Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Ricardo Rubio / Europa Press

Estopa sobre si Florentino Pérez tiene conciencia de clase: “¿Cómo que no? De la suya. Esa no se le olvida”

El grupo de Cornellà celebra su 25 aniversario con un nuevo disco y una entrevista en El Mundo que ha dado mucho que hablar en redes sociales


Los hermanos Muñoz, David y José, conocidos como Estopa o para algunos Los Estopa, celebran los 25 años del grupo con un nuevo disco para marzo de 2024, Estopía, y una gira que tendrá lugar en los próximos meses. Hace apenas unas semanas han publicado una nueva canción, El día que tú te marches, en forma de adelanto. Con motivo del aniversario, el dúo musical ha dado una entrevista en El Mundo en la que han tratado sobre muchos temas como la conciencia de clase, la Inteligencia Artificial, la incertidumbre de hacerse mayor, sus orígenes, su barrio, los discos recopilatorios, si el trabajo dignifica o si los frikis de los 80 ahora son tendencia.

En la entrevista que les ha hecho Javi Martínez han dejado perlas como que es claro que Florentino Pérez tiene conciencia de clase. “De la suya. Esa no se le olvida”, contesta David, que añade que tenerla “es algo que te sirve a ti también”. “No es una cosa que tú tengas por solidaridad, es que te sirve para ser más feliz”, explica. Es en ese momento cuando también hablan sobre el sentimiento de pertenencia. “Hay gente que tiene sentimiento de pertenencia hacia un país, yo no. Ni Cataluña ni España me ponen la carne de gallina. Me pone la carne de gallina la gente de mi barrio, eso sí. Me siento parte de una comunidad de gente del pueblo. No me pone el pueblo en sí, sino ser parte de él”. Ahí José apunta que Cornellà ha sido clave para “no vivir aparentando cosas que no somos” porque aunque allí también hay “pijos” o “fantasmas”, “un pijo de Cornellà no es un pijo de La Moraleja o de Pedralbes. Eso es evidente”.

También cuando les preguntan por sus hijos se atreven a dar el debate sobre la cultura del trabajo, una de las bases del mantra neoliberal de esta época, con unas declaraciones que harían enloquecer al propio Llados. “Yo no le educo en la cultura del trabajo. El amor al trabajo es un extraño virus que invade Occidente. «Se ha casado con mi hija y es muy trabajador». ¿Y qué? ¿Le gusta trabajar? Pues es tonto”, dice David. Si Nega, de Los Chikos del Maíz, canta “ya no curro en el taller, bailo los lunes” en Odio en las entrañas, algo similar sostiene José cuando dice que la frase de “a quién madruga dios le ayuda” es una “gilipollez” y que “es una puta mierda y eso lo sabemos los que hemos madrugado”. Aquí resalta que una de las mejores cosas que tiene haber tenido éxito musical es no madrugar. “Ese es el cambio de vida bueno”, sentencia el cantante, que añade que “el trabajo es una cosa que hay que hacer por cojones, pero que no nos digan que es guay y que da sentido a la vida porque es mentira salvo que tengas una vida muy triste”.

Otro de los asuntos que han tratado es el hecho de hacerse mayores, algo que como le pasa a la mayoría, no es fácil de llevar ni de asumir, aunque dicen “que de pelo vamos bien”. “Pero se nos escapa la juventud por los poros, se nos escapa la inocencia”, afirma David mientras comentan que levantarse del sofá y sentarse conlleva exhalar un “ay” que antes no tenía cabida en el gesto físico. En la reflexión sobre el paso del tiempo señalan que las fiestas y sobre todo las resacas son diferentes a esa edad (son de finales de los 70), y sobre todo más difíciles de llevar. Con la madurez les está acompañando un vértigo en lo musical que antes no sentían. “Eras indestructible e inconsciente. Eso se escapa y ahora es inviable. Hoy somos frágiles y nos preocupamos por cualquier cosa”, reflexiona David. “Antes éramos irresponsables y ahora somos menos irresponsables”, señala José.

Al principio de su carrera musical, los hermanos reconocen que sentían como normal todo lo que les iba aconteciendo en términos de éxito musical. “Tocábamos en el Palau Sant Jordi y decíamos: «Normal». Nos hicieron el contrato en la discográfica: «Ya somos cantantes, normal». Vendimos un millón de discos: «Normal»”, relata el guitarrista, que reconoce que ahora sí se dan cuenta “de lo difícil que ha sido aunque no nos enteráramos”. Ahora destacan que quieren sentirse vivos y que por eso sacan disco nuevo y no un recopilatorio. “Ya haremos recopilatorio cuando estemos secos. Lo venderemos en plan «queremos revisar nuestra carrera y modernizar nuestras canciones», pero la puta realidad será que no se nos ha ocurrido nada nuevo”, comenta David, consciente del ánimo de lucro evidente que existe en este tipo de discos aunque se revista de reflexiones artísticas. A su vez, son conscientes de que en la gira hay que tocar los éxitos del pasado y admiten que les “encantaría tocar entero el disco nuevo, que nos gusta mucho”, pero no lo harán porque “es un 25 aniversario y le debemos a la gente esas canciones que supusieron mucho para ellos en otras épocas”.

Sobre la Inteligencia Artificial, la cual han utilizado en su último videoclip, afirman que les gusta y que “usado con responsabilidad” es algo que “mola”. Es aquí cuando el periodista reflexiona sobre cómo lo relativo a “ser friki” en los años 80, ahora es tendencia. “Los superhéroes, los videojuegos, la ciencia ficción y la fantasía dominan la cultura popular. Los frikis de los 80 hemos conquistado el mundo”, les dice Javi Martínez y los hermanos Muñoz entran al trapo sin evadir respuestas. “Antes la palabra friki era despectiva y ahora hay un orgullo friki”, contesta Jose. Su hermano David recuerda como en el instituto se reían de él por leer cómics. “Mis colegas se reían de mí porque leía Capitán América y ahora a todos les gustan las peliculitas. Ahora voy a ir yo de guays: a mí no me gustan las pelis, a mí me gusta el cómic”, dice con sorna.

David y José, Estopa, tampoco rehúyen los debates políticos de la actualidad y en la entrevista también hablan sobre la amnistía y declaran que “nosotros no somos indepes, somos gente que cree que nos podemos llevar bien todos dentro del Estado y que puede haber un encaje”


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Estados Unidos avala una matanza en Rafah

    EEUU parece haber dado su OK a una matanza en el superpoblado enclave de Rafah a cambio de que Netanyahu no responda a un ataque de Irán que no mató a nadie y que fue la respuesta a un atentado ordenado por el propio Netanyahu que asesinó a siete iraníes (o eso parecía hasta ayer)