Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

“Desbarataron todo por odio a Correa”

Rafael Correa, expresidente de Ecuador, aborda en La Base por qué su país ha pasado, en poco más de un lustro, de ser uno de los más seguros a ser uno de los más inseguros de Latinoamérica


¿Qué ha pasado en Ecuador para que el país haya pasado, en poco más de un lustro, de ser uno de los más seguros a ser uno de los más inseguros de Latinoamérica? Rafael Correa, presidente de Ecuador entre 2007 y 2017, lo ha explicado en el programa de Canal Red La Base este miércoles, al día siguiente de que bandas armadas vinculadas al crimen organizado y el narcotráfico hayan sembrado el terror y el caos en varios puntos del país, protagonizando imágenes que han estremecido al mundo.

“Yo dejé el país como el segundo más seguro de América Latina”, pero ahora “están cosechando lo que sembraron” en los últimos siete años —los de los gobiernos neoliberales de Lenín Moreno, Guillermo Lasso y Daniel Noboa, el actual presidente de Ecuador— “de persecución, de odio político, de no creer en el Estado, de fundamentalismos ideológicos, de ineptitud extrema…”, desarrollados además “en época de paz”, es decir sin “sanciones” ni “bloqueos”.

“Desbarataron todo por odio a Correa, para hacernos quedar mal”, ha destacado el propio Correa, que ha recordado que lo que los neoliberales llamaban “el Estado obeso” —con el Ministerio Coordinador de Seguridad o un Ministerio de Justicia encargado de las cárceles— obedecía “a una visión de país, a una visión de Estado” y, en el caso concreto de la seguridad, obedecía “a una visión de la seguridad fundamentada en el desarrollo humano en coordinación de todos los recursos del Estado”.

Correa ha explicado que el Ministerio Coordinador de Seguridad “coordinaba con Colombia, que es de donde viene la droga” o que el Ministerio de Justicia era el “encargado de las cárceles”, que actualmente están “controladas por las mafias”, que desde ellas “dirigen el crimen organizado”. “Ahora sabemos también que, en 2017, Moreno, en uno de sus tantos repartos, por exigencia de las mafias le dio un pabellón a cada mafia; Los Lobos o Los Choneros ahí se empoderaron para controlar su pabellón y controlar el crimen fuera de la cárcel”, ha añadido.

“Todo lo desbarataron”, se ha quejado Correa, que ha citado también la Escuela de Guías “que había en las cárceles” o el Ministerio del Interior, “que se encargaba exclusivamente de la seguridad ciudadana”. Y “destrozaron el ECU 911, volvieron de nuevo a la ‘Policía mendiga’”, ha recordado.

Correa también ha destacado que, en estos siete años, el crimen organizado no sólo “creció” sino que también “se fortaleció”, pues ahora dispone de “armamento pesado”. “¿Cómo pueden permitir que eso entre al país? No es tan difícil detectar esas cosas”, ha dicho antes de destacar también un “cambio cualitativo”: “Permitieron que el crimen organizado infiltre el Estado”, es decir que, actualmente, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el sistema de Justicia o el sistema de Rehabilitación Social están “infiltrados por el crimen organizado”, lo cual “hace mucho más difícil combatirlo”, por la “información privilegiada” de la que dispone y por su capacidad de organizar operaciones “con miembros corruptos de la Policía”.

Pese a la responsabilidad de los gobiernos neoliberales en la actual situación, Correa considera que  este es el momento de la unidad nacional, pues “el crimen organizado le ha declarado la guerra al Estado”. Eso sí: esos gobiernos neoliberales han hecho que combatir el crimen organizado sea mucho “más difícil” que antes. “Pero hay que hacerlo”, y eso significa no sólo “saber y querer”, sino también “estar dispuesto a jugarse la vida, porque esa es la situación actual del país”, ha concluido el expresidente de Ecuador.


Puedes ver la entrevista completa en La Base por Canal Red aquí:

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar