Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Salvador Illa, líder del PSC — Alberto Paredes / Europa Press / ContactoPhoto

Salvador Illa: «Aquí no puede venir todo el mundo, no puede ser»

La extrema derecha se hace eco de las declaraciones de Illa, que muestran un caso más del discurso antiinmigración del PSOE a raíz de los pactos con Junts


El pacto entre el PSOE y Junts ha propiciado la aparición de discursos antiinmigración en algunos sectores socialistas. El último caso es Salvador Illa, quién se ha posicionado a favor de controlar la inmigración sentenciando que “aquí no puede venir todo el mundo, no puede ser”. Una frase que compra el marco de la extrema derecha europea en materia de inmigración y que pone de manifiesto el cambio de posición del PSOE respecto a la regulación.

Hace dos semanas, el delegado del Gobierno en Madrid reprochaba duramente a Ayuso por su discurso racista y sus exigencias al Gobierno de crear un plan para regular la inmigración. Ayer, en una entrevista para ElNacional.cat, Illa mostraba de forma clara su postura: “debemos ser capaces de regular eso” respondía a la pregunta sobre si consideraba un problema la inmigración en Catalunya.

Por ello, las palabras de Illa han tenido una fuerte repercusión en la derecha mediática. The Objective y la cuenta de X “Wall Street Wolverine”, dos de los principales altavoces mediáticos de la extrema derecha, se han hecho eco de las declaraciones del líder del PSC para seguir propagando su discurso racista antiinmigrantes. La potencia y la trascendencia de estas afirmaciones adquieren mayor dimensión al ser pronunciadas por un dirigente socialista que, en muchas ocasiones, se ha abanderado del progresismo en Catalunya.

En las últimas semanas, desde la izquierda ya se advertía de que los pactos con Junts podrían acarrear una cascada de discursos en contra de la inmigración amparándose en el argumentario racista de la inseguridad. El co-portavoz de Podemos, Javier Sánchez Serna, se mostraba preocupado por “los discursos que se han visto esta semana” y apelaba a todos los grupos parlamentarios a poner el foco en el verdadero problema, “las políticas estructurales racistas”.

La postura de Salvador Illa demuestra que se han cumplido los peores presagios. El acercamiento de los socialistas a los postulados migratorios de Junts se hace patente con el endurecimiento del discurso sobre el control y la regulación de inmigrantes. Ya sea en clave electoralista o por la necesidad de pactos que requiere la complejidad aritmética del Congreso, es un hecho que la estrategia del PSOE apunta en la dirección de abrazar los marcos de la derecha en materia migratoria, en lugar de defender posiciones opuestas como la de la regularización. Habrá que estar pendientes de los próximos decretos o leyes que presente el Gobierno y de los retrocesos en derechos de las personas migrantes que puedan contener.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar