Imanol Pradales, segundo por la izquierda, con dirigentes del PNV — PNV

Imanol Pradales, de tener 7.200 acciones de la constructora Sacyr a candidato a lehendakari del PNV

El gabinete de prensa del Partido Nacionalista Vasco ha difundido un perfil humano de Imanol Pradales con el que construir un relato alejado de las críticas que lo sitúan como un político neoliberal 


En 2015, Imanol Pradales (1975), diputado foral de Infraestructuras de la Diputación Foral de Bizkaia, se vio obligado a admitir su error por tener 7.200 acciones de la constructora Sacyr y participaciones menores en BBVA, Mapfre o Banco Santander, tal y como ha publicado El Salto. Se disculpó, pero no dimitió. “He actuado en todo momento dentro de la ley, con el comportamiento ético, neutralidad e imparcialidad que exige el cargo”, dijo entonces el hombre encargado de la obra pública en la Diputación Foral de Bizkaia que en realidad funciona como una comunidad autónoma por el régimen fiscal especial por el que se rigen los territorios forales como Navarra, Gipuzkoa, Araba y la propia Bizkaia. 

Esta es la página más peliaguda en el historial político Imanol Pradales, peneuvista de toda la vida que tuvo como profesor en la ikastola al lehendakari al que aspira a suceder, Iñigo Urkullu, y que se enfrenta a unas elecciones en las que el PNV se enfrenta al acantilado de perder la hegemonía electoral en favor de Bildu, que ya ganó las últimas elecciones municipales y generales y que le disputa a los peneuvistas el protagonismo en Congreso desde que en 2018 los abertzales dieran apoyo a Pedro Sánchez en la moción de censura que expulsó de Moncloa a Mariano Rajoy.

Sociólogo y profesor en excedencia en la Universidad de Deusto, regida por los jesuitas y donde estudian las élites vascas, es considerado un defensor de la “colaboración público-privada” y un neoliberal del que se espera una gestión continuista con la llevada a cabo por Urkullu, que será relevado después de tres legislaturas al frente del Gobierno vasco. 

Pradales está en el punto de mira del movimiento ecologista por haber sido uno de los grandes impulsores de grandes proyectos en el territorio vizcaíno en materia de infraestructuras, como la autopista Supersur o un túnel fluvial que conectará las dos márgenes de la Ría de Bilbao, obras faraónicas muy criticadas por la izquierda y el ecologismo por el impacto ambiental y el derroche de dinero público en una lógica que ignora la necesidad de ponerle coto al vehículo privado. 

Pradales se afilió al PNV en su juventud y viene de una familia con pedigrí jeltzale. Su abuelo fue militante en la clandestinidad y recibió una indemnización con la que desde el partido cuentan que pudo pagar la matrícula para estudiar en la privada Universidad de Deusto. 

El gabinete de prensa del PNV ha difundido un perfil humano de Imanol Pradales con el que construir un relato alejado de las críticas que lo sitúan como un político neoliberal con más interés en la empresa privada que en el bien común: “El de Imanol es el típico caso de ese chaval de barrio que, desde el seno de una familia trabajadora y humilde que en los años 80 llegó a pasar serias penurias, logra salir adelante a base de esfuerzo, sacrificio y talento… Y lo hace además sin olvidar ni sus orígenes en Mamariga, barrio popular de Santurtzi, ni a su cuadrilla del remo, su gran pasión junto a la política”. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Hacerle crecer los enanos a Pedro Sánchez

    Intentar producir —mediante un contumaz bombardeo mediático— el levantamiento de los liderazgos territoriales y de sus cuadros medios contra el líder estatal es una operación que nos resulta enormemente familiar