Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Lorena Sopêna / Europa Press

¿Quién es Camilo Villarino, el nuevo jefe de la Casa del Rey?

Es un perfil típico de los altos funcionarios del Estado que han sido mano derecha tanto de ministros del PSOE como del PP, lo que demuestra que el bipartidismo no tiene diferencias en asuntos de Estado


Después de tres décadas al lado de Felipe VI, primero como príncipe heredero y desde hace diez años como rey, Jaime Alfonsín, de 67 años, va a ser relevado como jefe de Casa Real por un perfil totalmente distinto, vinculado a la carrera diplomática y que ha sido jefe de gabinete de hasta tres ministros de Asuntos Exteriores, uno del PP y dos del PSOE, y desde 2022 ha sido el número dos del gabinete de Josep Borrell en el Servicio de Acción Exterior de la UE.  

Villarino es uno de esos perfiles típicos de los altos funcionarios del Estado, capaces de ser mano derecha tanto para el PP como para el PSOE porque en los asuntos de Estado no hay diferencias entre ambos partidos del régimen bipartidista. 

Nacido en Zaragoza en 1964, el nuevo jefe de la casa del rey se licenció en Derecho por la Universidad de Zaragoza y como diplomático se formó en el Colegio de Europa de Brujas, centro en el que coinciden las élites económicas y políticas europeas, y donde para estudiar hay que superar un proceso de selección de los distintos ministerios de Asuntos Exteriores.

El nuevo jefe de Casa Real es diplomático de carrera desde 1989 y ha trabajado en muchas misiones vinculadas a la cancillería española, pero en su carrera destaca haber sido jefe de gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores en 2017, cuando el titular era Alfonso Dastis, del PP. Este cargo lo conservó con la llegada de los socialistas Josep Borrell y Arancha González Laya. 

Con González Laya vivió de cerca el conflicto diplomático con Marruecos en 2021 que acabó con la carrera política de la entonces ministra y que supuso que el nuevo titular de Exteriores, José Manuel Albares, no siguiera contando con Villarino como número dos de la cancillería española. 

Villarino llegó a estar imputado en el llamado ‘Caso Gali’, por dejar de entrar en España al líder del Frente Polisario en España por cuestiones sanitarias, lo que motivó la ruptura de relaciones diplomáticas con Marruecos y una crisis que sólo se saldó hasta que Pedro Sánchez en 2022 compró las tesis marroquíes y cambió la posición histórica de España sobre el reconocimiento de la soberanía del Sáhara. 

Este hecho motivó que Albares retirara a Villarino el plácet para ser embajador de España en Moscú, destino del que nunca tomó posesión. Finalmente, Villarino fue absuelto penalmente pero el asunto tuvo un alto coste político para todo el gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores. 

En 2022, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, el socialista Josep Borrell, lo rescató para que fuese de nuevo su jefe de gabinete, esta vez en el Servicio de Acción Exterior de la UE en Bruselas. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo