Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Amancio Ortega encabeza la lista Forbes en España — RTVE / YouTube

Los multimillonarios aún más ricos: el 22% de la riqueza en manos del 1%

La desigualdad en España aumenta tras la pandemia, las guerras y la inflación a costa de la clase trabajadora: las grandes empresas aumentan un 16% sus ganancias y el valor de la riqueza de los multimillonarios se duplica


Este lunes dio comienzo el Foro Económico Mundial de Davos, en el que se dan cita los principales líderes mundiales y empresarios. Este año el encuentro se convoca bajo el lema “Reconstruir la confianza”, dando a entender que las perspectivas económicas para el 2024 son pesimistas y que podríamos entrar en un período de “permacrisis”. Coincidiendo con el “encuentro de multimillonarios” en Suiza, Oxfam Intermón publica el informe “Desigualdad S.A., Filial en España” que muestra como la pandemia, las guerras y la inflación han enriquecido aún más a los ricos a costa del empobrecimiento de la clase trabajadora y de la mayor parte de la población.

El dato más revelador del informe muestra como en 2022 el 10% de la población acumulaba más de la mitad de la riqueza del país; y el 1% más rico concentraba el 22%. Simultáneamente, el 50% de la población más pobreapenas concentraba el 7% de la riqueza total y el valor de la riqueza neta promedio de sus hogares disminuía. Por tanto, cuando los gurús económicos hablan en sus foros de “crecer menos económicamente” o de “crisis permanentes” no se están refiriendo al grupo selecto de multimillonarios que incrementan sus ganancias, sino al grueso de la población que si sufre las consecuencias de las recesiones económicas en sus bolsillos.

Las cifras muestran como la brecha entre ricos y pobres en España se hace cada vez mayor: en los últimos 20 años se ha duplicado la diferencia entre el valor de la riqueza de un hogar situado en el 50% más pobre y otro del 10% más rico. Las previsiones indican que esa brecha irá a más en los próximos años por el aumento del porcentaje del PIB que se concentra en las rentas del capital (en manos de muy pocos), frente a las rentas del trabajo.

En el caso de España, la concentración excesiva del mercado en una minoría de grandes empresas de sectores clave, como el bancario o el eléctrico, están acentuando la desigualdad. En el sector bancario, Santander, Caixabank y BBVA acaparan el 63% de los activos bancarios. En el caso del sector eléctrico, solo cuatro compañías (Iberdrola, Endesa, Naturgy y Repsol) ostentan el 86,1% de la cuota de mercado. Estos oligopolios permiten llevar a cabo políticas contrarias a la mayoría de la población como manipulaciones de precios o prácticas anticompetitivas.

El incremento de los beneficios de estas grandes empresas, con unas ganancias del 16%, se generan principalmente a costa de los salarios y del aumento de los precios, lo cual repercute severamente en los consumidores, clientes y trabajadores. Tampoco se revierten en favor de la clase trabajadora, ya que se destinan principalmente a retribuir a sus accionistas y grandes ejecutivos. Datos del informe muestran como el sueldo de los trabajadores se ha revalorizado un 8% en 2022 y un 9% desde 2020; mientras que el sueldo de los miembros de los consejos de administración se revalorizó un 19% en 2022 y un 45% desde 2020. Menos aún repercuten las ganancias de los oligopolios en la generación de empleo: solo la aumentaron un 0,1%.

El informe de Oxfam Intermón muestra unos datos alarmantes que explican el por qué de la desigualdad creciente en nuestro país. Se dibuja un panorama desolador en una época de supremacía de los multimillonarios y del poder monopolístico de las multinacionales que exprimen a la clase trabajadora y el planeta para aumentar sus beneficios, y con ello su riqueza.

Resumen de Oxfam Intermón sobre el informe:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística