Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Marcha en apoyo a Julian Assange — Vuk Valcic / Zuma Press / ContactoPhoto

“Si Assange fuera extraditado y condenado, el periodismo como se conoce a día de hoy habría muerto”

Aitor Martínez, abogado del fundador de WikiLeaks, recuerda que la situación impactaría no sólo en el “derecho a la libertad de prensa”, sino también en el “derecho de acceso a la información”


Si el periodista australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks, finalmente fuera extraditado a EEUU y condenado por los cargos de los que se le acusa, “el periodismo como se conoce a día de hoy habría muerto”. Así se ha expresado, este jueves en La Base, Aitor Martínez, abogado de Assange.

Martínez ha recordado que 17 de los 18 cargos que pesan contra Assange “se encuadran bajo la Ley de Espionaje”, ley penal estadounidense aprobada en 1917 con la finalidad de “combatir a los espías en territorio norteamericano en la Primera Guerra Mundial” y que nunca ha sido aplicada contra un periodista “cuyo único delito habría sido publicar información” que es “veraz”, que procede de “fuentes anónimas”, que tiene “interés público” y que “registraba la comisión de graves crímenes internacionales sobre los que pesa una obligación internacional de persecución”, como lo son los “crímenes de guerra”, según la Convención de Ginebra.

El abogado de Assange ha destacado que quienes cometieron esos crímenes no han sido “investigados penalmente” ni siquiera “sancionados” en EEUU, mientras que el periodista que, “en su obligación como periodista”, publicó esa información “enfrenta 175 años de prisión o, eventualmente —como sabemos ahora también—, una posible pena de muerte”.

En este sentido, Martínez ha insistido en que, “en términos de periodismo”, la aplicación a Assange de cargos relacionados con la Ley de Espionaje “sentaría un precedente en el cual el periodismo como se conoce a día de hoy habría muerto, en el sentido de que EEUU podría erigir el velo de la seguridad nacional para perseguir a cualquier periodista del mundo cuando publique información que ellos consideren que ha afectado a la seguridad nacional, entendiendo por seguridad nacional nada más y nada menos que la comisión de torturas sistemáticas en Guantánamo y en Abu Ghraib, ejecuciones extrajudiciales y otros crímenes internacionales”.

El abogado de Assange ha recordado asimismo que esa situación impactaría no sólo en el “derecho a la libertad de prensa” —que tienen los periodistas en el ejercicio de su oficio—, sino también en otro derecho con el que está “íntimamente relacionado”, como lo es el “derecho de acceso a la información” —que tiene toda la ciudadanía en su conjunto—, relacionado con que “al final, el poder está fiscalizado y controlado por los ciudadanos, por los soberanos, y tiene que rendir cuentas ante nosotros”.

“Si los medios de comunicación, que son la correa de transmisión para fiscalizar la conducta del poder, quedaran amordazados, los ciudadanos careceríamos de derecho de acceso a la información y las democracias y la rendición de cuentas del poder, tal y como se conocen a día de hoy, discurrirían por una peligrosa senda hacia el totalitarismo, sin ningún género de dudas”, ha concluido.


Aquí puedes ver el capítulo completo de La Base:


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo