Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Pablo González cumplirá dos años en prisión preventiva tras la octava prórroga de tres meses

El periodista encarcelado en Polonia seguirá en prisión provisional sin pruebas, cargos formales o juicio tras la prórroga aplicada de tres meses


El periodista Pablo González, en prisión desde el 28 de febrero de 2022, cumplirá dos años en prisión preventiva en una cárcel de Polonia tras la octava prórroga de tres meses aplicada por el Tribunal de Apelaciones de Lublin. Pablo González fue detenido tan solo cuatro días después de la invasión de Rusia en territorio ucraniano cuando el periodista, y reportero, informaba de la crisis migratoria que estaba ocasionando este conflicto desde una ciudad fronteriza polaca.

Pablo fue detenido en el hotel donde se hospedaba por los servicios secretos polacos acusado de espionaje para la inteligencia militar rusa. Desde esta acusación inicial, no ha sido acusado de cargos formales, no se han presentado pruebas contra Pablo, ni tampoco ha declarado ante un juez.

A esta injusta prisión preventiva, que va a cumplir dos años, se le añade las pésimas condiciones inhumanas a las que está sometido en la prisión polaca de Radom. El pasado 12 de febrero la International Human Rights Foundation (IHRF) publicaba un comunicado junto a la esposa de Pablo, Oihana Goiriena, en el que denunciaban las condiciones que rozan la inhumanidad, encontrándose en régimen de aislamiento y semi-incomunicación, “Como potencial delincuente intelectual tengo bastante restringido el acceso a la actualidad” dijo Pablo en una carta el noviembre de 2023.

La IHRF denuncia que Polonia está violando los principios fundamentales de humanidad y dignidad de Pablo, conforme a las normas internacionales de DDHH como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. En el comunicado que publican, también hacen referencia a que Pablo está sufriendo una violación del derecho a un juicio justo y a la presunción de inocencia, pues, por ejemplo, sus abogados no tienen acceso total a las actuaciones que está llevando a cabo la fiscalía, impidiéndole que tenga una defensa efectiva.

Pablo González, como denunció Amnistía Internacional, estuvo en prisión durante 16 días sin asistencia letrada de oficio y su abogado Gonzalo Boye fue reconocido como tal tras un año en la prisión polaca, en marzo de 2023. A esto se le suma que, al estar en régimen de aislamiento, las visitas de sus familiares y allegados se dan a cuentagotas. Oihana, su esposa, tuvo que esperar ocho meses para poder realizar una visita y la segunda visita familiar se dio en junio de 2023.

En el comunicado, la IHRF solicita a las autoridades polacas que garanticen un juicio justo a Pablo, en un plazo razonable o su puesta en libertad inmediata a causa de la inexistencia de pruebas legítimas presentadas. También realizan una petición al ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Jose Manuel Albares, “que adopte todas las medidas a su alcance para velar por los derechos del ciudadano vasco, Sr. Pablo González, incluyendo el respeto al Estado de Derecho, su traslado a España o puesta en libertad y el mejor trato posible a la familia, tanto en información como en medios.” Esta es una petición muy necesaria, y reiterada por la defensa, ya que las declaraciones que ha tenido el ministro Albares respecto a la detención de Pablo González no han sido en ningún caso positivas ni tampoco se vislumbra una posible acción del Gobierno de España para poder fin a esta violación de los Derechos Humanos del periodista encarcelado en Polonia. En mayo de 2023, Albares reprodujo la acusación pública realizada por Zbigniew Rau, ministro de Exteriores polaco, de que los cargos a los que se enfrenta Pablo son serios y muy graves. A esto se le suma las últimas declaraciones públicas del ministro de Asuntos Exteriores en el pasado mes de enero en el que expresó que «todos los derechos del señor González están siendo perfectamente respetados» porque se estaban cumpliendo su derecho de comunicación, las visitas consulares y la visita de sus letrados entre otros.

Recordemos que Pablo González es el único periodista de la Unión Europea encarcelado en un país miembro y que esta flagrante violación de Derechos Humanos se está perpetrando en la Unión Europa.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo