Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Alberto de Rosa en una foto con la que ilustra una entrada en su blog.

Un trabajador de un hospital de Elche denuncia el cierre de media planta para operar al hermano de un senador del PP

La líder de Podemos en la Comunidad Valenciana y un diputado de Compromís han pedido sin éxito explicaciones al conseller de Sanidad


El 26 de junio de 2023, el hospital público privatizado del Vinalopó, en Elche, cerré media planta para operar cómodamente a Alberto de Rosa, que es el director ejecutivo de Ribera Salud, la empresa privada con la que el PP privatizó la sanidad valenciana en la década pasada.

Así lo ha denunciado María Teresa Pérez, coordinadora autonómica de Podemos en la Comunidad Valenciana, quien además ha denunciado que el presidente de la Generalitat, Carlos Manzón, ha anunciado que no tiene previsto desprivatizar este hospital cuando cumpla la concesión en la línea con lo que el plan de desprivatizaciones de la sanidad pública que llevó a cabo el Gobierno del Botánico entre 2015 y 2023.

La líder valenciana de Podemos ha denunciado que se dedicó personal médico en exclusiva para la operación de Alberto de Rosa, que se le puso seguridad privada en la planta y se pospusieron las citas para otros usuarios.

“Esto se llama abuso de poder y el presidente Carlos Manzón tiene que dar explicaciones y asumir responsabilidades. Las prácticas corruptas y poco éticas del bipartidismo están de vuelta y la corrupción vuelve a ser protagonista”, subraya la dirigente morada valenciana.

El diputado de Compromís, Carlos Esteve, ha denunciado en el Parlamento autonómico el cierre de media planta para operar al director ejecutivo de Ribera Salud. En la sesión de control al Gobierno valenciano, el diputado remarcó que “sabemos que se dedicó en exclusiva personal para atenderle a él” y añadió que los trabajadores “tienen miedo” y por eso no hace pública la denuncia.

El conseller de Sanidad, Marciano Gómez, anunció en respuesta a la pregunta del diputado de Compromís que la Generalitat tiene intención de prorrogar la concesión al hospital del Vinalopó, aunque no respondió a la pregunta de Esteve.

Ante la presión, Ribera Salud ha emitido un comunicado en el que afirma que la información es “totalmente falsa” y que sus servicios jurídicos están estudiando qué medidas tomar. 

La exvicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, llegó a denunciar que el lawfare del que está siendo víctima es un montaje político y empresarial de la Familia de Rosa

Hermano de un senador del PP

Alberto de Rosa, además de director ejecutivo de Ribera Salud, es hermano del senador del PP por Valencia, Fernando de Rosa, quien fue presidente de la Audiencia Provincial de Valencia y presidente del Consejo General del Poder Judicial, así como exsecretario autonómico de Justicia de la Generalitat Valenciana entre 2003 y 2007 y conseller del ramo con Francisco Camps entre 2007 y 2008.

Mónica Oltra

La exvicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, llegó a denunciar que el lawfare del que está siendo víctima es un montaje político y empresarial de la Familia de Rosa. “En toda cacería se ha de seguir la pista del dinero”, dijo en sede parlamentaria cuando fue imputada por supuestamente haber tratado de favorecer a su exmarido en un caso de abusos sexuales a una menor en un centro tutelado de la Generalitat, acusaciones que han sido desmontadas por la Policía tras investigar los correos electrónicos del equipo de Oltra con los funcionarios del centro de menores.

Mónica Oltra aseguró que Ribera Salud había perdido muchos ingresos por el Gobierno del Botánico, debido a la desprivatización de las áreas sanitarias de La Ribera y Torrevieja, así como la de Denia y Manises, cuya gestión será revertida en cuanto expire la concesión. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Gobierno de izquierdas en Euskadi o cláusula de exclusión

    Lo que arroja la nueva conformación del parlamento vasco tras las elecciones de ayer es una clara dicotomía política: o hay un gobierno de izquierdas en Euskadi y se respeta el resultado democrático o se impone la cláusula de exclusión promovida por el bloque de poder español