Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Milei en su discurso de investidura — Javier Gonzalez / Xinhua News / ContactoPhoto

Milei lleva los precios de los productos básicos por las nubes y criminaliza la protesta en su quinto día como presidente

La primera consecuencia fue que el miércoles los precios de la carne y de los billetes se dispararon, y este jueves los precios de los combustibles aumentaron un 40%. Hay productos en los supermercados que se van por las nubes, con incrementos del 130%


Mientras las grandes economías del mundo invierten miles de millones de euros y dólares, cuando no billones, para superar los efectos de la pandemia, Argentina vive en una alocada carrera por hacer ajustes para devolver al FMI el préstamo de 45.500 millones contraído durante la etapa de Mauricio Macri en 2018. La victoria de Milei en la segunda vuelta con el 55,6% de los votos supondrá, un mes después, el ajuste definitivo: o sale triunfal o habrá un desastre social similar a 2001. Cinco días después de asumir la banda presidencial, los efectos de sus medidas se notan. Mucho. 

El martes 12 de diciembre, el anarcocapitalista presentó su primer plan de choque con 10 medidas que necesitan aún mucho desarrollo pero que se traducen en menos sector público, hundimiento de la inversión, tremenda devaluación del peso, retirada indiscriminada de subsidios y mantenimiento de impuestos, justo lo contrario de lo anunciado: un plan digno de Mariano Rajoy al acceder a la Moncloa en diciembre de 2011, quien había aireado meses antes la bajada del IVA y la supresión del Impuesto de Patrimonio y al llegar realizó lo opuesto. 

La primera consecuencia fue que el miércoles los precios de la carne y de los billetes se dispararon, y este jueves los precios de los combustibles aumentaron un 40%. Hay productos en los supermercados que se van por las nubes, con incrementos del 130%. “Che, no sé cuánto cobrar, ponéle que 900 pesos”, decía un kioskero el miércoles sobre el valor de una Coca-Cola estos días, en los que el ajuste coincide con una alerta por las altas temperaturas y la humedad. 

El mensaje del titular de Economía, Luis Caputo, es siempre el mismo: el país no puede gastar más de lo que tiene, con el peronismo íbamos camino de la hiperinflación -los precios escalaron hasta casi el 13% en noviembre y, es cierto, la inflación es el único dato que Alberto Fernández ha empeorado respecto a Macri, que hundió el PIB, el empleo y las reservas del país–.

“Todas las medidas son antipopulares, no tienen un mínimo de consideración a la ciudadanía, aumentaron el precio de medicamentos, combustibles, fármacos, alimentos, tarifas eléctricas y del gas,… la carga la van a pagar las clases bajas y medias. Es una vergüenza que pase esto en el siglo XXI cuando los mismos que rigen las riendas de la economía son los que metieron al país en un pozo hace cuatro años con Macri”, resume para DIARIO RED el economista y consultor Pablo Tigani. Tigani se refiere a Caputo o a Federico Sturzenegger, ambos ex presidentes del Banco Central entre 2015 y 2018 y, por tanto, con responsabilidades en la crisis cambiaria de 2018 en la que continúa Argentina.

Vendrán más tensiones en los precios porque una de las 10 medidas apunta a una modificación del esquema de subsidios a la energía y se producirá una quita de la subvención al transporte. En otras palabras, pagar más por el colectivo -autobús- para castigar a la población flotante que acude a diario desde el conurbano bonaerense hasta la capital. Y pagar más por las facturas de luz, gas y electricidad. 

Pero los anuncios de Caputo aparecen a cuentagotas, quizá porque el alcance de gran parte de ellos se decide sobre la marcha, quizá porque los ajustes no han funcionado últimamente ni en Europa ni en ninguna parte. “Esto va a recibir una protesta social de gran magnitud”, anticipa Tigani. 

Por eso, ante el temor al conflicto, a los precios de los productos básicos desbocados les acompaña la segunda pata: un plan para reprimir protestas en un estado en el que la clase trabajadora se erige en columna vertebral desde los años cuarenta del siglo XX. 

El antiperonismo, como el peronismo, es historia de Argentina y ha marcado los cuatro golpes de estado que se dieron entre 1955 y 1976. Así, la medida para el “mantenimiento del orden público ante el corte de vías de circulación» expresado por la flamante nueva ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, candidata y rival de Milei en las elecciones, se inscribe en esa tradición, la de criminalizar la ideología laborista.

Bullrich multará la presencia de “niños” en los piquetes, que según ella hacen de “escudos” en otro giro de guión de difícil cabida con los conceptos de libertad que propugna el nuevo Gobierno. “Si se corta la vía principal, se libera la vía principal. Si hay una vía alternativa, no se permite que esa vía principal siga cortada”, dijo Bullrich, augurando lo que ocurrirá: palos y palos. Entretanto, las cadenas de supermercados ya han estimado que los precios de todo subirán de media un 40% hasta este fin de semana.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo