Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Sebastian Barros / Zuma Press / ContactoPhoto

Petro podría ser víctima de criminales de extrema derecha que incendiaron Colombia para generar caos

En Santander se incendió el páramo de Santurbán, el mismo que la extrema derecha que hoy gobierna al departamento ha querido destruir para hacer minería. Ahora probablemente les quedó el camino libre


Lastimosamente Colombia está pasando por una difícil situación debido al verano y el fenómeno del Niño que incrementó abismalmente la problemática del cambio climático, ocasionando decenas de incendios forestales en todo el país -—hasta  hoy han sido apagados 443—, problemas de salud y estrés hídrico en 117 municipios que hoy luchan por acceder al agua potable. Esto es algo que el presidente Gustavo Petro advirtió desde mediados del año pasado cuando el Gobierno Nacional empezó a lanzar alertas a los mandatarios locales para que se prepararan y a la misma ciudadanía.

Tristemente lo único que recibió de los medios de comunicación y opositores fueron burlas. Las más famosas son las de los periodistas de la FM Darcy Quinn y Luis Carlos Vélez que decían en diciembre del 2023 que dicho fenómeno era un “cuentico” y nos lo “clavaron”.

Pues bien, Petro tenía razón y en casi todo el territorio nacional tenemos puntos de calor y en Boyacá, Cundinamarca, Santander, Valle del Cauca, Antioquia, Cauca, entre otros, se presentaron voraces incendios que no fueron atendidos de manera inicial por los alcaldes y gobernadores como debía ser ya que, por odio político y probablemente por estrategia electoral contra el jefe de Estado, los mandatarios salientes no tomaron ninguna medida; es más, se dedicaron su último año de gobierno a desprestigiar al Presidente y no ejecutaron mucho de su presupuesto ni siquiera en seguridad. Todo esto generó descontento contra Petro usando los medios de comunicación tradicionales. Hoy vemos las consecuencias. Aún así, los Bomberos, Defensa Civil, militares, policías, Cruz Roja y otras entidades se movilizaron ampliamente por Colombia para detener el fuego con más de 3.800 personas —aunque tenemos capacidad de más de 20.000 por si se requiere—. El Gobierno Nacional desplegó un operativo nunca antes visto con casi 30 helicópteros, tanquetas del Esmad, aviones que antes fumigaban cultivos ilícitos, ayuda internacional y recursos propios tras la declaratoria de emergencia para impulsar dicho esfuerzo. Todo sirvió y se apagaron la mayoría de incendios. Un trabajo de todos. Sin embargo, la oposición emprendió ahora una nueva estrategia para atacar políticamente: dicen que el Presidente no hizo algo para detener la catástrofe ambiental, que desfinanció los Bomberos, que no se puso botas y casco para ir él mismo a apagar la candela —algo no recomendado por los expertos porque se puede generar otro problema si le pasa algo a un civil—. Mejor dicho, llegaron a decir que el primer mandatario se encontraba en el exterior cuando realmente llevaba varios días gobernando desde el históricamente olvidado pacífico colombiano. Esto es lo que empezamos a ver mayoritariamente este domingo 28 de enero y ahora el aplaudido es el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, quien cuenta con el apoyo mediático de la extrema derecha.

Pero todo lo anterior hay muchas dudas sobre la posibilidad de que manos criminales relacionadas con esa oposición que hoy acribilla a Petro estén detrás de los incendios. Y esto pareciera una teoría de conspiración y debo admitir que hace ocho días así era, pero hoy la situación es diferente. Han capturado a por lo menos 26 personas por intentar prender fuego a montañas en diferentes partes del país. Varios de ellos de hecho lograron iniciar un incendio forestal y quedaron el videos totalmente identificados. Llama la atención que cuando inició el primer caso de este tipo en Bogotá, casi que de inmediato se prendieron otras partes del país, generando una problemática grande desde el punto de vista operativo porque no estábamos preparados para tanto. En el acto la extrema derecha arrancó a acusar al Presidente de cuanto se puedan imaginar y tenían listos unos datos con lo que podían aumentar el caos y el miedo de la gente. Sumado a todo esto el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, se fue de viaje a Estados Unidos buscando apoyos “fantasma” para que su mano derecha, la vicefiscal Martha Mancera, pueda quedar como fiscal general encargada. Sin embargo, frente a la grave situación de Colombia no ha tenido un espacio para informarnos cómo están investigando, persiguiendo y judicializando a los pirómanos. Nada, ni un pronunciamiento. Pero la cosa se pone más grave cuando la Policía captura a estos criminales y los respectivos encargados de la Fiscalía no solicitan medida de aseguramiento ni les interesa avanzar con el caso como si la orden fuese dejarlos libres para que sigan prendiendo los cerros. En Santander se incendió el páramo de Santurbán, el mismo que la extrema derecha que hoy gobierna al departamento ha querido destruir para hacer minería. Ahora probablemente les quedó el camino libre.

La oposición está en un amplio desespero por destruir al Gobierno Nacional que sinceramente hizo todo su esfuerzo para atender la emergencia y dejarnos preparados para lo que se viene en febrero y parte de marzo, además de cuidar el Amazonas porque también se encuentra prendido en algunos sectores y se puede volver peor. Esto es totalmente invisibilizado por RCN, Caracol, Semana, Blu Radio, que ahora aplauden a mandatarios locales que realmente no hicieron nada y se burlaron de Petro al principio; asimismo, sus antecesores se robaron todos los recursos que tenían que ser invertidos en los Bomberos y Defensa Civil a quienes tienen en su mayoría de voluntarios y en precarias condiciones desde que se implementaron. Al uribismo nunca le interesó fortalecerlos.

El siguiente movimiento de estos sectores es aplaudir a sus amigos y visualizarlo por todos sus medios, y condenar a Petro aunque hay responsabilidades muy claras: alcaldes y gobernadores son la primera línea de atención de desastres y finalmente el Gobierno que lo que puede hacer es entrar a apoyar con la Fuerza Pública, recursos tras el decreto de emergencia y demás. Así se hizo, lograron sacar helicópteros de las operaciones militares para adecuarlos y que apaguen incendios. Ya tienen listo el avión Hércules que el expresidente Iván Duque dejó abandonado y sin mantenimiento desde el 2019.

Adenda: de acuerdo a la oposición, todo es culpa del Presidente y si se suelta un tornillo en sus municipios él debe ir a cambiarlo, no el respectivo alcalde. Parece que se les olvidó cómo está constituido el Estado y cada una de las labores de los electos popularmente.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo