Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

José A. Iglesias / Zuma Press / ContactoPhoto

220 años después de la Revolución haitiana: el laberinto de un modelo neocolonial moderno

Entrevista con un militante internacionalista, militante de la izquierda argentina, profesor, sociólogo, escritor, poeta, analista, periodista e investigador


Lautaro Rivara (1991) es un militante de la izquierda argentina, profesor, sociólogo, escritor, poeta, analista, periodista e investigador. Es doctor en Historia por la Universidad de La Plata, Argentina (UNLP) y becario postdoctoral en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Es un intelectual crítico que escribe y reflexiona desde su experiencia situada, en el terreno. Ha sido brigadista internacional en Haití (2018-2020) Autor de obras como «El nuevo Plan Cóndor. Geopolítica e imperialismo en América Latina» (2022) e «Internacionalista» (2022) de Editorial Batalla de Ideas, y de varios libros de poesía, entre ellos «Ayibobo» poemario en español y creole haitiano de próxima aparición, al que se suma «Haití aquí» también en proceso.

Introducción

Estamos en América Latina en años en que se celebran importantes fechas e hitos históricos que han influido en la evolución de nuestro presente. Me refiero por ejemplo al 220 aniversario del Triunfo de la Revolución Haitiana (1804) que marcaría y daría radicalidad con su ejemplo de igualdad al proyecto de Bolívar y a cualquier proyecto emancipador en nuestro continente, luego fue ahogado por muchos factores y como colofón esa insultante deuda que Haití tuvo que pagar a Francia y sigue pagando, por haberse emancipado. Recientemente se cumplieron 200 años de la elaboración de la «Doctrina Monroe» (1823), fecha que tuvo lugar en diciembre pasado, con una directriz que definiría la relación política de los Estados Unidos hacia Nuestra América. Este año también se conmemora el bicentenario de la histórica Batalla de Ayacucho (1824) que simbolizó la emancipación casi completa de la América continental del colonialismo europeo. Digo «casi completa» porque el Caribe y el Gran Caribe (si incluimos las Guayanas) quedaron atrás, con una particular historia de colonialismo y neocolonialismo que se extiende a lo largo del siglo XIX y parte del XX. Seguimos en el marco de los 50 años del golpe de Estado en Chile (1973), que tendrá lugar en septiembre de 2023, contra el presidente socialista Salvador Allende y este año recordaremos los 70 años del golpe contra el presidente Jacobo Arbenz en Guatemala (1954), 60 años contra João Goulart en Brasil (1964), 20 años del Golpe de Estado en Haití (2004)) contra el Presidente Jean-Bertrand Aristide, 15 años del Golpe de Estado en Honduras que depuso al Presidente Mel Zelaya (2009), y en estos días celebramos 45 años del Triunfo de la Revolución de Granada (1979) liderada por Maurice Bishop y el Movimiento Nueva Joya que terminó con el golpe de Estado de B. Coard y el asesinato de Bishop y sus colaboradores, junto con una intervención militar estadounidense (Furia Urgente, 1983) que el año pasado cumplió 40 años.

La historia de América Latina es, en gran medida, la historia de las intervenciones directas e indirectas de Estados Unidos, de los golpes de Estado en cumplimiento de sus intereses, de las Revoluciones como respuesta a las condiciones neocoloniales, y para dar continuidad a un proyecto emancipatorio inconcluso, la historia del intento de romper las cadenas a los diversos mecanismos del colonialismo y neocolonialismo por parte de las élites latinoamericanas que cumplen con el Consenso de Washington.

Yohan Nezcarv (YN): Camarada Lautaro. Le saludo fraternalmente y es un honor que nuestro medio pueda intercambiar algunas ideas con usted. Me gustaría que nuestros lectores le conocieran. ¿En qué contexto estuvo usted como Brigadista Internacional en Haití? ¿Qué conocimientos tenías como activista latinoamericano sobre Haití antes de viajar? ¿Qué movimientos y organizaciones de resistencia conoció?

Lautaro Rivara (LR): Bueno, fui brigadista internacional en Haití desde 2018 hasta principios de 2020, estuve en el marco de una Brigada de solidaridad internacional permanente que tienen los movimientos internacionales Vía Campesina y la articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA. Mi conocimiento previo del país era como el de casi cualquier persona que se acerca a Haití, bastante limitado y precario, con las historias y anécdotas de algunos ex «brigadistas», que habían estado allí y que eran de mi ciudad y de mi organización. Tenía por supuesto un cierto imaginario construido en torno a la Revolución Haitiana, estoy profundamente interesado y enamorado de la historia de nuestro continente y de la primera revolución exitosa de esta historia continental. Es un hito que nadie tiene derecho a ignorar. La Brigada tenía varios buenos objetivos que se fueron transformando con el tiempo, al principio, cuando desembarcó, eran tareas más de emergencia, por así decirlo, vinculadas a una situación realmente crítica del país, que había sufrido un terremoto de enormes proporciones que causó más de 300 mil víctimas fatales, que había sufrido también una epidemia de cólera introducida por contingentes de los «cascos azules» (Fuerzas de Paz).También hubo un huracán bastante devastador en el sur del país. En este contexto, hubo tareas relacionadas con la recogida de agua, el trabajo con organizaciones campesinas y, de forma incipiente, trabajos relacionados con la producción ecológica y la reforestación del país. El territorio haitiano está atravesando una crisis climática muy severa debido no sólo al cambio climático sino también a la deforestación local. Cuando llegué, empezamos a desarrollar otra serie de tareas y a darle a la Brigada no sólo un carácter rural y campesino, sino que también empezamos a explorar y a articularnos mejor con movimientos del área metropolitana de Puerto Príncipe, que es la capital del país, y empecé a trabajar y a desarrollar un área que la Brigada no tenía hasta entonces, vinculada a la comunicación política en el exterior, especialmente en contextos de crisis aguda y también a la formación de comunicadores locales, en particular estimulando el crecimiento de una pequeña agencia local de los movimientos sociales del país, así como la articulación de las diferentes radios comunitarias y campesinas que ya existían en este país. Así, en esos años allí y en mis viajes posteriores, tuve el enorme privilegio de conocer en la práctica, la totalidad de las organizaciones del campo y de la ciudad y conocer sus enormes acumulados y experiencias de luchas.

YN: ¿Cuál era el contexto político de ese país durante su trabajo como brigadista? ¿Cuál era el escenario de un país post-golpe, una ocupación militar encubierta (MINUSTAH), epidemias de cólera, un terremoto de enorme magnitud, huracanes? ¿Cuál era la opinión de los movimientos sociales de la MINUSTAH?

LR: Yo llegué en un contexto que rápidamente se transformó radicalmente, llegué a Haití en marzo de 2018, en el mes de julio un intento de aumentar los precios de los combustibles impulsado por el Fondo Monetario Internacional produjo la insurrección popular más importante de la historia contemporánea de Haití y la más importante de todo el hemisferio, si consideramos las últimas décadas, y consideramos el porcentaje de la población haitiana que se movilizó en las calles, se estima entre 1 y 2 millones de personas en las manifestaciones más grandes, ocurrieron con enorme regularidad los meses de julio de 2018 y por lo menos hasta los primeros meses del año siguiente. Entonces ese país se transformó súbitamente, realmente se produjo un ascenso de la conciencia popular haitiana con un carácter claramente antineoliberal y cada vez más también claramente antiimperialista y antinorteamericano. Haití en aquel momento había sido básicamente aplastado por una ocupación internacional, la de la infame MINUSTAH que desembarcó en 2004, aprovechando una crisis política local. Haití, cuando yo llegué, seguía siendo un país ocupado, ya que la MINUSTAH había dado paso a una misión de reemplazo que se conoció como MINUJUSTH. Tuve la oportunidad de presenciar el último gran despliegue militar de esta misión, con contingentes de tropas de varios países del mundo desplegados, por ejemplo, en la avenida principal de la capital. Las movilizaciones que presencié eran una especie de re-movilización social que venía a sacudirse el yugo de esa ocupación, en un momento en que la misión contaba claramente con menos capacidades policiales y militares para reprimir a la población local. La evaluación de los sectores locales de esta ocupación es sumamente negativa, basta mencionar que su triste historia incluye la participación en redes sistemáticas de abuso y explotación sexual de niños y mujeres, así como la comisión de una serie de masacres en los barrios populares del país, particularmente en aquellos que tenían mayores niveles de organización y también como mencioné anteriormente, la introducción de una epidemia de cólera que se estima dejó más de 80 mil víctimas fatales y más de 800 mil personas. Epidemia de cólera que se produjo por la mala praxis del contingente nepalés, que vertió un camión con desechos fecales contaminados en el principal curso de agua de todo el país, lo que produjo una catástrofe profundamente humanitaria que realmente tiene pocos precedentes en la historia mundial.

YN: ¿Compartes la impresión de que ha existido o existe desde nuestros pueblos latinoamericanos, un desconocimiento de las historias de luchas de las Islas del Caribe, una visión política un tanto distante del Caribe en general y de Haití en particular? Tenemos muy presente en nuestro imaginario a Cuba que es un país caribeño y cuya Revolución sigue resistiendo, no así en mi opinión, sobre otros procesos que deberían estar más articulados desde nuestras luchas como la situación colonial de Puerto Rico o Haití, ¿qué opinas al respecto?

LR: Sí, el desconocimiento generalizado sobre la región caribeña y en particular sobre las islas de las Grandes Antillas y las Pequeñas Antillas es realmente abrumador, e incluso hay que decirlo y reconocerlo, aún a pesar de haber pasado por una marea muy importante de integración latinoamericana, la región caribeña suele ser dejada de lado. De hecho, creo que en mi generación y específicamente los que vivimos en el Cono Sur, tenemos un desconocimiento aún más pronunciado. Sería total si no hubiéramos tenido, por ejemplo, una figura como Hugo Chávez Frías, que creo que fue el primer gran líder latinoamericano que volvió a poner al Caribe básicamente en el centro de la discusión y que incluso empezó a nombrarlo. Antes de Chávez, el Caribe ni siquiera era nombrado como tal, quizás la excepción obvia es que Cuba no es conocida por su ejemplar historia revolucionaria y por ser obviamente también un país de habla hispana. Sin embargo, sabemos muy poco de Puerto Rico, prácticamente nada de la República Dominicana y no digamos, si nos referimos a territorios como los departamentos franceses de ultramar, los municipios especiales holandeses, u otro tipo de territorios no autónomos, que realmente son muchos. de los que tenemos en el Caribe. Así que realmente tenemos el gran reto de ser capaces de integrar la historia, la política y la geopolítica del Caribe con la de la región en su conjunto. Lo hace el propio Estados Unidos, que considera el Caribe una región geoestratégica y es allí donde, hoy por hoy, despliegan el mayor número de espacios militares de todo el hemisferio.

YN: Una pregunta general. ¿Cuáles son las características del sistema político haitiano en los últimos años? ¿Cuáles son los principales problemas estructurales del Estado haitiano? ¿Cuáles son los principales actores políticos progresistas o de izquierda que pueden promover un proyecto revolucionario y popular contra el estatus neocolonial de Haití?

LR: El sistema político haitiano tiene sus particularidades, ancladas por supuesto en su propia singularidad de la formación social haitiana, que es absolutamente incomparable con otras, incluso de la propia región, dado que la Revolución de 1804 básicamente partió la historia en dos y construyó una sociedad sui generis , la primera estaba formada por antiguos esclavos y antiguos trabajadores del sistema de plantaciones, luego su configuración estatal, su sociedad tiene características realmente muy peculiares que llevaría mucho tiempo desarrollar aquí. Hay una serie de problemas estructurales que en general son evidentes y bastante reiterados, que tienen que ver con algunos de los índices socioeconómicos más desfavorables de todo el hemisferio, en términos de pobreza, en términos de desigualdad, en términos de hambre y de inseguridad alimentaria, y de precariedad y también de éxodo rural y de éxodo juvenil con una gran diáspora que está en distintos lugares del hemisferio y que también se mueve por el mundo. Tenemos allí una serie de actores políticos muy diversos, debo decir que la tradición política haitiana ha sido en general preeminentemente campesina, sus grandes movimientos revolucionarios han tenido su origen en las zonas rurales hasta que los desplazamientos masivos que se produjeron a partir de los años 80 del campo a la ciudad, fueron generando nuevos sujetos sociales, jóvenes precarios, sin expectativas y realmente cercanos a las periferias urbanas, quizás un sujeto más parecido al que conocemos en otras grandes ciudades del continente, que empezó a tener un papel cada vez más político. destacable. Tenemos movimientos sociales muy masivos, como te digo, lo más importante es que siguen estando en el campo, pero hay una enorme capacidad de movilización urbana quizás menos orgánica y menos estructurada en organizaciones políticas estables. El sistema de partidos es un sistema muy débil, muy fragmentado, muy pulverizado, hay decenas o centenares de partidos con una capacidad de convocatoria realmente muy pequeña y que orbitan básicamente alrededor de pequeñas personalidades, liderazgos o sistemas prebendarios. El papel general de estos partidos políticos no ha sido muy destacado, al menos en las últimas décadas.

YN: Ante la reciente dimisión del primer ministro interino Ariel Henry (Inite), ¿estamos en la continuidad del ciclo abierto tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse en 2021? ¿O es la continuidad de un periodo más largo abierto con la intervención militar de 2004?

LR: Estamos viviendo un gran ciclo histórico, que comenzó con el derrocamiento de Jean-Bertrand Aristide, el primer presidente del ciclo progresista latinoamericano, antiguo sacerdote de la Teología de la Liberación, que fue dos veces elegido presidente, no es reconocido, como debería serlo. y dos veces derrocado por fuerzas militares, con el apoyo financiero y logístico de Francia, Canadá y Estados Unidos. Desde ese momento, desde las últimas elecciones legítimas y transparentes que tuvo el país a principios de la década de 1990, Haití no ha tenido ningún tipo de elecciones democráticas y, en su lugar, ha sufrido todas las formas imaginables de intervención imperial. Primero, estos golpes militares en un formato quizás un poco más clásico, más parecido al formato de los golpes que gobernaron aquí durante el Plan Cóndor, luego Haití sufrió una serie de mecanismos de guerra económica impulsados fundamentalmente por el Fondo Monetario Internacional, que sobre todo buscaron y lograron destruir los últimos vestigios de la capacidad productiva del país, sobre todo, su capacidad productiva agrícola y agroalimentaria. Luego tuvimos también el ciclo de intervenciones internacionales, Haití fue ocupado por 12 misiones internacionales desde 1992 hasta la fecha, misiones de todo tipo, de carácter civil policial y militar, obviamente la más conocida e infame fue la MINUSTAH que ocupó el País. entre 2004 y 2017, pero hubo muchas otras. Cuando ese ciclo de intervención internacional también se agotó, quedó severamente deslegitimado por los crímenes de la MINUSTAH, vemos la apuesta por paramilitarizar el país en base a modelos que ya conocemos bien en América Latina y el Caribe. Así, en los últimos 5 años, comenzó la infiltración, lo hemos estudiado y comprobado de antiguos marines y sicarios de origen norteamericano, que básicamente equiparon, financiaron y entrenaron a grupos criminales locales hasta entonces muy débiles, que han ganado en poder en capacidad operativa, en estructura y que incluso se han federado, constituyendo auténticas relaciones de bandas, que hoy tienen el control de buena parte del área metropolitana de Puerto Príncipe. Por lo tanto, creo que seguimos en ese ciclo abierto, con golpes de estado e intervención militar y cabe destacar que bueno no hemos tenido elecciones en Haití desde 2016, que no hay ningún tipo de autoridad legítimamente constituida, incluso el ex presidente Jovenel Moïse fue asesinado, pero en un momento en el que ya ejercía como presidente de facto.

YN: El asesinato de Moïse nos conmocionó a todos, empresas paramilitares con base en EEUU junto con paramilitares colombianos estaban detrás de los hechos, pero el tratamiento de los medios de comunicación fue en mi opinión insultante, lo mostraron como un fenómeno de «violencia normalizada», como algo cuasi «cultural», si se me permite la expresión. ¿Sigue habiendo racismo y una mirada colonial cuando se intenta hablar de Haití? ¿Es una estrategia para desposeer o invisibilizar la resistencia, la agencia de los movimientos sociales y populares haitianos, para luego justificar las invasiones a nivel internacional?

LR: Por mi parte, me ha tocado trabajar con medios internacionales y lo sigo haciendo estrechamente vinculado a la situación haitiana, y sí, puedo afirmar que las representaciones del país que son típicas en la gran prensa internacional, en los sectores políticos conservadores y a veces no sólo conservadores, o en ONGs de la Academia, sigue siendo una visión profundamente estereotipada, colonial y racista, que considera que los males de la población haitiana están vinculados a una especie de «incapacidad genética» para gobernarse. De hecho, en los últimos días vimos circular una serie de fake news, cuidadosamente orquestadas, para justificar un nuevo ciclo de intervención, que mostraban a supuestos caníbales haitianos comiendo carne humana, videos probados y comprobados como falsos, que se movilizan básicamente porque existe una creencia muy arraigada que concibe este tipo de comportamiento como al menos plausible en la población haitiana. Es realmente una pena, porque este tipo de consideraciones llevan a visibilizar, no sólo una historia ejemplar de lucha, que dejó un legado universal con lo que fue la Revolución Haitiana, sino también una serie de generaciones de escritores, poetas, músicos e intelectuales como los que ha dado el país que son muy extraordinarios y que vale la pena conocer.

YN: ¿Qué opina del fenómeno del gansterismo en Haití? ¿Es un fenómeno reciente o forma parte del propio sistema político?

LR: Bueno, la cuestión de las bandas, bandas armadas o grupos paramilitares, según como los llamemos, es un debate realmente acuciante hoy en día en el país e incluso a nivel internacional. Al menos yo sostengo que lo que estamos viviendo es un crimen políticamente organizado, que no encontramos fenómenos criminales que sean simplemente salvajes, espontáneos, porque si miramos la historia reciente del país, a pesar de que tiene índices socioeconómicos muy desfavorables y tasas de desigualdad muy altas, Haití incluso hace unos años y su capital de Puerto Príncipe, eran lugares relativamente seguros y con baja criminalidad, si lo comparamos, por ejemplo, con grandes capitales latinoamericanas como Sao Paulo, Río de Janeiro, Lima o cualquier otra que podamos mencionar. Este crimen tiene una intencionalidad social, una convivencia muy estrecha entre el partido de gobierno PHTK, el Estado haitiano, y estos grupos criminales, y como mencioné, la infiltración de paramilitares que fueron a reforzar a estos grupos, que han tenido una función política muy específica. Por ejemplo, pude entrevistar a vecinos de Bel-Air, un barrio donde se cometió una de las masacres más emblemáticas perpetradas por estos grupos criminales, en un contexto en el que se han estado produciendo movilizaciones masivas y con un modus operandi que no corresponde a un grupo criminal normal, básicamente lo que nos contaron los vecinos del barrio es que cuando había movilizaciones convocadas al Palacio Nacional, estos grupos criminales desembarcaban en los barrios populares, los bloqueaban, impedían la salida y la entrada de la gente y disparaban a la gente. a cualquier persona que violara esa normativa impuesta. Entonces, su función clara y evidente era impedir la movilización social masiva. Obviamente el fenómeno paramilitar es un fenómeno muy complejo, ya ha ocurrido en otros lugares de América Latina y el Caribe, estos grupos armados equipados desde el exterior, por la clase política, luego por supuesto ganan en capacidad operativa y también ganan en autonomía política, Por lo tanto, puede ocurrir incluso que se vuelvan en contra de sus propios creadores, entonces estamos hablando de sectores con intereses oscuros, cuyo comportamiento es realmente muy difícil de mapear o predecir.

YN: ¿Puede reducirse la principal contradicción en Haití a un conflicto de actores, entre las bandas, el gobierno y una posible intervención militar? ¿O se trata de un problema de contradicciones en un modelo clientelista, neoliberal y neocolonizado, apoyado por agentes imperiales como EEUU, Canadá y Francia?

LR: Creo que lo que está ocurriendo ahora es que el fenómeno paramilitar está escapando de alguna manera al control de sus propios creadores. Hay un intento de normalizar, aunque sea de manera aparente o forzada, la situación del país. Tengamos en cuenta que Estados Unidos está en campaña electoral, que en Estados Unidos hay una importante comunidad no sólo haitiana sino también caribeña y que lo que está ocurriendo influye básicamente en las administraciones norteamericanas. Ellos saben y es de conocimiento público que todo lo que ha pasado en Haití en los últimos 30 años está relacionado con el Departamento de Estado norteamericano. Así, en este contexto vuelven a surgir las voces que favorecen una nueva intervención militar. De hecho, sabemos que Joe Biden primero intentó construir una especie de MINUSTAH 2.0, e incluso volvió a llamar a Brasil y al presidente Lula da Silva para que su país ejerciera el mando militar de esta nueva misión. Brasil y otros países latinoamericanos se negaron a cometer este error, por lo que Estados Unidos empezó a buscar otros socios y aliados que de alguna manera le permitieran externalizar esta ocupación y socializar los costes, más que económicos, políticos y operativos de desplegar una fuerza de análisis con un historial tan defectuoso como el de la propia MINUSTAH. En este contexto, si un país como Kenia o un país como El Salvador aceptaran enviar tropas a Haití, la dirección política de esta organización seguiría estando bajo las órdenes del Departamento de Estado y sería una misión externalizada de los propios Estados Unidos. Creo que hay organizaciones que históricamente han jugado un papel quizás un poco más progresista en relación a Haití, como es el caso de la Comunidad del Caribe (CARICOM), pero creo que lamentablemente en los últimos tiempos quizás se han preocupado por las nuevas olas migratorias que podrían llegar. En sus propios países, hoy están jugando un papel mucho más complejo, mucho más ambivalente, incluso conservador, hasta el punto de ofrecerse a enviar tropas caribeñas para intervenir en Haití. Debo decir, que esto ha sido argumentado incluso por analistas y juristas de la propia Kenia, que ni Kenia ni otros países como El Salvador tienen la capacidad, ni las tropas entrenadas para enfrentarse a bandas fuertemente armadas, en un territorio hostil, en un país y bajo una cultura que no conoce. Incluso un jurista keniano dijo muy acertadamente, que por qué íbamos a tener éxito donde fracasaron países como Francia, Estados Unidos, Canadá, y Brasil, países más poderosos, más relevantes o políticamente y con Fuerzas Armadas y policiales mucho más entrenadas que las nuestras, por lo que creo que es bien intervencionista ya ha fracasado y realmente va a volver, ¿por qué volver a intentarlo?

YN: Y para concluir esta larga entrevista, ¿qué futuro le depara al nuevo Consejo de Transición, impulsado por los mismos que han saqueado el país? ¿Qué podemos esperar de la resistencia haitiana 220 años después de su Revolución?

LR: Finalmente, creo que si esta misión no se llevara a cabo, por resistencia interna del propio Estados Unidos, o de los países que han ofrecido enviar tropas en estos momentos, o incluso por las protestas de los haitianos movilización, básicamente estamos teniendo movilizaciones contra la posibilidad de una nueva invasión, creo que la otra apuesta posible es volver a formar una especie de Gobierno de Transición Permanente, logrado a través de acuerdos entre pequeños líderes políticos y sin ningún tipo de apoyo. Como mencioné, Haití no ha tenido lecciones desde 2016, no tiene poder ejecutivo, su parlamento cerró en 2020 y sus principales tribunales de justicia están intervenidos, en mi opinión la única solución a este drama es política y no hay manera. Construir la legitimidad elemental del Estado haitiano que permita una lucha efectiva contra las bandas armadas si antes no se celebran elecciones y la elección de una autoridad legítima, o al menos un gobierno de coalición que sea verdaderamente representativo de todos los sectores populares del país. Y no sólo de algunos grandes empresarios e intereses americanos, franceses y canadienses.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Se debe dar voz a los que justifican un genocidio?

    Un embajador de un país que está llevando a cabo un genocidio lo que va a hacer ante todas y cada una de las preguntas de la periodista es justificar los crímenes contra la humanidad que está perpetrando su gobierno