Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (i), y el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda  — Rosa Veiga / Europa Press 

La Xunta financió a grupos mediáticos privados antes de la convocatoria electoral

Durante el mes previo a la convocatoria de elecciones en Galicia, la Xunta adjudicó más de 700.000 euros a medios afines, siendo los más beneficiados La Voz de Galicia y el grupo Prensa Ibérica. Una práctica recurrente en el sistema mediático gallego desde los gobiernos de Feijóo


En las semanas previas a la convocatoria de elecciones en Galicia, la Xunta adjudicó más de 700.000 euros a grupos mediáticos afines a través de 105 contratos menores, según la exclusiva publicada por El Salto este mismo miércoles. Durante ese tiempo, las Consellerías gobernadas por el PP repartieron contratos a dedo que acordaron directamente con los beneficiarios, principalmente medios de comunicación afines a la Xunta, sin ningún atisbo de negociación pública. Los dos principales grupos mediáticos gallegos fueron los más favorecidos: La Voz de Galicia, es el diario que mayor cuantía ha recibido con 156.309 euros; por detrás, el grupo Prensa Ibérica (Faro de Vigo, La Opinión de A Coruña y El Correo Gallego) obtuvo más de 170.000 euros. Además, destacan las cantidades adjudicadas a dos medios estatales: ABC con 57.120 euros y el medio ultraderechista Libertad Digital con 15.520 euros.

A pesar del descaro y de la inmoralidad de estas adjudicaciones, son prácticas que se vienen repitiendo anualmente por la Xunta desde los gobiernos de Feijóo y que claramente condiciona el sistema mediático en Galicia. En 2017 se produjo un punto de inflexión, cuando en plena época de recortes el presidente de la Xunta aumentó casi un 50% la cantidad de dinero inyectada a medios privados, medio millón más que en 2016. La “necesidad de tener medios plurales e independientes en el territorio” y la “defensa de la lengua y de la cultura gallega” fueron las justificaciones expuestas por Feijóo para acallar las críticas. Ambas fueron mentira: el grueso de las adjudicaciones se hace a medios que publican en castellano, y los más beneficiados son Grupo Voz (La Voz de Galicia) y Prensa Ibérica (Faro de Vigo), dos grupos mediáticos apenas críticos con el gobierno del PP en la Xunta.

En 2019, la brecha de las subvenciones entre los grupos afines y el resto de los medios se hizo más grande. A través de la Secretaría General de Medios de Comunicación, se aumentó la financiación de los grupos mediáticos cuya línea editorial era más próxima al Gobierno mediante acuerdos publicitarios que tenían como condición difundir la propaganda institucional.

A lo largo de los 13 años de mandato, Feijóo adjudicó a dedo alrededor de 45 millones de euros para que los principales grupos mediáticos de Galicia amplificarán las acciones políticas de su gobierno y propagaran las campañas de la Xunta. Los llamados “convenios de colaboración” permitían la financiación de medios privados con dinero público, evitando cualquier tipo de concurso público y la legislación de trasparencia y control recogida en la Ley de Contratos del Sector Público. También se empleó el mecanismo de “ayudas directas” que la Secretaría General de Medios transfería a dedo, sin ningún tipo de requisito o criterio. La concentración de todas estas subvenciones en los dos principales grupos mediáticos del territorio gallego, La Voz de Galicia y Prensa Ibérica, dibujan un panorama mediático claramente dominado por la derecha y con una gran capacidad para decantar la balanza de la opinión pública gallega a su favor.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar