Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
Manifestaciones en Perú tras el primer año de mandato de Dina Boluarte

Marchas de protestas contra el gobierno de Boluarte — Carlos Garcia Granthon / Zuma Press / ContactoPhoto

Perú: La obscenidad del poder

En un evento de lucha contra la pobreza Dina Boluarte lucía un reloj Rolex valorado en 16 mil dólares que no estaba detallado en su declaración de bienes


Los últimos días el Perú se ha visto remecido por una serie de escándalos relacionados con la ostentación de riqueza y poder que las más altas autoridades despliegan sin empacho. Primero fueron los audios entre Otarola y una joven de 25 años a quien le ofrecía empleo a cambio de favores sexuales. Ahora son los costosos relojes Rolex de Dina Boluarte los que han destapado un desbalance patrimonial y bienes no declarados que ya suscitaron un pedido de vacancia en el Congreso.

Los principales voceros de un gobierno con apenas 6% de aprobación ciudadana, surgido de la traición y la brutal represión, han salido al frente de las acusaciones atribuyéndolos a cuestiones personales. Los ministros minimizan el tema, descalificando las investigaciones tal como hicieron con las masacres y otras graves violaciones a los derechos humanos. Pero cada vez es más difícil defender al régimen; Boluarte ya cumplió las principales exigencias del fujimorismo y la ultraderecha incluyendo el indulto a Alberto Fujimori. La mandataria designada ya no es tan útil a los fines de quienes la pusieron en Palacio y su impopularidad es una mochila pesada de cargar. A Otárola los audios hot le costaron el puesto de primer ministro, a Boluarte podría pasarle lo mismo con los Rolex y la presidencia.

En medio de la profunda crisis que atraviesa la democracia peruana, la forma obscena y torpe en que Dina Boluarte y la clase política exhiben el poder conquistado a fuerza de balas y sumisión a las mafias, demuestra su desprecio por el pueblo. Una forma perversa de asumir la política como imposición donde hago lo que quiero porque puedo y una embriaguez tal que podría marcar el fin de su trasnochado despotismo

Favores, Rolex y un nuevo pedido de vacancia

El régimen actual tuvo una pieza angular en Alberto Otorala, abogado personal de Dina Boluarte que la defendió de la acusación constitucional en su contra cuando era vicepresidenta de Pedro Castillo. Apenas juramentada, Dina Boluarte lo nombró su ministro de defensa y como tal, tuvo responsabilidad directa en la masacre de Ayacucho donde diez civiles fueron asesinados por balas militares. Lejos de sancionarlo, Boluarte lo premió nombrándolo su primer ministro. Otarola era el operador que Dina necesitaba, el fiel escudero y el cómplice que le sabia muchas cosas del antes y después de llegar a Palacio. Confiado en su poder, Otarola ofrecía trabajo a jóvenes a cambio de favores sexuales hasta que la prensa filtró los audios de conversaciones intimas más que comprometedores. Las bancadas pidieron su cabeza y esta vez la mandataria designada no lo defendió. Las masacres de cholos e indígenas no le costaron el puesto al premier, el escándalo sexual sí, muy propio de una clase política anclada en la herencia colonial.

Apenas el gobierno se recuperaba de la salida de Otarola cuando el portal La encerrona hizo una grave denuncia. En un evento de lucha contra la pobreza Dina Boluarte lucía un reloj Rolex valorado en 16 mil dólares que no estaba detallado en su declaración de bienes. Preguntada al respecto la mandataria aseguro que era un “relojes de antaño” obtenidos con su trabajo. Posteriores investigaciones revelaron que eran 15 relojes de alta gama los que habría adquirido todos de reciente fabricación y ninguno debidamente declarado. Peor aún se reveló el descarado incremento de ingresos de Boluarte pues desde que ingresó al ejecutivo el 2021 ha presentado un incremento de S/432.932,25 (aproximadamente 100 mil euros) más del triple del monto inicial que no se condice con sus ingresos formales configurando un claro desbalance patrimonial. Algo muy distinto de Pedro Castillo a quien los medios, el Congreso y la ex fiscal Patricia Benavides acusaron de corrupción y a más de dos años de investigaciones no han podido encontrar ni una cuenta escondida, ni joyas u otros signos de riqueza.

A la fecha, la Fiscalía ha iniciado investigación contra Dina Boluarte por presunto enriquecimiento ilícito. Se especula que algunos de los relojes pueden ser regalos del gobernador regional de Ayacucho, Wilfredo Oscorima uno de los pocos aliados provincianos de Boluarte. Políticamente, las bancadas del Congreso incluyendo el Fujimorismo se han apurado a exigir explicaciones deslizando con mayor explicites que pueden retirarle el apoyo. Al parecer todavía la necesitan, pero ya no la quieren, la soportan, pero no la defienden. El fujimorismo y la ultraderecha controlan el gabinete y han logrado su principal objetivo, han relanzado el modelo neoliberal con nuevas exoneraciones tributarias para mineras y agroexportadoras, avanzan en privatizar las fuentes de agua y la nueva ley forestal abre las puertas al saqueo maderero en la Amazonia. Han conseguido también aprobar la reelección indefinida de congresistas, la bicameralidad y por supuesto lograron el indulto al patriarca Fujimori. La empleada Dina ya les hizo buena parte el trabajo, pueden dejarla caer… salvo que su caída implicaría también la salida del Congreso y eso los frena por ahora.

En un país donde todos los indicadores económicos han empeorado, la pobreza se ha incrementado a un 33% y la anemia alcanza al 44.1% de los niños con cifras que bordean el 60% en los Andes, el exhibicionismo de Boluarte refleja muy bien la borrachera de poder que todavía vive la señora. Por ahora la bancada de Perú Libre ha presentado una moción de vacancia por incapacidad moral, aunque todavía no tiene las firmas requeridas para ser discutida en el pleno. Puede que el sentido de sobrevivencia de los congresistas reacios a perder su sueldo se imponga otra vez y no prospere la vacancia. Pero si algo es claro es que la decadencia moral de la clase política gobernante se muestra en toda su obscenidad, en su desprecio por el voto popular, por la democracia y por las condiciones de vida de las mayorías excluidas.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo