Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Migrantes llegando al muelle de La Restinga, El Hierro — Europa Press

Las “mafias de inmigración” no están en España

Estas mafias de inmigración no formarían parte de la tripulación y quienes estarían siendo procesados son niños y hombres que sólo conducían la embarcación


El término “mafias de inmigración” se ha hecho famoso estos últimos años a raíz del incremento de llegadas de embarcaciones al archipiélago canario, la tendencia legal ha sido la de acusar a los conductores de estas embarcaciones de un delito contra los derechos de los extranjeros por facilitar la entrada ilegal de extranjeros en el país.

Así lo pone en relieve el informe elaborado por el Observatorio para el tráfico de migrantes de la Oficina para las Drogas y el Crimen de las Naciones Unidas, el cual mediante trabajo de campo ha conseguido mostrar la realidad de aquellos en procesos legales y condenados a pesar de no formar parte de estas «mafias».

En este se detalla, que los principales sospechosos son hombres o niños que son mantenidos aislados (72 horas en el caso de hombres, 24 en el caso de niños) hasta que el juez confirma el arresto, el Observatorio para el informe tuvo acceso a una de las celdas donde se alojaba a niños y no había acceso a luz natural.

En general, estos centros de alojamiento no gozan de los estándares mínimos como pueden ser acceso a agua, higiene o baños, así como asistencia médica, durante estas 72 o 24 horas la policía inicia las investigaciones con el fin de identificar a quienes se deportarán próximamente mediante interrogatorios.

Las autoridades consideran el comportamiento como el principal indicador para acusar a estas personas de tráfico de migrantes, actitudes como sostener el timón, compartir comida, usar el GPS o dar instrucciones a otros pasajeros durante el viaje se consideran actitudes sospechosas, también el origen de quien realice estas actuaciones es relevante, ya que consideran que personas senegalesas o marroquíes de la zona costera puede que tengan habilidades de navegación.

Según fiscales españoles entrevistados para este informe, los conductores de las embarcaciones raramente están asociados a una organización criminal, y si lo están, se trata de actores de bajo nivel dentro de la organización, sin embargo, la mayoría de los conductores de los botes son acusados de tráfico de migrantes en su modalidad agravada y condenados con penas de entre 4 a 8 años de prisión. Además, en caso de que alguien muera durante el viaje, la pena se ve incrementada de uno a cuatro años por cada persona que muera, computando como homicidio y debido a esto, elevando las condenas de 10 a 20 años de prisión.

“Tenemos muchos niños en la cárcel, cuyo crimen fue navegar un bote para intentar salvar gente” – Informante en el Gobierno de Canarias

El informe ejemplifica el caso de un joven saharaui que decidió, al morir el conductor inicial del bote y 10 personas más, tomar el timón e intentar llegar hasta las Islas Canarias después de que se perdieran en el viaje y estar 13 días a la deriva. Cuando las autoridades interrogaron a los supervivientes, indicaron que fue el quién conducía la embarcación, lo confirmaron también con los drones que usan para vigilar el litoral, enfrentando cargos de hasta 20 años de prisión por un delito agravado de tráfico de migrantes.

Se destaca también que estas personas no gozan de una asistencia jurídica en condiciones, por un lado, porque no hay muchos abogados especializados en el tráfico de migrantes y este tipo de acusaciones, y los pocos que hay no son suficientes para asistir a los cientos de acusados que enfrenta estos cargos.

Además, a pesar de existir en el artículo relativo a este delito contra los derechos de las personas extranjeras una eximente del delito, cuando el objetivo perseguido por el autor fuere únicamente prestar ayuda humanitaria a la persona de que se trate, este no ha sido invocado desde 2015.

Por otro lado, en el continente, a la hora de llegar a las personas que organizan los pasajeros y embarcaciones que posteriormente zarpan hacia Canarias, el principal medio es el boca a boca, primero hablan con una persona común que conoce a las personas que organizan las embarcaciones o que conocen a alguien que les puede indicar donde encontrarlos, y luego, con quienes organizan los viajes.

Los organizadores de las embarcaciones reclutan a uno de los clientes como conductor ofreciéndole un descuento o dejándole subir gratis, siempre y cuando se encargue de conducir el barco hasta las Islas Canarias, lo común es que sean hombres con experiencia navegando que dan instrucciones de cara a evitar posibles accidentes por parte del resto de pasajeros.

La preparación del barco corre a cargo de personas que cubren sus caras y usan apodos para evitar ser identificadas, ellos consiguen el bote, los motores, la gasolina, la comida y agua necesarias y vigilan el mar para evitar patrullas que intercepten la embarcación.

Estos viajes pueden costar entre 1.500 y 3.000 dólares, sin embargo, se llegó a entrevistar a gente que pagaba hasta 3.700 dólares, este coste depende del tipo de bote, el punto de partida y el poder adquisitivo percibido el cual se estima según el origen, habiendo una diferencia entre los marroquíes, argelinos y saharauis y aquellos que vienen de países del África occidental, pagando los primeros mayores precios y viajando más cómoda y seguramente. Estas tarifas en todo caso son indicativas de los testimonios recogidos, ya que no se ha podido verificar de otra fuente.

También se han reportado casos en los que para obtener un descuento en el pago, niñas y mujeres son abusadas sexualmente o personas son explotadas laboralmente.

En total por cada bote se puede llegar a ingresar hasta 80.000 dólares, sin embargo, parte de este importe se ve destinado a cubrir costes del propio viaje, como el propio bote que en el caso de no estar registrado puede estar en torno a los 10.000 dólares, los motores, uno de los cuales suele ser nuevo, gasolina, un camping gas, sobornos a autoridades y en muy pocos casos comida o comodidades antes de zarpar.

No hay estadísticas oficiales acerca del número de embarcaciones interceptadas por las autoridades mauritanas, marroquíes, senegalesas o gambianas, sin embargo, parece ser algo común y, de hecho, la tarifa se ajusta a esta situación.

Una mujer de Costa de Marfil reportó que fue atrapada seis veces antes de conseguir llegar, todas las veces fue interceptada por las autoridades marroquíes y durante su detención fue víctima de abusos por estas autoridades, además, la gente que es detenida en esta situación suele ser liberada unos días después y transferidas a áreas remotas del país.

La principal razón por la cual personas de diferentes nacionalidades, género, grupos de edad o razones para migrar eligen el uso de estos servicios es por la falta de acceso a vías legales de migración, muchos de los entrevistados pensaron en migrar de manera legal, pero al intentar en múltiples ocasiones obtener la documentación requerida y realizar el procedimiento no pudieron finalmente obtener la visa requerida. La Visa de trabajo que requieren aquellos solicitantes provenientes de países africanos debe estar respaldada por un empleador español, o en el caso de querer hacer un negocio propio, deben demostrar tener un plan de negocio viable y suficientes recursos para implementarlo.

No existen estadísticas oficiales que permitan saber cuántos visados se rechazan, pero la experiencia en el campo sugiere que es alta, además, esto se ve atravesado por el limitado acceso a recursos financieros que propician que estas personas nunca podrán alcanzar los requisitos mínimos en cuanto a la cantidad de dinero que se debe tener y como probar que se tiene.

Esto junto a otros mecanismos como los tratados de readmisión, suponen obstáculos legales que no tienen en cuenta de manera realista la situación de las personas que desean migrar, suponiendo más una barrera que un trámite posible al cual acogerse y lograr el visado, el cual ha sido usado históricamente para evitar los flujos concretos de personas, como fue el caso a principios de los 2000 con las personas de nacionalidad colombiana y ecuatoriana.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística