Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Pedro Sánchez visita México

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

Pool Moncloa

El presidente de México confronta al poder mediático y (por eso) le va muy bien

Resulta que el presidente de México da todas las mañanas, cada día (sí, cada día, de lunes a viernes desde las 7.00h), una larga conferencia de prensa conocida como La Mañanera en la que comenta en primera persona multitud de temas y responde a preguntas


El Gobierno de México y su presidente, Andrés Manuel López Obrador, es uno de los que mantiene unos niveles de apoyo más altos del mundo, en torno a un 70%. Esto puede tener muchas causas, empezando por su propia obra legislativa y política, pero esos niveles de apoyo social no se entenderían sin la comunicación presidencial y en particular sin una de las herramientas que utiliza López Obrador para competir con el monopolio de los poderes mediáticos concentrados, en este caso mexicanos, sobre todo aquello que se puede ver, escuchar y leer en México: las «Mañaneras».

Resulta que el presidente de México da todas las mañanas, cada día (sí, cada día, de lunes a viernes desde las 7.00h), una larga conferencia de prensa conocida como La Mañanera en la que comenta en primera persona multitud de temas y responde a preguntas. Algunas las responde hasta durante una hora, como le pasó recientemente a nuestro compañero Daniel Tognetti, que estuvo en México, le preguntó a AMLO sobre Milei, y obtuvo una respuesta de una hora. Las Mañaneras duran, atención, unas 3 horas. Tremendo el compañero presidente. Tiene hasta secciones. Una ha sido, por ejemplo, “quién es quién en los precios”, donde se habla, con nombres y apellidos, de grandes empresas que especulan con bienes básicos que necesitan consumir los mexicanos. “Está habiendo inflación en el mundo y en México y una manera de enfrentarla es que se eviten los abusos de los que distribuyen los bienes, y que el consumidor elija”, dijo el presidente.

¿Alguien escucha a AMLO, con su ritmo pausado, todos los días en transmisiones de hasta 3 horas? Un dato: las Mañaneras se cuentan entre los vídeos de youtube más vistos del mundo. De hecho, AMLO es el sexto youtuber de habla hispana más seguido del planeta, compitiendo con nuestro Ibai Llanos. Si la autodenominada “prensa libre” y las derechas de muchos países, incluida España, se pusieron como locos cuando a Hugo Chávez se le ocurrió hacer su “Aló Presidente” solamente un día por semana, los domingos, imaginen la cantidad de espuma que echan por la boca los jerarcas mediáticos y la derecha mexicana con las mañaneras de AMLO…

Para sorpresa de nadie, las grandes empresas de comunicación mexicanas y las derechas de ese país no soportan que López Obrador les dispute la agenda y que salga a primerísima hora cada mañana a dar la pelea por la definición de los temas de conversación y de los argumentos que después circulan en la calle. La oposición mexicana ha intentado insistentemente que Youtube elimine las transmisiones del presidente e incluso han intentado prohibir las Mañaneras, así, directamente. Y eso que ni siquiera salen por cadena nacional, simplemente en Youtube. Un ejemplo: titular en político.mx, mayo de 2023: “Marko Cortés exige prohibir mañaneras de AMLO”: “señaló que desde la mañanera, AMLO ataca a la oposición y que no basta con bajar la conferencia de redes pues ‘el daño ya está hecho’; ‘el INE (el Instituto Nacional Electoral) y el Tribunal Electoral deberían prohibirle que en tiempos electorales tenga mañaneras’”, dijo este dirigente del partido derechista PAN.

¿Por qué nos llama la atención que alguien como López Obrador, un presidente votado por el pueblo, hable cada día, y no nos llama en absoluto la atención que lo haga alguien como, no sé, Vicente Vallés? ¿Quién votó a Vicente Vallés? ¿Qué legitimidad tiene Vicente Vallés? ¿A quién representa Vicente Valles?

Hasta cierto punto, le hicieron caso: el INE mandó una notificación al presidente para que se abstuviera de hacer cualquier comentario sobre el proceso electoral en sus Mañaneras, en particular sobre la candidata opositora Xochitl Gálvez. AMLO dijo que cumpliría esta orden “bajo protesta”. Y añadió: “Es muy injusto el que el grupo de potentados que se sentían dueños de México, con todo su dinero, con sus medios de información, con sus intelectuales a sueldo, estén lanzados en contra de nosotros y que las autoridades nos limiten nuestra libertad de manifestación, de expresión, la libertad de réplica, el derecho a disentir. De todas maneras vamos a respetar, a acatar esas recomendaciones pero están muy mal acostumbrados nuestros adversarios, quisieran que estuviésemos atados y callados, nos quisieran silenciar”.

Pensemos algo. Porque seguro que a mucha gente le llama la atención, ¿no?, que el presidente salga todos los días a hablar a la gente. ¿Por qué nos llama la atención que alguien como López Obrador, un presidente votado por el pueblo, hable cada día, y no nos llama en absoluto la atención que lo haga alguien como, no sé, Vicente Vallés? ¿Quién votó a Vicente Vallés? ¿Qué legitimidad tiene Vicente Vallés? ¿A quién representa Vicente Valles? AMLO fue votado por más de 30 millones de mexicanos (el presidente con más votos de la historia de ese país). ¿Por qué se naturaliza que los empleados de grandes compañías puedan hablar por televisión 24/7, “informar”, criticar a todo el mundo, y sin embargo nos parece una locura que alguien que sí tiene una legitimidad democrática pueda hacer lo propio, incluso en Youtube? Ojo: quizá sería mejor que hubiera pluralidad mediática, entonces no haría falta que saliera el presidente cada día para ser él en persona el que eche el pulso con el monopolio mediático de la derecha. Pero, mientras esa pluralidad no exista, instruementos como las Mañaneras sirven para que la gente pueda escuchar más de una versión sobre la realidad. Y ahí están los datos sobre su éxito (el de las Mañaneras y el de la izquierda mexicana). La alternativa es que solo puedan hablar ellos.


Madrid –

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística