Felipe VI se reconcilia con Juan Carlos I, fugado en Abu Dabi por sus escándalos de corrupción

El rey emérito ha participado en la celebración privada por el dieciocho cumpleaños de Leonor que tuvo lugar en el Palacio de El Pardo


A bordo de un avión privado llegó el rey fugado en Abu Dabi al Aeropuerto de Barajas, pagado en su integridad por el emir y presidente de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed bin Zayed, quien acoge en la petro-dictadura al padre de Felipe VI después de que éste se fugara por sus escándalos de corrupción. Aunque Juan Carlos I de Borbón no participó en el acto de juramento de Leonor en el Congreso, por expreso deseo de la Casa Real para evitar que el foco mediático se pusiera en el monarca fugado, el abuelo de la princesa de Asturias sí participó en la velada privada que se celebró por la noche en El Pardo, el palacio que usó el dictador Francisco Franco como residencia oficial, para celebrar el dieciocho cumpleaños de la nieta heredera.

La velada supone la reconciliación entre Felipe VI y Juan Carlos I después de que éste decidiera fugarse a Abu Dabi para quitarse del foco mediático que tanto daño le estaban haciendo a la imagen de la monarquía española. Aunque Casa Real no lo ha confirmado, el rey fugado pidió tener un encuentro privado con su hijo antes de la celebración del cumpleaños de Leonor. En la cena privada participó toda la familia al completo de Felipe VI, a excepción de su sobrina Victoria Federica, así como el padre, la madre, la hermana y los sobrinos de Leticia Ortiz.

Un encuentro privado de estas características entre el rey fugado y su hijo, Felipe VI, no tenía lugar desde que Juan Carlos I huyó a Emiratos Árabes Unidos en agosto de 2020. Al que fuera jefe de Estado designado por el dictador Francisco Franco le hubiera gustado haber participado en el acto de juramento de Leonor en el Congreso, como lo hizo su padre, Juan de Borbón, en 1986 cuando juró la Constitución Felipe VI.

A pesar de haber sido ‘escondido’ en los actos oficiales, Felipe VI ha permitido que su padre participara de los ágapes de la celebración del dieciocho cumpleaños de su primogénita, lo que supone la oficialización de la reconciliación entre padre e hijo

Sin embargo, el deseo de Juan Carlos I fue desaprobado por Zarzuela, para evitar que el foco mediático se pusiera sobre el rey fugado y no sobre la princesa heredera. A pesar de haber sido ‘escondido’ en los actos oficiales, Felipe VI ha permitido que su padre participara de los ágapes de la celebración del dieciocho cumpleaños de su primogénita, lo que supone la oficialización de la reconciliación entre padre e hijo.

El rey fugado estuvo en septiembre en Sanxenxo participando una competición de regatas donde estaba previsto que tuviera un encuentro privado con su hijo, lo que no pudo llevarse a cabo por cuestiones de agenda. Finalmente, el cumpleaños de Leonor ha sido la excusa perfecta para que padre e hijo se hayan vuelto a abrazar después de los escándalos de corrupción de la monarquía española que han afectado gravemente a su legitimidad e imagen pública.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La COP28 no servirá para nada

    Nada debemos esperar de los jefes de las clases capitalistas parasitarias y sus representantes políticos reunidos en Dubái. Su objetivo no es salvar el planeta sino proteger el actual sistema económico, y ambas cosas son incompatibles