familias más vulnerables y la nula implicación municipal para encontrar alternativas habitacionales a estas personas, además de señalar que a menudo es la propia alcaldía la que descalifica a las personas desalojadas: este mismo año, ocho familias desahuciadas y sin recursos denunciaron al regidor por sus comentarios racistas y xenófobos en redes sociales, donde les llamó “delincuentes”. Para las activistas, el alcalde expulsa a estas personas de sus hogares para transmitir una imagen “luminosa” de la ciudad: hace poco, Albiol expresaba su deseo de tener el árbol de Navidad más lujoso de España, y ha convertido el inicio de las fiestas en una competición con la alcaldía socialista de Vigo por ver qué ciudad contaba con una decoración lumínica más ostentosa.

El procedimiento se ha ejecutado en medio de una gran presencia policial y de la resistencia pacífica vecinal, hasta que finalmente la familia ha sido expulsada, tras vivir casi un mes sin electricidad y cargando sus equipos médicos en la calle. Fueron de hecho los colectivos de vecinas quienes pudieron contratar un contador eléctrico para recuperar la corriente en la vivienda y aliviar la situación de pobreza energética extrema de la familia en los meses de más frío. Durante el desahucio, dos de sus miembros han tenido que salir en silla de ruedas y una de ellas, la que se encuentra en situación más grave, ha sido trasladada al Hospital de Can Ruti. Le espera un futuro incierto a la salida del ingreso, ya que, una vez le den el alta, se quedará “literalmente en la calle” según los activistas entrevistados, que exigen una respuesta rápida a la alcaldía. Por su parte, desde el Ayuntamiento de Badalona sólo ha confirmado que se ha estado mediando con un centro sociosanitario  para ingresar allí al hombre desalojado, sin afirmar nada concreto. Fuentes cercanas apuntan a que el piso desahuciado es propiedad de un gran tenedor con varios inmuebles en propiedad. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia