Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Carles Puigdemont

Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo en 2023 — Europa Press

Puigdemont califica el lawfare de García-Castellón como una cruzada para salvar a España de rojos y separatistas

El líder de Junts ha publicado un comunicado en el que afirma que la persecución judicial actual tiene que ver con no haber investido a Feijóo como presidente


La reacción judicial contra Junts, Puigdemont y la amnistía ha ido in crescendo desde que tuvo lugar la investidura de Pedro Sánchez a mediados de noviembre de 2023. En un comunicado emitido por el expresident durante la tarde del 8 de febrero, ha calificado estas decisiones de la judicatura y en especial de García-Castellón como lawfare contra él y su formación. En el texto también habla del papel de la derecha política española, hace énfasis especialmente en el PP y en la figura de José María Aznar, que ha sido determinante para involucrar al Parlamento Europeo en un tema de legislación nacional.

En concreto, afirma que García-Castellón es un juez sumamente amable con el PP lo describe su currículum vitae y también sus decisiones”. Señala que “su procesamiento contra Podemos y Pablo Iglesias por una supuesta trama de financiación ilegal y blanqueo de capitales pasará a la historia de los manuales de lawfare, también en la de la impunidad judicial por cometer abusos y confundir escarnios ideológicos y religiosos personales con cruzadas judiciales para salvar a España de rojos y separatistas”.

El texto es claro y contundente señalando desde su título que en el hipotético caso de que hubieran decidido investir a Feijóo en vez de a Sánchez, esto que esta ocurriendo ahora mismo no tendría lugar. Si hubiésemos hecho presidente a Feijóo todo esto no pasaría”, reza el encabezado del comunicado. En el inicio del escrito, Puigdemont describe cómo él mismo había anticipado a sus “interlocutores políticos” que algo similar a esto que está sucediendo iba a tener lugar aunque ellos le miraban “incrédulos” ante sus palabras.

No tuve que esperar mucho”, escribe el expresident, que indica que el día 6 de noviembre, cuando iban a anunciar el acuerdo con el PSOE, “el juez de la Audiencia Nacional García-Castellón decidió investigarme por un delito de terrorismo”. Este caso, subraya el político catalán, “estaba en suspenso desde hacía algunos años; no se había llevado a cabo ninguna investigación ni se había tomado declaración a nadie sobre la presunta trama terrorista que organizó las protestas públicas de 2019 contra la sentencia del Tribunal Supremo español que condenó a líderes políticos y sociales catalanes a una pena de 100 años de prisión”.

Esta forma de proceder por parte de el juez, que ha “decidido reavivar la causa el mismo día en que se iba a anunciar el acuerdo político de investidura no es casualidad, porque se sabe desde hace años -y lamentablemente se acepta como inevitable- que algunos magistrados coordinan procesos judiciales agendas con las políticas”, señala Puigdemont.

A partir de la investidura y durante el proceso de negociación de la ley de amnistía, todavía por aprobar en la Cámara Baja, se produce según el exmandatario independentista “una dura reacción de la derecha y la ultraderecha”, haciendo referencia a las manifestaciones en la sede del PSOE en las que “hubo llamamientos claramente golpistas”. En esta línea de “agitar las calles” y la judicatura, también señala el papel que está jugando Aznar, al que califica como “faro de la principal y verdadera poderosa derecha española: me refiero a la derecha económica, la judicial y los medios de comunicación”.

Puigdemont también tiene palabras para el juez Joaquín Aguirre que “decidió reactivar una causa que ya había archivado y pretende acusarme del delito de traición a la patria por haber conspiró con espías rusos nada menos que para desestabilizar la Unión Europea”. “En cuestión de semanas he acumulado dos de los delitos más castigados en el código penal español: el terrorismo y alta traición, sobre la cual nadie había alertado en más de seis años. Seis años en los que no han dejado de vigilarme, espiarme y perseguirme, y recién se han dado cuenta de que soy terrorista y traidor a la patria hace precisamente unas semanas, coincidiendo con uno de los acuerdos políticos más relevantes que se han producido desde la muerte de Franco…”, reflexiona el dirigente catalán.

En este momento del escrito, el expresident critica el papel de la Unión Europea, que hoy ha aprobado con mayoría, y con los votos del PSOE, investigar las injerencias rusas y los supuestos lazos con Puigdemont. “el PP español ha conseguido imponer sus estándares a la mayoría conservadora europea, y es una mala noticia para el futuro de la Unión”, escribe. El líder de Junts señala que el Parlamento Europeo “se ha convertido cada vez más en una caja de resonancia de las estrategias partidistas de las delegaciones nacionales, en lugar de garantizar la democracia, los derechos fundamentales y la igualdad entre todos los ciudadanos de la Unión”.

A este respecto, el exmandatario catalán escribe que luchará “para reventar esta bola indecente y para que todas las anomalías de este procedimiento salgan a la luz. Ojalá el Parlamento Europeo y España puedan realizar una investigación verdaderamente independiente, con ponentes que no tengan intereses partidistas ni nacionales. Sin apriorismos ni prejuicios Dudo que sean capaces de ello, porque aquí no interesa la verdad sino la historia narrativa.”.

Si mi partido hubiera permitido la investidura del candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, o hubiera impedido la de Pedro Sánchez, todos estos espectáculos se habrían salvado. Y hablaremos de eso también, cuando llegue el momento. Como en el «complot ruso», todo se sabrá”, termina escribiendo Puigdemont, a tres semanas del plazo máximo para que el Congreso de los Diputados saque adelante la ley de amnistía.


Aquí puedes leer el documento completo:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia