Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Eduardo Parra / Europa Press

El Ministerio de Yolanda Díaz reconoce que está recortando las pensiones a los mayores de 52 años que perciben el subsidio de desempleo

La base mínima de cotización de estas prestaciones se irá reduciendo progresivamente del 125% actual al 100%


Podemos ha anunciado que estudia votar en contra del decreto del Gobierno si no se corrige la reforma del subsidio de paro que cobran los trabajadores desempleados de más de 52 años. Los morados aseguran que la reducción de las cotizaciones a la seguridad social de este grupo de desempleados supondrá de media una reducción de 160 euros al mes en sus pensiones de jubilación. 

Por su parte, desde el Ministerio de Trabajo han filtrado a El País que “niegan que sea un recorte”, aunque el departamento de Yolanda Díaz reconoce que de una cotización del 125% de la base mínima se pasará progresivamente a otra del 105% en 2027, siendo del 120% en 2024, del 115% en 2025 y del 110% en 2026. Finalmente, en 2028, el recorte de la base mínima de cotización llegará al 100%. Los de Díaz incluso llegan a justificar el recorte diciendo que el porcentaje del 125% de la base mínima era una anomalía debida a que el salario mínimo estaba demasiado bajo.

En la misma línea de los morados, Comisiones Obreras y UGT han lamentado que la reforma del subsidio de desempleo de Yolanda Díaz supone “una paulatina reducción de la base de cotización del subsidio para mayores de 52 años, que en la actualidad es del 125% de la base mínima vigente cada año”.

El subsidio de desempleo para mayores de 52 años lo perciben hasta la edad de jubilación aquellos trabajadores desempleados de larga duración siempre y cuando hayan cotizado más de 15 años en la Seguridad Social.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Gobierno de izquierdas en Euskadi o cláusula de exclusión

    Lo que arroja la nueva conformación del parlamento vasco tras las elecciones de ayer es una clara dicotomía política: o hay un gobierno de izquierdas en Euskadi y se respeta el resultado democrático o se impone la cláusula de exclusión promovida por el bloque de poder español