Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Gustavo Petro en su discurso a la nación de fin de año — Twitter (X)

Petro salvó a los multimillonarios pero los comprometió con los pobres

Petro aprovechó para sentar a estos multimillonarios y decirles: les arreglamos el problema, pero ustedes se comprometen a un Acuerdo Nacional para llevar inversiones a las regiones olvidadas


Colombia lamentablemente ha tenido en las últimas décadas gobiernos de derecha que “trabajaron” solo por llenar sus bolsillos y favorecer a los dueños del capital. Es más, medían parte del “crecimiento económico” en cómo se movía el sector financiero y no en cómo se estaba impulsando industrias que diversifican la economía aumentando la clase media y los “nuevos ricos” por medio del trabajo e impulso a las micro y medianas empresas; destruyeron todo y avanzaron letalmente en la unificación de los ingresos del país en el sector extractivista, algo que un país sensato jamás haría porque es un suicidio. Un caso ejemplo es lo sucedido con Monómeros, vendida por Álvaro Uribe Vélez a Hugo Chávez y destruida en parte por Juan Guaidó. Dicha empresa era importante para el país porque produce agro insumos necesarios para nuestro territorio agrícola. Hoy en día el presidente Gustavo Petro junto a Nicolás Maduro avanzaron en el trabajo con la empresa y ahora podemos conseguir fertilizantes a mitad de precio beneficiando a los campesinos. Ya los resultados se ven en los mercados con la canasta básica familiar.

Explico todo esto porque hace unos días se presentó un hecho inédito que dejó una gran lección para periodistas como Vicky Dávila, expresidentes opositores como Iván Duque y militantes de la extrema derecha colombiana que basan su campaña contra Petro en el miedo, indicando que los empresarios se llevarán a otros países sus negocios y la inversión extranjera no la volveremos a ver. Resulta que el jefe de Estado aprovechó un “pleito” que tenían dos de los grupos empresariales más grandes del país con la participación en el Grupo Nutresa, Sura y Argos. Se trata de los Gilinski y el Grupo Empresarial Antioqueño, ellos venían discutiendo sobre cómo debían repartirse las compañías debido a que los Gilinski lograron avanzar en la adquisición accionaria en los últimos años y generaron conflicto. El Gobierno al parecer intercedió para que llegaran a un acuerdo —que representa miles y miles de millones de pesos y cientos de miles de empleos—. El acuerdo se logró, pero para concretarlo necesitaban un decreto del Ministerio de Hacienda y ahí Petro aprovechó para sentar a estos multimillonarios y decirles: les arreglamos el problema, pero ustedes se comprometen a un Acuerdo Nacional para llevar inversiones a las regiones olvidadas en conjunto con las políticas del Gobierno en materia de sustitución de cultivos ilícitos y ayuda a los jóvenes, campesinos, indígenas, entre otros. El presidente “mató dos pájaros de un solo tiro”.

Esto poco o nada se había visto en la historia reciente de las presidencias colombianas: hablar con los empresarios, ayudarlos, pero aprovecharlos para trabajar mancomunadamente por los colombianos empobrecidos. Todos salen ganando y se logra concretar el artículo de la Constitución que establece que el Presidente representa la unidad nacional, nunca antes mejor dicho. Adicionalmente Petro les pidió que trajeran inversión extranjera, por ejemplo, a través de sus socios árabes.

Curiosamente los Gilinski son dueños de la revista Semana, uno de los medios que hace oposición recalcitrante a Gustavo basada en noticias falsas constantes. Además, estos banqueros usan el portal para presionar sus movimientos empresariales. Vicky, directora del portal, también manifiesta su extremismo y odio al Presidente ahí y redes sociales, por eso fue tendencia apenas terminó la reunión histórica.

Sin agregar una descripción o por lo menos un emoji, el jefe de Estado publicó la portada de otro de los medios de los Gilinski, “El País”. Un mensaje claro al país y esos medios que se dedican a generar pánico económico  —todavía estoy esperando que nos “convirtamos en Venezuela”—.

El cierre de bocas fue de tal nivel que la excandidata presidencial y ahora “hater” de tiempo completo de Petro, Ingrid Betancourt, lo único que le quedó para comentar fue lo siguiente: “a la salida de la reunión con Petro… las caras de los empresarios dicen más que los discursos . Petro ni fue componedor, ni fue líder”. Cabe recordar que Iván Duque durante la pandemia se dedicó a salvar banqueros y dejó quebrar a por lo menos 400 mil pequeñas empresas.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • «Estamos en unos costes de defensa que son bajos»

    Es mentira que España presente un gasto militar bajo con respecto a otros países. Es una afirmación falaz basada en que la mayor parte del gasto militar en España es opaco. Pero este no es el único problema que tienen las palabras de Mónica García