Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Fleur Hassan-Nahoum en una entrevista — Twitter (X)

La vicealcaldesa de Jerusalén llama “vecindarios” a los asentamientos ilegales israelíes en Palestina

La Vanguardia ha entrevistado a Fleur Hassan-Nahoum para que justifique el genocidio en la Franja de Gaza


La vicealcaldesa de Jerusalén, Fleur Hassan-Nahoum, gibraltareña e hispanohablante, es miembro del Likud, el partido de derecha radical del primer ministro israelí, y en línea con Netanyahu defiende sin tapujos el genocidio en Gaza y justifica los bombardeos que han matado a más de 25.000 personas en la Franja de Gaza desde el 7 de octubre.  

Durante una visita a España, la vicealcaldesa de Jerusalén ha conversado con el periódico catalán en una entrevista que le ha servido para justificar el genocidio y quejarse de que la empatía con Israel sólo duró 48 horas después de los ataques de Hamás contra Israel. 

En esta línea de defender el genocidio sin tapujos, Hassan-Nahoum niega hasta que los asentamientos ilegales de colonos israelíes en territorio palestino de Jerusalén Este, considerados ilegales por el derecho internacional. “En Jerusalén no hay asentamientos, son vecindarios”, dice con desparpajo la vicealcaldesa. 

“Hay árabes que viven en la parte oeste de Jerusalén y judíos que viven en la parte este de Jerusalén. A mí me dice alguien ‘oye, hay unos árabes que se han mudado al lado de tu casa’, yo diría bienvenido y esperaría que fuera lo mismo en el caso opuesto. Sino sería racismo”, argumenta Fleur Hassan-Nahoum sobre los asentamientos ilegales que Israel ocupó durante la Guerra de los Seis Días en 1967.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)