Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

«Se Nos Lleva El Aire», la enésima maravilla de Robe

Un álbum que nace en la cabeza de Robe allá en la pandemia y que terminan de perfilar de manera directa en el local de ensayo, dando rienda a la improvisación y a que las musas acudan finalmente en su ayuda


Lo sé y lo siento. Sé que al escribir sobre un disco se debe intentar ser lo más imparcial posible. Creedme, lo intento siempre, pero hay casos que me superan. Uno de ellos es el de Robe. Soy totalmente parcial. ¿Por qué? ¿Alguien puede discutir que es uno de los mayores genios del rock de nuestro país? Si me lo discutes te reto en duelo. Ha vuelto, o mejor dicho han vuelto Los Robe. Habemus nueva obra magna de Sir Robe Iniesta y eso es un acontecimiento en la escena musical de nuestro país.

Robe lleva malacostumbrándonos mucho tiempo. Vemos con naturalidad que un tipo de imagen sencilla y humilde sea capaz de crear composiciones que nos dejarán huella para el resto de nuestro días. Parece fácil, ¿verdad? Pero no lo es. Esto aunque parezca una obviedad decirlo, no está mal recordarlo de vez en cuando. Los genios escasean, son una especie en peligro de extinción. En una sociedad donde la prisa, el ruido, y lo inmediato son los dioses que mandan, que haya alguien que reposadamente se siente a componer poesía magistral y le de ve vida en canciones es simplemente oro puro.

Sé que Robe huye de los halagos, las palmaditas en la espalda y lo convencional, pero para el resto de los mortales es la única manera que encontramos para agradecerle que nos haga nuestras vidas más llevaderas. Desde aquí vaya por delante un gracias.

Hablemos de música. Antes comentaba que regresaban Los Robe. Digo esto porque ya no podemos considerar este cuarto álbum en solitario de Robe «Se Nos Lleva el Aire», como una obra estrictamente de un músico en solitario con una banda de acompañamiento. Los músicos que están con el ilustre extremeño se ha integrado en una banda que funciona como un reloj suizo y estamos ante toda una señora banda, eso sí capitaneada por el señor Iniesta.

Antes de entrar en pomada, me gustaría presentar a todo el grupo al completo. Ellos también son los responsables de haber creado un álbum imponente. Estos músicos junto a Robe han dado un sonido ya característico a su andadura en solitario, fusionándose con él y creando ya un universo nuevo donde todo es armonía, rock y pasión. Tendríamos por supuesto a Robe , guitarra y voz, Álvaro Rodríguez Barroso con piano y Hammond, David Lerman al bajo, clarinete y coros, Carlitos Pérez en violín y coros, Lorenzo González en la voz, Alber Fuentes a la batería y coros y Woody Amores en guitarra y coros. Un verdadero dream team de músicos también extremeños que llevando más de una década juntos son un seguro de vida ante cualquier situación musical que se les dé.

Un álbum que nace en la cabeza de Robe allá en la pandemia y que terminan de perfilar de manera directa en el local de ensayo, dando rienda a la improvisación y a que las musas acudan finalmente en su ayuda. Está visto que lo han hecho. Un álbum que se nos muestra cómo el más rockero, el más distorsionado de su carrera en solitario. Un puñado de canciones que cada una de ellas te cuenta una historia y que participan de una mirada diferente. Nada que ver con el hilo conceptual de «Mayéutica». Aquí deberás descubrir los temas uno a uno y pensar por separado en cada uno de ellos. Lo curioso del tema es que al final todo encaja a la perfección, como una Torre de Babel que al final elige un solo lenguaje: la música sublime.

Abramos la Caja de Pandora y veamos lo que hay dentro… Comenzamos el vuelo como «El Hombre Pájaro», un tema que de entrada podría haber estado en algún que otro disco de Extremoduro. Me suena mucho a álbumes como «Ley Innata» o «Para Todos Los Públicos», a Robe ya no le gusta hablar del pasado, pero el sabor a años anteriores está en este tema. El piano de Álvaro hace los honores para que el violín de Carlitos haga el resto. Antes de seguir, tengo que hablar de Carlitos. Para mí es una de las claves de esta nueva andadura de Robe. Se ha convertido en la segunda «voz» del grupo, es la parte díscola a veces, contestataria otras y pacificadora casi siempre. Dota a los temas de un nivel muy superior y el sonido de las banda ya se ha hecho sello. Maravilla, maravilla. No me puedo olvidar de las segundas voces de Loren que son increíbles, no solo en este tema si no en todo el álbum.

