Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Alberto Núñez Feijóo y el candidato del PP a la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda — Eduardo Parra / Europa Press

El PP volvería a gobernar y el BNG se consolida como primera fuerza de la izquierda en Galicia

La encuestadora de Belén Barreiro deja fuera a Sumar y a Podemos del parlamento de Galicia y da mayoría absoluta al PP


A seis semanas de las elecciones autonómicas del 18 de febrero, el escenario electoral en Galicia se presenta sin cambios importantes respecto a los últimos comicios. Según la encuesta de 40dB que publica hoy el EL PAÍS y la Cadena Ser, el PP revalidaría la mayoría absoluta con una estimación de voto del 47,5% que se traducirían en 42 escaños, los mismos que obtuvo en las pasadas elecciones de 2020. Alfonso Rueda, en su estreno como candidato de los populares en Galicia, mantendría la presidencia de la Xunta que asumió tras el salto de Feijóo a la política nacional. La sobrerrepresentación en escaños de Lugo y Ourense, dos feudos donde se acumula el voto rural y más conservador, hacen que el PP cuente con un sistema electoral a su favor que facilitaría una vez más un gobierno en solitario.

En segunda posición el Bloque Nacionalista Galego (BNG) se consolida como primera fuerza de la izquierda aumentando sus apoyos hasta el 24,8% de los votos y mantendría sus 19 escaños. Estos pronósticos visibilizan al BNG como la única alternativa para dejar atrás los 15 años de “pasado y retroceso que significa el PP” al frente de la Xunta, como declaraba su candidata Ana Pontón en el tradicional homenaje a Castelao en Rianxo el pasado domingo.

El último partido que obtendría representación en el parlamento sería el PSOE, que descendería 2 puntos porcentuales, obteniendo el 17,9% de estimación de voto. Esta pérdida no supondría una variación en escaños (se mantienen los 14 de 2020), pero sí incrementaría hasta el 7% su desventaja con el BNG, otra muestra más del afianzamiento de los nacionalistas como referencia en la izquierda gallega.

Según augura el barómetro, el resto de fuerzas políticas se quedarían sin representación al no alcanzar el umbral del 5% que establece la Ley Electoral de Galicia. Sumar obtendría un 3,4%, Vox un 2,7% y Podemos Galicia un 1,1%.

Los presagios para el espacio a la izquierda del PSOE no son nada esperanzadores tras su fragmentación. La candidatura de Sumar no lograría alcanzar los resultados conseguidos por Galicia en Común (3,9%) en las anteriores elecciones y se vaticina inalcanzable que puedan obtener escaño y “ser claves” para impulsar un cambio de gobierno en Galicia como manifestó Marta Lois la candidata elegida por la dirección estatal.

Una elección que no ha sido muy bien acogida por los electores, ya que según la valoración de los candidatos del barómetro de 40dB, es la única candidata que obtiene una valoración global negativa (-0,8%) frente al 23,5% de Ana Pontón (BNG), el 15,2% de Alfonso Rueda (PP), el 11,5% de Isabel Faraldo (Podemos Galicia) o el 2,5% de Gómez Besteiro (PSOE).

Según la estimación de voto, una candidatura conjunta entre Sumar y Podemos tampoco hubiera obtenido representación parlamentaria (como ya ocurrió con la coalición Podemos, IU y Anova en 2020). Podemos Galicia y su candidata Isabel Faraldo, ganadora de las primarias internas, lograría el 1,1% de los votos, que agregados al 3,4% de Sumar, se quedarían a medio punto de alcanzar la barrera del 5%. No obstante, las bases de Podemos rechazaron el preacuerdo ofrecido por Sumar a la dirección morada en Galicia cargado de imposiciones y de invisibilización de la marca Podemos, los mismos motivos que llevaron a la ruptura a nivel estatal.

Una vez más, el voto dual podría operar en Galicia entre los electores a la izquierda del PSOE, más propensos en este caso a votar por el BNG que por Podemos y Sumar que, sin embargo, obtuvieron más respaldo que los de Pontón en las generales.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar