Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Amira Cheik: «Este 8M saldremos a las calles contra la represión de una ocupación militar feroz que quiere destruirnos como pueblo»

La activista y abogada hispano palestina ha analizado en La Base los desafíos del feminismo internacionalista ante el genocidio israelí


El miércoles estuvo en el programa de La Base la abogada y activista hispano palestina Amira Cheik Ali, que, en vísperas del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, reflexionó sobre la situación de la mujer palestina ante el genocidio israelí y, a raíz de ello, sobre los desafíos del feminismo en esa misma clave.

Amira empezó afirmando que se trata de un 8M con una «significación especial» y que debe ser aprovechado para «repudiar a este régimen genocida israelí y denunciar a todos los gobiernos cómplices, tanto de la UE, como de EEUU y todos los países que se benefician hoy del genocidio de nuestro pueblo». Además, la activista recalcó que es buen momento para «salir a las calles» y «reivindicar que estamos aquí, que seguimos existiendo, que seguimos luchando, que apoyamos a nuestra querida resistencia en todos los lugares en los que esté combatiendo, desde la franja de gaza hasta Cisjordania y toda la diáspora palestina». «Este 8M –insiste– saldremos a las calles contra la represión de una ocupación militar feroz que quiere arrasar la franja de gaza y destruirnos como pueblo».

Hubo tiempo también para criticar las estrategias de purplewashing de Israel, esto es, la instrumentalización del movimiento feminista con el objetivo de generar rechazo a la causa palestina: «toda la política de Israel consiste en tratar de maquillar a este régimen para que tenga una apariencia democrática y que, de esta forma, occidente se sienta identificado con ellos. Sin embargo, y dado que el feminismo es internacionalista, estoy convencida de que una mujer feminista de cualquier parte del mundo se va a sentir más identificada con la lucha de las mujeres palestinas contra la colonización, el apartheid y la limpieza étnica que con un gobierno opresor que realiza este tipo de prácticas contra toda la sociedad palestina».

En esta misma línea, Amira criticó el papel de los medios de comunicación y, en concreto, a aquellos discursos que utilizan el feminismo para atacar a la comunidad árabe: «creo que es una manipulación más en la cual de lo que se trata es de intentar generar odio hacia otro tipo de población que viene de otros lugares, con otras costumbres y con otra cultura. Les diría que no se apropien a través del racismo de la lucha de las mujeres y que el feminismo trata también de lucha de clases».

Por último, la activista y abogada hispano palestina analizó en clave internacionalista los desafíos actuales del feminismo ante la ocupación israelí: «se trata de empatía, reconocerse en las mujeres palestinas e identificar la lucha que estamos llevando como propia. Todavía queda mucho camino por andar, puesto que ya han pasado 4 meses y medio —desde la agudización de la ocupación— y no hemos conseguido ninguna medida efectiva que frene este genocidio. El desafío está en los centros de trabajo, en las asambleas de barrio y en todos los espacios de movilización para empatizar hasta el punto de considerar que lo que está ocurriendo en palestina no es una cuestión local, que se trata de un proyecto colonial, expansionista e imperialista que afecta a nivel mundial a toda la población. El feminismo debe reconocer como propia esa lucha, porque hoy está ocurriendo en palestina pero seguramente se expanda a lo largo y ancho de todo el mundo». 


Puedes ver el episodio completo de La Base por canal Red aquí:

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)