Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Alexander Pe?a / Xinhua News / ContactoPhoto

Bukele arrasa en El Salvador: el populismo punitivo será clave en América Latina

«A la gente que dicen que estamos desmantelando la democracia, les contesto: Sí, pero no la estamos desmantelando, la estamos eliminando, la estamos sustituyendo con algo nuevo» Félix Ulloa, vicepresidente de El Salvador


Nayib Bukele ha sido reelegido presidente de El Salvador con el 85% de los votos, según el propio presidente, en los comicios celebrados el domingo. Recordemos que en la anterior elección presidencial de 2019 obtuvo el 53% de los votos y que las elecciones han tenido lugar mientras perdura el régimen de excepción que instauró hace dos años en su “guerra contra las pandillas”.

El Salvador era el país “más inseguro del mundo” hasta la “mano dura” de Bukele, que hasta la fecha se ha cobrado 75.000 detenciones arbitrarias. Investigaciones revelan que algunas personas capturadas han sido torturadas, docenas han muerto bajo custodia y miles han sido sometidas a condiciones inhumanas de detención, incluyendo hacinamiento carcelario extremo.

El vicepresidente de El Salvador, Félix Ulloa, dijo al ‘The New York Times’ en una entrevista: «A la gente que dicen que estamos desmantelando la democracia, les contesto: Sí, pero no la estamos desmantelando, la estamos eliminando, la estamos sustituyendo con algo nuevo».

Durante su anterior mandato, Bukele cooptó a la Corte Suprema, reemplazó al fiscal general por uno aliado y removió a jueces independientes. Además, hasta seis artículos de la Constitución desde 1841 prohibían la reelección presidencial, pero a finales de 2023 emprendieron una fórmula con la que lograr la reelección: La Asamblea Legislativa aprobó con 67 votos a favor y 12 en contra, otorgarle un permiso de seis meses exigido por Tribunal Supremo Electoral para poder optar de nuevo a la presidencia.

El líder del partido Nuevas Ideas había solicitado a la Asamblea Legislativa el permiso tras una resolución de la Sala de lo Constitucional que fue emitida el 3 de septiembre de 2021 y que permitió que «una persona que ejerza la Presidencia de la República y no haya sido presidente en el periodo inmediato anterior participe en la contienda electoral para una segunda ocasión». Esta sentencia tuvo lugar tras la destitución el 1 de mayo de 2021 del entonces presidente de la Sala de lo Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia, así como de cuatro magistrados titulares y cinco suplentes.

La “guerra contra las pandillas” del presidente Bukele ha sido la clave de esta elección. Mientras la economía está estancada, la seguridad se ha reducido notablemente con las medidas de excepción y el populismo punitivo aplicado por Nuevas Ideas. En El Salvador, a principios de marzo de 2023, cuatro de cada 10 salvadoreños (42.9 %) consideraron que la situación económica de su familia empeoró en los primeros meses del presente año. Al mismo tiempo, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el Gobierno de Bukele inicialmente negoció de forma secreta con los líderes de las pandillas, ofreciéndoles privilegios carcelarios y protección frente a extradición a EE UU, a cambio de una reducción de los índices de homicidios y apoyo para las elecciones.

Además, Estados Unidos ha confirmado el pacto del gobierno de Nayib Bukele con un líder de la pandilla MS13. El Departamento de Justicia detalló que el entorno del presidente salvadoreño facilitó la fuga de Crook, uno de los jefes de la Mara Salva trucha que fue arrestado en México y afrontará un juicio por terrorismo en Nueva York.

Y es como dijo Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de los EE.UU: “Si renuncias a tu libertad por seguridad, no mereces ni la una ni la otra… y acabarás perdiendo ambas”.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar