Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Protestas de Tsunamic Democràtic en 2019. — Mar González // Europa Press

García Castellón mete a un muerto en la causa de Tsunami para sabotear la investidura con acusaciones de «terrorismo»

Cuando se produjo la muerte por infarto del hombre, los servicios médicos que lo atendieron descartaron que el fallecimiento hubiese sido provocado por la protesta


Vincular la muerte por infarto de un ciudadano francés, que esperaba un avión en el aeropuerto del Prat, ha sido la última idea que ha tenido el juez Manuel García Castellón para imputar al expresidente catalán, Carles Puigdemont, y a Marta Rovira, secretaria general de Esquerra Republicana, —ambos en el exilio—, delitos de terrorismo en lugar de desórdenes públicos. O lo que es lo mismo, incluir una responsabilidad penal para la que el juzgado competente es la Audiencia Nacional y evitar así que el caso pase a la Audiencia de Barcelona.

Aunque las protestas ciudadanas que se juzgan tuvieron lugar en 2019, tras la detención de los líderes independentistas, Manuel García Castellón ha incluido al ciudadano francés fallecido cuatro años después, justo días antes de que se apruebe la ley de amnistía para evitar que tanto Puigdemont como Rovira sean incluidos en la medida de gracia que negocia el PSOE con Junts y ERC, ya que los delitos de terrorismo no son amnistiables.

Fuentes jurídicas publicadas por eldiario.es señalan que introducir en el auto el fallecimiento por infarto de un hombre, como consecuencia de las protestas del Tsunamic, «tiene como resultado que todos los señalados tengan abierta una causa posible terrorismo con una víctima mortal». Aunque la Fiscalía de la Audiencia Nacional ya ha anunciado que va a recurrir el auto de García Castellón, se abre la incertidumbre sobre el alcance de la ley de amnistía y, sobre todo, posterga la imputabilidad tanto de Puigdemont como de Rovira.

Cuando se produjo la muerte por infarto del hombre, los servicios médicos que lo atendieron descartaron que el fallecimiento hubiese sido provocado por la protesta de Tsunamic Democràtic. El fallecido murió en una terminal no bloqueada por los manifestantes y los servicios médicos lo atendieron tan pronto como pudieron. Sin embargo, García Castellón no recoge en el auto el informe del Servicio de Emergencias Médicas de Catalunya.

Este último movimiento de García Castellón obliga a los negociadores de la ley de amnistía a pulir al máximo la norma que se vaya a registrar en el Congreso para sortear el intento del juez de la Audiencia Nacional de torpedear la medida de gracia. Esquerra Republicana considera que con la redacción que han pactado con el PSOE está incluida la causa de Tsunamic. Junts, por su parte, asegura que el texto pactado entre ERC y PSOE no asegura la cobertura.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística