Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Concentración en solidaridad con el activista Dani Gallardo — Marc Asensio Clupes / Zuma Press / ContactoPhoto

La Audiencia de Madrid ha dictaminado que el joven antifasctista, Dani Gallardo, deberá entrar en prisión

El joven tiene tres días para entrar en prisión por supuesto atentado contra la autoridad y desórdenes públicos, así, se convierte en el primer ciudadano condenado a prisión por las movilizaciones del procés


La Audiencia de Madrid ha dado tres días al joven antifascista, Dani Gallardo, para entrar en prisión, si no, se activará una orden de busca y captura contra él. Gallardo, que fue condenado en un inicio por la Audiencia de Madrid y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid a cuatro años y medio de prisión por delitos de desórdenes públicos y atentado contra agentes de la autoridad y rebajada la pena medio año por el Tribunal Supremo, siendo finalmente cuatro años los que debe cumplir, deberá ingresar en prisión y cumplir los dos años y once meses que le restan tras haber estado ya trece meses en prisión preventiva.

El caso de Gallardo es otro más en la lista de jóvenes antifascistas que padecen la represión del Estado español, pues su detención se dio durante la concentración en la Puerta del Sol (Madrid) en repulsa a la sentencia del procés y en solidaridad con el pueblo catalán que llevaba días movilizándose. La UIP pone fin a la concentración cargando por las calles del centro de Madrid cuando Gallardo escucha gritos de dolor de la amiga con la que acudía tras recibir varios porrazos de los antidisturbios, él acude a socorrerla y es cuando ambos son detenidos. Según la acusación y la resolución judicial, en este momento, Gallardo agrede al policía golpeando varias veces sobre el casco con un tablón de palet con varios clavos.

El Movimiento Antirrepresivo de Madrid aseguró que la persecución judicial a Gallardo es otro claro ejemplo de montaje policial, pues las pruebas que aportaron no podían sostenerse de forma verídica. Mientras Gallardo y su amiga presentaron los partes de lesiones que les realizaron en el momento y el lugar de la detención, la policía presentó un parte de lesiones en un lugar distinto donde ocurrió y, sobre todo, realizado un par de horas antes. A esto, se le suma que ni el policía presentó lesiones ni secuelas tras varios, supuestos, golpes en la cabeza, ni Gallardo tenía restos ni marcas del supuesto material con el que había golpeado al policía.

Por último, Antirrepresivo de Madrid señaló que la imagen presentada por el policía como prueba de lo ocurrido era inconsistente, pues en ella se podía observar el supuesto casco en comisaría con el tablón de palet incrustado por los clavos. Un tanto extraño porque o el policía había seguido trabajando con el tablón de palet colgando o siguió trabajando sin él puesto, suposición bastante extraña e inusual.

Se debe señalar que Dani Gallardo sería uno de los posibles beneficiados de la Ley de Amnistía, que, al no haber sido tramitada, la petición de sus abogados respecto a que se suspendiera su encarcelamiento hasta que se tramitase, ha sido denegada. Por lo que, si no cambia algo a última hora, Dani Gallardo se va a convertir en el primer ciudadano condenado por las movilizaciones del procés con pena de prisión.

Respecto a ello, el Col·lectiu de Defensa de Represaliades ha realizado un comunicado mediante X en el que menciona el tiempo que tiene Gallardo para ingresar en prisión, señalan al Estado español como “estado fascista y único terrorista”, denuncian que “en cuestión de cuatro días tendremos al primer preso político de base, dentro del movimiento independentista” y por último hacen un llamamiento para apoyar económicamente a la caja de resistencia.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)