Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Miguel Hernández — retratado por Gregorio Prieto — Twitter (X)

El legado de Miguel Hernández: Una llamada a la defensa de la libertad en los tiempos actuales

En el Día de la Poesía, recordamos la vida y obra del icónico poeta español cuyas palabras siguen inspirando la lucha por la justicia y la igualdad


En el escenario cambiante y a menudo tumultuoso del mundo contemporáneo, la poesía emerge como un faro de luz que ilumina los caminos hacia la reflexión, la comprensión y la resistencia. En este Día de la Poesía, es esencial recordar el legado del poeta y dramaturgo español Miguel Hernández Gilabert, cuya vida y obra continúan resonando como un llamado apremiante a la defensa de la libertad en todas sus formas.

Nacido en 1910 en Orihuela, España, Miguel Hernández fue testigo de la agitación política y social que marcó su tiempo. Criado en una familia humilde y con una educación limitada, encontró en la poesía una vía para dar voz a los desposeídos y para expresar sus ideales de justicia y solidaridad. Su poema «Para la Libertad» se erige como un monumento a su compromiso con estos principios fundamentales.

Para la Libertad

“Para la libertad, sangro, lucho, pervivo

Para la libertad, mis ojos y mis manos

Como un árbol carnal, generoso y cautivo

Doy a los cirujanos

Para la libertad siento más corazones

Que arenas en mi pecho, dan espumas mis venas

Y entro en los hospitales, y entro en los algodones

Como en las azucenas

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan

Ella pondrá dos piedras de futura mirada

Y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

En la carne talada

Retoñarán aladas de savia sin otoño

Reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida

Porque soy como el árbol talado que retoño

Aún tengo la vida

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo Para la libertad, mis ojos y mis manos Como un árbol carnal, generoso y cautivo Doy a los cirujanos

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan

Ella pondrá dos piedras de futura mirada

Y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan En la carne talada

Retoñarán aladas de savia sin otoño

Reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida Porque soy como el árbol talado que retoño

Aún tengo la vida, aún tengo la vida.”

Hernández nos habla desde lo más profundo de su ser, ofreciendo su vida, sus ojos y sus manos como sacrificio en el altar de la libertad. La imagen del árbol carnal, generoso y cautivo, resuena con una fuerza visceral, recordándonos la importancia de permanecer arraigados a nuestros valores más nobles incluso en medio de la adversidad más desgarradora.

Pero el mensaje de Hernández va más allá de la mera retórica poética. Su vida misma fue un acto de resistencia contra la opresión y la injusticia. En un mundo donde la libertad está constantemente amenazada por fuerzas antidemocráticas y autoritarias, sus palabras adquieren una relevancia aún mayor. En la era digital, donde la información y la desinformación compiten por nuestra atención, es crucial recordar la importancia de defender nuestros pensamientos y principios más profundos.

Hoy, más que nunca, necesitamos el espíritu indomable de poetas como Miguel Hernández para guiarnos en nuestro camino hacia un futuro más justo e igualitario. Su ejemplo nos insta a levantar nuestras voces en contra de la injusticia, a luchar incansablemente por un mundo donde la libertad sea un derecho inalienable para todos.

En esta celebración del Día de la Poesía, hagamos honor al legado de Miguel Hernández recordando sus palabras, defendiendo sus ideales y comprometiéndonos a seguir luchando por un mundo donde la libertad sea más que una aspiración, sea una realidad palpable para todos los seres humanos. Que su poesía continúe inspirándonos y fortaleciéndonos en nuestra búsqueda de un futuro mejor y más luminoso para las generaciones venideras.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • La guerra no es un fenómeno meteorológico

    Aunque la propaganda bélica sea aplastante e incesante, las personas decentes, demócratas y pacifistas tenemos la obligación de alzar la voz y decir alto y claro que por supuesto que el gobierno de España tiene en su mano la posibilidad de reducir el gasto militar