Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Israel exige a Sánchez que condene las declaraciones de Belarra

La ministra y secretaria general de Podemos señaló los crímenes de guerra del Estado sionista e invitó a Sánchez a denunciarlo ante la Corte Penal Internacional


La Embajada de Israel ha publicado en X (antes Twitter) durante la tarde del lunes 16 de octubre un comunicado dirigido al Presidente de Gobierno en el exige a Pedro Sánchez que denuncie y condene las declaraciones de Ione Belarra a la que acusa de alinearse con el “terrorismo tipo ISIS” y fomentar el antisemitismo, lo que califica como una situación “preocupante”. 

El comunicado israelí hace referencia a las declaraciones y posiciones mostradas por la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretaria general de Podemos, que señaló este fin de semana los crímenes de guerra del Estado sionista e invitó a Sánchez a denunciar a Benjamin Netanyahu  ante la Corte Penal Internacional. 

Belarra ha sido la única ministra en Europa presente en la manifestaciones en apoyo a Palestina que se han recorrido en las diferentes ciudades europeas, y su figura ha destacado estos días por ser una de las pocas voces en la izquierda del continente que ha condenado las agresiones de Israel contra la población civil palestina en el marco de la operación “Espadas de hierro”, que se ha cobrado la vida de más de 2700 palestinos y palestinas. 

La respuesta de la líder de Podemos a Israel no se ha hecho esperar. «Su gobierno está llevando a cabo crímenes de guerra en la Franja de Gaza, bombardeos masivos, cortes de agua y luz, no dejan entrar ayuda humanitaria. Denunciar ese genocidio no es “alinearse con Hamás”, es una obligación democrática. El silencio, complicidad con el terror», escribía a última hora de esta misma tarde contestando al comunicado.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística