Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Macartismo sionista en los medios argentinos

Porque hay un país en el que la propaganda sionista, la apología de la agresión militar israelí contra Gaza y la criminalización y el cerco mediático ante cualquier palabra a favor de Palestina está siendo total y absoluta: Argentina


Una parte fundamental, esencial, de la propaganda del Estado de Israel para justificar el genocidio en Gaza y en general la ocupación de territorios palestinos es la identificación del sionismo y del Estado de Israel con los judíos y, por consiguiente, la identificación del antisionismo con el antisemitismo. El relato proisraelí se esfuerza mucho por mantener esa identificación, incluso cuando resulta que los sectores políticos que hoy apoyan a Israel y ven en ese Estado la encarnación de su proyecto político son Abascal, Meloni, Le Pen y todos los fascistas y los antisemitas de toda la vida. Hemos visto mercenarios con símbolos neonazis que han ido a luchar en las filas sionistas. O a individuos que se enfrentan y provocan a manifestantes pro-palestinos haciendo el saludo nazi, como sucedió hace unos días en Alemania. Para reflexionar. Y al mismo tiempo, todos y todas hemos visto manifestaciones multitudinarias, en Nueva York por ejemplo, de judíos que salen a la calle a decir “no en mi nombre”.

Hechos como estos, junto a lo que representa en sí mismo lo que está haciendo el ejército de Israel en Gaza —que es muy dificil de ocultar en esta epoca en la que la información, las imágenes y los videos fluyen por las redes sociales—, provoca que esa propaganda que trata de identificar anti-sionismo con antisemitismo haga aguas y que mucha gente se empiece a plantear que no debe de ser lo mismo una cosa que la otra. De hecho, en los últimos días hay multitud de piezas en la prensa que tratan de explicar las diferencias entre los distintos términos y conceptos. Algunos titulares: National Geographic: “judío, hebreo, israelita, sionista… ¿qué quiere decir cada uno y cuál es la diferencia?”. CNN: “¿Qué es el sionismo? Diferencias y puntos de contacto con los judíos y los israelíes”. El Economista: “Qué es el sionismo: estas son las diferencias entre un judío y un sionista”. Muy Interesante: “¿Es lo mismo sionismo, semitismo y judaísmo? Guía para entender las diferencias entre estos términos”. Infolibre: “Semitismo y sionismo: sangrienta diferencia”. AS: “¿Israelí o israelita? ¿Sionista, hebreo, judío o semita? Una breve guía para entender en qué se diferencian”. BBC: “Qué es el antisemitismo y en qué se diferencia del anti-sionismo”. Etc, etc, etc.

Sería deseable que esa diferenciación que hacen todos estos titulares se notara también en la línea editorial más general de todos esos medios de comunicación respecto a lo que sucede en Palestina. Me temo, por el contrario, que esas piezas son la típica noticia secundaria que queda ahí muy bonita publicada, pero que después la posición editorial de la empresa va por otro lado. Pero al menos, es justo decirlo, alguien en esos medios ha entendido que estaba bien explicar a sus lectores la diferencia entre una cosa y otra. Y eso ya es mucho más que lo que vamos a ver ahora. Porque hay un país en el que la propaganda sionista, la apología de la agresión militar israelí contra Gaza y la criminalización y el cerco mediático ante cualquier palabra a favor de Palestina está siendo total y absoluta: Argentina.

Ya vimos hace unos días cómo en un programa en La Nación+ tres periodistas machacaban a una compañera, Melisa Trad, por pronunciarse en contra del genocidio en Gaza. Incluso uno de ellos abandonó la conexión negándose a hablar con esta mujer, a la que llamó “antisemita”. Así es como se contruye un clima mediático macartista y asfixiante contra cualquiera que ose expresarse en contra de la propaganda sionista oficial.

Propaganda israelí hasta en la sopa (hasta en el fútbol). Atención a la narración en el canal deportivo ESPN previa al partido de Boca contra Newell’s en La Bombonera este domingo.

Está bien que en ESPN se solidaricen con los civiles que fueron víctimas de Hamás y con los 239 que siguen siendo rehenes en Gaza (al menos, los que no hayan sido asesinados todavía por los bombardeos indiscriminados de Israel). Pero, como dice Palestina Hoy en su tuit, en ESPN no dicen nada de los más de 6.000 palestinos que son rehenes en cárceles israelíes, ni de los más de 4.600 niños palestinos asesinados por el ejército de Israel en 38 días. Y de mencionar el colonialismo, la ocupación de territorios o el apartheid ya ni hablemos, claro.

Y vamos de Boca a River. Porque en los últimos días está sucediendo otra cosa realmente alucinante. El músico Roger Waters, ex líder de Pink Floyd, tiene previsto actuar en Buenos Aires en unos días, el 21 y 22 de noviembre. De hecho, ya ha vendido entradas para llenar dos estadios completos de River Plate dos días seguidos. Bueno, pues resulta que al menos dos hoteles en Buenos Aires se niegan a alojar a Roger Waters por su posición de apoyo a la causa palestina.

Muchos medios argentinos se han hecho eco de esta noticia, lógicamente. Pero no se limitan simplemente a dar la noticia: argumentan a favor de esas decisiones, las aplauden y censuran a Waters. “Hay cosas que no se dicen”, afirma literalmente la conductora del canal A24. “Es de escozor lo que dice; los dichos son inaceptables”, dicen en La Nación+. Les da igual que Roger Waters diga que no apoya que Hamás asesine a civiles israelíes. Lo dice claramente. Pero aún así se le tiran al cuello, lo tratan poco menos que de terrorista y expresan su simpatía con la cancelación de los hoteles.

Por supuesto, propagando todos los bulos y los elementos clave de la propaganda del genocidio: “lucha contra el terrorismo, bebés decapitados, bases de Hamás en los hospitales, palestinos usados como escudos humanos”… Eso es importante, porque Roger Waters deja claro que no justifica los ataques contra civiles. La Nación+ sí lo hace, porque difunde todos los “argumentos” que sirven para justificar el genocidio contra el pueblo palestino: la lucha contra el terrorismo, las bases en hospitales, etcétera. Eso sí es justificar el asesinato masivo de civiles.

Más ejemplos de la propaganda sionista y en defensa de la masacre en Gaza en La Nación+. Sucedió tras el debate de candidatos para la primera vuelta de las elecciones en Argentina: “¿Qué estaba haciendo la izquierda? ¡Sacándose una fotito con la bandera de Palestina; su portavoz entró con una remera con la bandera de Palestina!”, decía muy indignado un presentador de La Nación+ acompañado por una bandera del Estado de Israel encima de la mesa del plató. Un intento evidente de trasladar a su audiencia que la bandera palestina es un símbolo prohibido y, por lo tanto, un intento evidente de criminalizar toda muestra de solidaridad con el pueblo palestino y de presentar a todo aquel que use su bandera como alguien que hace apología del terrorismo.

En La Nación+ se referían a su vez a lo que pasó cuando su presentador Eduardo Feinmann entrevistaba a Vanina Biasi, del Frente de Izquierda. Feinmann machacó a su entrevistada preguntándole 50 veces si condenaba a Hamás mientras ella intentaba sin éxito poder decir algo. Después Feinmann acabó mostrando a cámara un cartelito que decía: “todos somos Israel”. Hablamos de alguien que se ha puesto en la solapa la estrella de David con la que los nazis marcaban a los judíos en Alemania y ha colocado sobre su mesa en su programa una bandera de Argentina junto a una de Israel. Algo que a su vez ha sido alabado por otros medios. Por ejemplo, Clarín: “El impactante gesto de Eduardo Feinmann en solidaridad con Israel en su lucha contra el terrorismo. En la tarde de hoy, martes, Eduardo Feinmann conmovió con un gesto en apoyo a Israel”.

Otro medio, Dnews, entrevistó a Feinmann a raíz de ese momento con Vanina Biasi. “La candidata de izquierda buscó provocar al llevar una bandera palestina”, decía el rótulo que aparecía en pantalla durante la entrevista. Llevar una bandera palestina es “provocar”. Feinmann dijo que Biasi le dio “asco”, que la izquierda apoya a los “terroristas” y habló de Irán. Solo le faltó decir que al Frente de Izquierda lo financia Jamenei, como a Podemos.

Feinmann añadió que lo más triste es “ver cómo aflora el antisemitismo”. Él, que se pone la estrella de David en el pecho para defender una masacre en Gaza, está muy preocupado por el antisemitismo. Lo que va a provocar antisemitismo es instrumentalizar los símbolos judíos y arrogarse la representación de los judíos para cometer un genocidio sin precedentes en Palestina, como hace el Estado de Israel y quienes apoyan su política colonial. Porque se puede explicar una y mil veces que ser judío no tiene nada que ver con ser sionista y que hay millones de judíos antisionistas en todo el mundo. O que todos los fascistas de Occidente hoy apoyan a Israel, como estamos viendo cada día. Pero si después hay un Estado que usa los símbolos históricos de los judíos para asesinar a miles de niños, que dice que habla en nombre de todos los judíos y que acusa de antijudío a cualquiera que lo critique, pues es normal que la gente acabe identificando equivocadamente a los judíos con esa política criminal.

Estaría bien que Feinmann escuchara lo que opinan muchos judíos argentinos que no compran su propaganda cómplice y que están dispuesto a alzar la voz pese al indecente macartismo sionista que figuras como él practican desde las tribunas del poder mediático argentino.


Este texto es una adaptación del análisis de Manu Levin en La Base, puedes ver el episodio completo aquí:

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Sánchez, Ferreras y ‘la máquina del fango’

    La entrevista de ayer con Ferreras es el cierre del asunto. Es el apretón de manos con el jefe de los mafiosos que garantiza su impunidad. Una terrible noticia no solamente para la salud del debilitado sistema democrático español sino también para el conjunto de la profesión periodística