Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Ana Redondo, ministra de Igualdad — Jesús Hellín / Europa Press / ContactoPhoto

El ABC afirma que Ferraz impuso el nombre de Isabel García, pero Igualdad la avala

La ministra Redondo defiende su nombramiento a pesar de sus posiciones tránsfobas, mientras García se desdecía de las mismas en su perfil de Twitter


La polémica por el nombramiento de Isabel García al frente del Instituto de las Mujeres, dependiente del Ministerio de Igualdad, continúa.

Según fuentes del Ministerio, el departamento de Ana Redondo mantiene su apoyo a García pese a las peticiones de dimisión de gran parte del movimiento feminista por sus posiciones tránsfobas y especialmente agresivas en redes sociales, así como sus declaraciones públicas, que han circulado en redes desde el anuncio de su nombramiento en plenas fiestas navideñas. Según fuentes ministeriales, a García le avala su currículum, tanto en la empresa privada como en el ámbito público y como defensora de los derechos de las personas LGTBI.

El diario ABC señalaba sin embargo que Redondo y su equipo se habían encontrado con la imposición del cargo sin margen para la actuación ya que nombre de García fue impuesto desde el PSOE al gabinete de la nueva Ministra, sin experiencia en políticas públicas ni con perfil feminista. Tras el mismo estaría, según ABC, la sombra de Carmen Calvo y del sector del PSOE que fue más agresivo contra el mandato de Irene Montero, quienes presionaron especialmente a Sánchez durante el periodo electoral para recuperar el poder institucional que consideran, les arrebató Montero.

De hecho, la propia García intentaba anoche matizar sus posiciones en su perfil de X, asegurando su deseo de defender la Ley Trans, a la que atacó incansablemente durante toda la anterior legislatura. incluso cuando su trabajo en Valencia contra la violencia de género fue premiado y reconocido por el Ministerio de Igualdad, García no dudó entonces también en cargar contra Montero y su equipo. También solicitaba a menudo sus dimisiones, y criticaba otras de sus políticas (“qué pereza con los cuidados” llegó a afirmar), en un constante ataque crítico contra cualquier medida, figura o posición que saliera desde el anterior ministerio. Pero la “recogida de cable” de García a última hora del viernes complica también su futuro, ya que le ha granjeado críticas desde los movimientos trans-excluyentes que la apoyaban y que han interpretado el gesto como una rectificación impuesta desde Ferraz para acallar la polémica e intentar superar la crisis de un Ministerio que continúa en el punto de mira y preocupando a Sánchez y sus socios.

Las feministas de Podemos, quienes fueron el principal objetivo de los ataques de García, señalan el retroceso en derechos consecuencia de su expulsión de la cartera de Igualdad y exigen su cese. También lo hace Sumar, aunque, pese a su posicionamiento en redes, no dudó en permitir la vuelta de la mencionada cartera a manos del PSOE, que nunca perdonó a las moradas haber gestionado un Ministerio (y un Instituto) del que las socialistas se sienten como las únicas y legítimas propietarias. Aunque, como afirmaba el último spot de la era de Montero, “Ahora ya, España es otra”, algo que quizás no supieron medir en Ferraz.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar