Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Los líderes de Venezuela y Guyana hablarán del Esequibo el 14 de diciembre en San Vicente y Granadinas

El propio Maduro ha publicado en X, antes Twitter, que ha activado «al máximo la Diplomacia Bolivariana de Paz» en defensa de los derechos históricos de Venezuela


Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Guyana, Irfaan Ali, han acordado reunirse el próximo jueves, 14 de diciembre en San Vicente y las Granadinas para abordar el contencioso territorial del Esequibo, territorio controlado por Guyana pero que Venezuela reivindica como propio.

El primer ministro de Guyana, Ralph Gonsalves, ha explicado en rueda de prensa que la cita se celebrará bajo los auspicios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y de la Comunidad del Caribe (CARICOM) «para tratar asuntos relevantes a la disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela», según recoge el Gobierno guyanés en un comunicado.

En la cita también está invitado el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien ha ejercido un papel clave como mediador para abrir esta vía de diálogo.

Gonsalves ha recordado además que la CELAC y la CARICOM defiende la «necesidad urgente de desescalar el conflicto y abrir un diálogo adecuado, cara a cara, entre los presidentes de Guyana y Venezuela».

«La experiencia enseña a la humanidad que lo maduro, sabio y preferible es que los líderes de las naciones que están en conflicto hablen entre sí con calma, respeto y paciencia para evitar una escalada hacia las amenazas del uso de la fuerza», ha añadido.

El primer ministro guyanés reconoce que «nunca es fácil» abordar estas «viejas disputas», «pero una vida extenuante en pro de la paz es preferible a un conflicto perpetuo o la violencia».

Gonsalves recuerda en la misiva, dirigida tanto a Maduro como a Ali, que Guyana ha solicitado una resolución a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y que «el Gobierno de Venezuela ha rechazado esta vía como forma de solución» y subraya además que el Parlamento guyanés ha pedido unánimemente al presidente «no tratar la disputa fronteriza con el Gobierno de Venezuela».

El texto recoge además el resultado del referéndum del 3 de diciembre en el que el pueblo venezolano apoyó «abrumadoramente» no aceptar la jurisdicción de la CIJ y considerar el Esequibo como territorio venezolano.

«Cada uno de ustedes debe recurrir a la sabiduría proverbial de Salomón, a la paciencia de Job y a la visión de todos los antiguos profetas para engendrar una buena vecindad en paz, justicia, seguridad y prosperidad para todos», ha remachado.

Previamente, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Yván Gil, había informado del acuerdo para celebrar la reunión para buscar una solución a el contencioso territorial del Esequibo «sin interferencia de actores externos».

«Venezuela expresa su satisfacción y asume dicha convocatoria con beneplácito y compromiso», señala el texto. Maduro ha explicitado en sus conversaciones con los mediadores la postura de Venezuela y ha ratificado «la posición histórica sobre los incuestionables derechos soberanos de Venezuela sobre la Guayana Esequiba».

El propio Maduro ha publicado en X, antes Twitter, que ha activado «al máximo la Diplomacia Bolivariana de Paz» en defensa de los derechos históricos de Venezuela. «Una vez más derrotaremos la mentira, las provocaciones y las amenazas contra nuestro pueblo», ha señalado.

El conflicto territorial se remonta al siglo XIX, cuando un fallo de 1899, defendido desde Georgetown, estipulaba que Venezuela renunciaba al Esequibo, aunque más tarde se retractó de ello. Por su parte, Caracas se apoya en el Acuerdo de Ginebra de 1966 firmado entre Reino Unido (antigua potencia colonial de Guyana) y Venezuela, en el que reconocían al Esequibo como un territorio en disputa.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo