Aitor Esteban y la portavoz de Junts en el Congreso, Miriam Nogueras — Eduardo Parra / Europa Press

La abstención de Junts y el PNV da alas al proyecto de ley «antiokupas»

La propuesta del PP, que valora desalojos exprés en los casos de ocupación, puede ser aprobada en el Parlamento si el PNV y Junts repiten la abstención del Senado 


El pasado miércoles se aprobó en el Senado la toma en consideración de una nueva ley «antiokupas» impulsada por el Partido Popular, que ostenta la mayoría absoluta en la Cámara Alta. Este proyecto contó con el apoyo de los populares, VOX y UPN, además de la abstención de Junts y el PNV. Esta abstención de los dos grandes partidos nacionalistas conservadores abre las puertas a una posible mayoría que saque adelante la proposición de ley en el Congreso de los Diputados, ya que haría valer los escaños de PP y VOX.

Doce son los diputados que suman Junts (7) y el PNV (5) de manera conjunta, por lo que una posible abstención de estos en la votación del Parlamento rebajaría la mayoría necesaria a 169 votos favorables. De esta manera, tan solo con los apoyos de los diputados del PP y de VOX se alcanzaría la mayoría absoluta y se sacaría adelante un proyecto que, entre otras cosas, plantea introducir mecanismos para desalojar en 24 horas a los okupas. 

Díez de Revenga, el senador del PP encargado de defender el proyecto en la Cámara Alta, ha asegurado que esta propuesta se centra en los «problemas reales que preocupan a los ciudadanos» y ha abordado las distintas medidas que conllevaría la aprobación de esta ley. En primer lugar, como mencionábamos, el desalojo del okupa se llevaría a cabo en 24 horas, siendo el ocupante el que deba demostrar, tras la denuncia, su legitimidad para usurpar esa vivienda. 

Por otro lado, se impediría el empadronamiento del okupa y se incluiría la usurpación entre aquellos delitos aptos para tramitarse mediante enjuiciamiento rápido, además de endurecer las penas por este tipo de actos. Por último, se establecerían penas para aquellos que «alienten la ocupación» y se autorizaría a las comunidades de propietarios a tomar medidas para evitar este delito y a actuar en los procedimientos judiciales.  

Ante esto, Junts y PNV han declarado que la propuesta requiere de negociaciones para pulir diversos puntos y poder llegar a una futura abstención que permita la tramitación de la ley. 

Recordemos que el fenómeno de la okupación se corresponde con el delito de usurpación, es decir, el establecimiento en un inmueble deshabitado sin el consentimiento de los propietarios. El activismo okupa se desarrolla principalmente en viviendas vacías de bancos y grandes propietarios, puesto que la entrada en una morada habitada constituye un delito de mayor gravedad denominado allanamiento, que supone el desalojo inmediato de los implicados e importantes penas. El nuevo proyecto «antiokupa» lanzado por el PP supone, por lo tanto, una potenciación de la defensa de la propiedad privada, no del derecho a la vivienda. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Cuando gane Trump

    ¿Nadie podía imaginar en la Unión Europea que hacer seguidismo de la potencia más violenta del mundo, que se embarca en todas las guerras que puede para mayor beneficio de su complejo industrial-militar, podía tener alguna contraindicación?

Otras noticias

Opinión