«Viajando Por El Interior». Madre mía. Menuda burrada de tema. Una canción de puro rock duro al estilo Robe, se me eriza el vello al escucharla. Potencia, vigor y electricidad. Robe sale de la cueva para dar a diestro y siniestro. En directo será una de las canciones bandera de la banda y ya está por derecho propio entre de lo mejor hecho por Iniesta en su carrera. Duelo de altura entre Carlitos y Woody a la guitarra de los que hacen escuela. Patada en la cabeza en toda regla. Si tienes un día tonto, ponte esta canción y las penas al carajo. Por cierto se utilizan de manera libre en la letra versos de Luis Landero.

Seguimos. Llega «Nada Que Perder». Segundo de los singles de presentación del álbum. ¿Qué queréis qué os diga? Una puta maravilla. La letra me ha hecho saltar las lagrimas un par de veces. Un tema que te demuestra de nuevo que Robe es un genio, no hay más. Tema precioso sin más. «No puedo perder nada que vengo de la nada», «No puedo caer más bajo que vengo del fracaso», frases que te podrías tatuar en un brazo, lecciones de vida sin paliativos.

Sé que Robe huye de los halagos, las palmaditas en la espalda y lo convencional, pero para el resto de los mortales es la única manera que encontramos para agradecerle que nos haga nuestras vidas más llevaderas. Desde aquí vaya por delante un gracias

Otro tema muy aroma Extremo… «A La Orilla Del Río». Un corte muy luminoso y optimista. Destacamos la segunda voz de Loren que le hace el contrapunto perfecto a Robe. Qué bonito escuchar esa doble manera de cantar tan diferente y que a la vez se complementan también. Vacilona, con garbo, graciosa. Una canción para regalar a la persona que más quieras. Una canción que interpretaban en la anterior gira en directo y que han decidido meter en este disco.

Llegamos a la parte central del disco con la canción más larga del mismo. Nos referimos a «El Poder Del Arte». Una oda a lo lírico, a lo poético. Tiene subidas y bajadas constantes durante más de nueve minutos que nos hacen disfrutar como enanos. Volvemos a temas algo olvidados… las drogas. Una radiografía de un estado de ánimo que busca seguir mirando hacia delante. El tema tiene partes musicales inspiradas en la música clásica, sobre todo su intro. A destacar la labor de Lerman al bajo. Es un viaje sentido y emocional. Es una gran canción.

Nos adentramos en «Haz Que Tiemble El Suelo» seguimos tirando de sonidos distorsionados y mucho Hammond. La base rítmica del tema lleva la absoluta batuta del mismo y nos llevan en volandas con sonidos potentes y hard rockeros. Me encanta escuchar a Robe a lomos de un caballo salvaje llamado rock. ¿Se puede pedir más?

Nos tomamos un respiro. Llega el momento de parar ante tanta distorsión y electricidad. «Puntos Suspensivos» nos muestra a un Robe comedido, a medio tiempo, que a medida que va pasando la canción se va llenando de energía y vitalidad. «No hay nada más», así nos sentencia Robe ante esta historia de amor que nos relata. Un viaje bonito y melódico que nos recuerda lo importante que es no perder la oportunidad de decir te quiero a quien de verdad amas.

Otro de los puntos álgidos del álbum es sin duda «Ininteligible». Rauda, veloz, el violín de Carlitos se desata y se erige en el cicerone que nos lleva en un tema vital y con destellos de energía infinita. Fue el primer avance del álbum, rock progresivo, psicodélico y sin fisuras. Creo que representa totalmente el espíritu del álbum. Las guitarras destacan también en una sinfonía maravillosa de acordes y riffs. El sello de la banda está aquí.

Posiblemente la canción más ligera y suave de empaque es «Adiós, Cielo Azul, Llegó La Tormenta». Con esto no decimos que sea un tema malo, simplemente es la más sencilla. Con todo es un corte que te llega de una manera maravillosa y cumple su cometido… hacerte feliz. Te evoca claramente a temas como «Adiós Abanico, Que Llegó El Aire”. En resumen… muy bonita de escuchar.

Llegamos al final con la gamberrada a la que siempre nos tiene acostumbrados Robe. «Esto No Está Pasando» es un tema punki a la yugular. Con una letra vacilona y que nos deja perlas como “Vamos a robar un banco. No me jodas. No me jodas”. Genio y figura hasta la sepultura.

No ha sido fácil analizar este disco. Son temas que a mi parecer buscan que puedan interpretarse libremente. Espero que mi interpretación haya estado a la altura de este genial monumento al rock de nuestro país.

De lo único que estoy seguro es que hay que cuidar a los genios. Robe es uno de ellos. Celebremos que siga queriendo hacer música y quiera seguir haciéndonos sentir emociones. No hay nada más bonito en este mundo. Gracias de nuevo, Robe.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • No es el turismo, es el capitalismo

    Muchos de los y las manifestantes verbalizaban con toda claridad que no están en contra del turismo, sino en contra del modelo actual. Dicho de otra manera, contra lo que protestaban ayer decenas de miles de canarios y canarias es contra el sistema capitalista