Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Irene Montero junto a Ione Belarra — Ricardo Rubio / Europa Press

Irene Montero se presentará a las primarias para ser la candidata de Podemos a las elecciones europeas

La que fuera ministra de Igualdad del primer gobierno de coalición desde la recuperación de la democracia ha respondido así a Ione Belarra que le ha pedido dar un paso al frente en un acto con la militancia de la formación morada esta mañana en Madrid


Belarra comenzó recordando que se acerca el décimo aniversario del lanzamiento de Podemos. «Diez años desde aquel teatro del barrio en el que miles de personas decidisteis mover ficha frente a los recortes y frente a todo lo que había quedado “atado y bien atado” durante la Transición. Diez años de un esfuerzo titánico para derrotar al bipartidismo, primero echando al partido popular del gobierno y, después, conformando un bloque de poder plurinacional y democrático que gobierna ya en España desde hace casi cuatro años. Rompimos la cláusula de exclusión histórica que decía que la gente que piensa como nosotras no podía formar parte del Gobierno de España.»

A continuación, recordó también las medidas más avanzadas que se tomaron en la anterior legislatura y que, en su opinión, demuestran que se puede ir «más allá de los límites que marca el PSOE». «Hoy podemos decir orgullosas, que las propuestas de Podemos, la subida del SMI, los avances feministas sin precedentes, la rebaja del transporte público, la ley de vivienda, la constatación de que enfrentar una crisis protegiendo a las personas desde lo público es lo más humano y también lo mejor económicamente, los nuevos permisos de cuidados; todo eso forma parte ya del mejor patrimonio democrático de nuestro país. Hemos impulsado, hemos construido con nuestras manos, un país mejor. Hoy España ya es otra y es, gran medida, gracias al trabajo de Podemos», enumeró Belarra, quien también quiso reivindicar la forma de hacer política de Podemos, afirmando que «también forman parte de nuestro mejor patrimonio democrático, todas aquellas verdades que sólo Podemos se atrevió a decir, verdades que hoy son consenso social en España y que nadie, salvo los más reaccionarios, se atreven a rebatir. Que el beso no consentido a Jeni hermoso era violencia sexual, que mandar armas a ucrania sólo recrudecería la escala bélica, que lo que estamos viendo en Gaza es el peor genocidio en siglos y va a marcar un antes y un después en la Historia».

No quiso olvidar tampoco la secretaria general de Podemos el desgaste sufrido por los morados a lo largo de estos últimos años como consecuencia de las diferentes operaciones de lawfare contra ellos. En este sentido, Belarra afirmó que cree «importante reconocer en que en estos diez años los duros ataques mediáticos, políticos y judiciales recibidos nos han hecho daño». Abundando en el asunto, recordó también lo ocurrido esta semana con el archivo definitivo de una de las últimas causas sin pruebas abiertas contra Podemos. «Esta misma semana se archivaba el falso caso Neurona, el enésimo caso de lawfare que ha sufrido nuestra formación. Por enésima vez -hemos perdido la cuenta ya- queda acreditada la falsedad de toda esa basura que vertieron sobre nosotras; todos los insultos, todas las mentiras, todas las patrañas cuyo objetivo no era otro que convencer a la gente de que todas éramos iguales, de que Podemos era lo mismo que ellos. Y, también por enésima vez, esto sucede en medio del más absoluto silencio mediático por parte de las mismas empresas de comunicación que dedicaron horas y horas y horas de televisión y radio y ríos de tinta en la prensa para difamar a Podemos. El daño está hecho», concluyó.

Belarra también reconoció errores propios como la falta de implantación territorial y reivindicó la necesidad de que exista una fuerza como Podemos, que se oponga de forma contundente al genocidio que está llevando a cabo Israel en Palestina, que defienda la sanidad pública mediante la derogación de la ley 15/1997 de José María Aznar, que recuerde que «los y las activistas que están siendo criminalizadas por denunciar la emergencia climática, acusadas incluso de terrorismo, son de las nuestras», que esté dispuesta a defender el feminismo «aunque moleste a los machistas, a los reaccionarios y a los amigos del presidente», que se atreva a señalar la corrupción periodística como una amenaza para la democracia o que «en este país nadie debe estar por encima de nadie, tampoco el rey».

Tras ello se refirió directamente a los próximos comicios europeos. «En unos meses se celebrarán las elecciones europeas de 2024», recordó. «Estas elecciones son unas de las más importantes en décadas. Europa está inmersa en una tendencia política enormemente peligrosa; una deriva hacia la ultraderecha, la reacción machista, el racismo, la carrera armamentística, la militarización y el régimen de guerra. La subordinación absoluta de la política exterior europea a los Estados Unidos, que en su pérdida de hegemonía global nos está arrastrando a todos a la decadencia y al desastre, se ha convertido en una verdadera amenaza existencial para los pueblos y para el proyecto europeo.» Para evitar esa deriva y poder reconducir el futuro político y social de los pueblos europeos, Belarra quiso destacar cuál es la corriente de pensamiento y acción en la que se encuadran los morados y la que, a su juicio, es la que puede aportar las soluciones que hacen falta. «En ese contexto nosotras tenemos muy claro que no nos referenciamos en la familia política del social-liberalismo que representan tanto Los Verdes como el grupo del PSOE en Europa. Pensamos que es imprescindible un grupo fuerte de la Izquierda, que defienda claramente la paz, el feminismo y una Europa diferente, alternativa al régimen de guerra, a la escalada armamentística y a la alineación absoluta con Estados Unidos y la OTAN en política exterior. Estamos en una encrucijada histórica y no es momento de tibieza, sino de defender con contundencia los principios y los valores de la Europa que necesitamos», remarcó.

Fue entonces, tras pronunciar estas palabras, cuando se dirigió directamente a Irene Montero para formular su petición: «Por eso, porque nos estamos jugando el proyecto europeo y con él las posibilidades reales de transformación en nuestro país hoy quiero pedirle a Irene Montero, una militante extraordinaria, una mujer muy inteligente, honrada, de origen humilde, que se presente a las primarias de Podemos y que, si así lo decide la militancia, encabeces nuestra candidatura a las elecciones europeas de 2024. Te pido que nos ayudes a poner en lo más alto de nuevo la bandera de la justicia social, del feminismo, del ecologismo, la bandera de las que no se callan cuando es difícil hablar, de las que no se rinden ni cuando las derrotan, en españa y en europa. Nadie mejor que tú para ayudarnos a poner en pie un proyecto valiente, ambicioso, que haga avanzar a España hacia el futuro, igual que la hiciste avanzar en políticas feministas.»

Montero, por su parte, ha arrancado su discurso remarcando que «las razones que nos movilizaron para recorrer este camino todos estos años siguen intactas. Nuestra esperanza también, porque si algo hemos demostrado con la experiencia y los aprendizajes de estos años es que sí se puede. España ya es otra gracias al impulso del movimiento feminista, de los movimientos populares, y también gracias a la determinación de Podemos en las instituciones. Pero no nos conformamos. Mucha gente quiere más, mucha gente necesita más, y todas nosotras sabemos que es posible querer más y conseguir más, que darle la vuelta a esta forma injusta de organizar la economía y la vida es tan posible como difícil.»

A pesar de ello, a pesar de esa voluntad en muchas personas, ha destacado también la operativa de los diferentes poderes fácticos para intentar impedir que esos cambios tengan lugar: «El viejo mundo no termina de morir, se resiste y se defiende. Los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad actúan desde el poder político, mediático y judicial para impedir los cambios y las transformaciones y para disciplinar a los sectores progresistas hasta moldearlos a la medida de sus límites. Despliegan su poder para que quienes nos negamos a aceptar su forma de organizar la sociedad, su sistema de privilegios y desigualdades y violencias, al menos nos conformemos, renunciemos a imaginar otro mundo posible. Quieren que pensemos que quizá se pudo un poco, pero no se puede ya más. Que la política no es una herramienta útil para cambiar nuestras vidas. La guerra judicial y mediática contra Podemos en los últimos años es también esto», ha afirmado.

Justo después, ha aceptado la petición que le había trabajado unos minutos antes la secretaria general de Podemos: «querida Ione, creo que hacemos un buen equipo. Te doy las gracias por confiar en mí y te respondo que sí, con las razones y la esperanza intactas, porque hay que cambiarlo todo hasta que todas las personas tengan garantizados todos sus derechos, me presentaré a las primarias de Podemos para ser la candidata a las elecciones europeas de junio de 2024 si así lo decide democráticamente nuestra militancia.»

En el núcleo del discurso de Montero, la idea de que conformarse con lo que hay es la mejor manera de que acabemos por perder los derechos conseguidos y de que las extremas derechas sigan avanzando en España y en el conjunto del planeta. «Necesitamos hacer fuerte y con capacidad de gobierno una propuesta política que quiera cambiarlo todo, que no se conforme con hacer algunos retoques al sistema sino que entienda que el problema es el sistema, esta forma de organizar la vida, la sociedad y la economía que no puede separarse del machismo, del racismo, de la desigualdad porque son parte de sus señas de identidad. Si nos conformamos con defender lo que ahora existe, las derechas que en España no han pasado por los pelos, terminarán pasando. Si la gente piensa que no hay alternativa a este mundo injusto, acabará ganando la ultraderecha porque es la que defiende sin complejos el machismo, el racismo, y la desigualdad. La victoria de Milei en Argentina nos lo enseña», ha ejemplificado.

Para concluir, ha vuelto a afirmar que «las razones y la esperanza están intactas, y vamos a hacerlo posible», y ha añadido que «desde ahora y en adelante cada una de nosotras tiene que tener una tarea, desde donde pueda participar y donde pueda ser útil. Nos necesitamos las unas a las otras y debemos cuidarnos entre nosotras y esta herramienta de transformación que es Podemos. Una compañera feminista me dijo el otro día una cosa que me dejo pensando, y que quiero compartir. Me dijo que había mucha gente que quería apoyar este proyecto porque lo que queremos es transformar este país, pero que a lo largo de estos años se había sentido herida, porque estos años han sido también de dificultades enormes, y necesitaba una reparación. Seguramente no nos vamos a poner de acuerdo en quien tiene razón, pero sí podemos repararnos y volver a intentarlo. Transformar este país lo merece.»


Vídeo completo del evento:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Se debe dar voz a los que justifican un genocidio?

    Un embajador de un país que está llevando a cabo un genocidio lo que va a hacer ante todas y cada una de las preguntas de la periodista es justificar los crímenes contra la humanidad que está perpetrando su gobierno