Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Christopher Nolan, Emma Thomas y Charles Roven con el Oscar a la mejor dirección y la mejor película ‘Oppenheimer’ — Jennifer Bloc / Zuma Press / ContactoPhoto

Sin sorpresas en los Oscar: ‘Oppenheimer’ se impone con 7 estatuillas

Anoche se entregaron los premios de la industria del cine norteamericano, galardones sumidos en la pura irrelevancia


Oppenheimer fue la gran triunfadora de la gala de los Premios Oscar 2024 con 7 estatuillas, entre ellas la de Mejor Actor principal (Cillian Murphy), Mejor Actor de reparto (Robert Downey Jr.), Mejor Director (Christopher Nolan) y Mejor Película y superando a American FictionAnatomía de una caídaBarbieLos asesinos de la lunaPobres criaturasVidas pasadasLa zona de interés, Los que se quedan y Maestro.

Pero los fastos de la gala no pueden camuflar que los Oscar importan cada vez menos. Siguen importando a los medios, que rellenan cientos de páginas con fotos de efímeros famosos, chismes y eso que llaman glamur. También importan a las elitistas marcas que surten a las estrellas de mercancía (ropa, joyas y bolsos) obscenamente cara. Un ejemplo: la famosa bolsa de regalos que reciben algunos de los nominados y cuesta 180.000 dólares y contiene decenas de productos: cremas, bolsos, limpiadores faciales, accesorios de cocina, tequila, un grill de infrarrojos portátil… Además de viajes a Suiza o al Caribe. Para que se hagan una idea, las estrellas pueden llegar a lucir prendas valoradas en más de 100.000 dólares.

Los Oscar, tinglado que cuesta 57 millones a Los Ángeles, que tiene en sus calles a 75.500 personas sin techo (más o menos a población de Palencia), también importan al propio Hollywood porque los Oscar son su escaparate anual, pero ya queda poco de Hollywood, desorientado y en crisis por culpa de las plataformas y una industria que tras la huelga de actores y guionistas se enfrenta otra: la de los transportistas, uno de los gremios más poderosos de la producción del cine y la televisión.

La tremenda decadencia de la gala de los Oscar es objetiva, tiene sus números. Aunque la de los Oscar es la segunda transmisión más importante en televisión o Internet tras la Super Bowl, sus niveles de audiencia han caído en los últimos siete años de forma pavorosa. El pico más alto de los Oscar (57 millones de personas en directo) se logró el 2 de marzo de 1998, el año de Titanic. En 2021 los Oscar solo fueron seguidos por 10 millones de televidentes.

Desde hace años, los Oscar y su fatua alfombra roja se hunden en la pura irrelevancia tras décadas mostrando un gran poder de influencia en los espectadores y las grandes audiencias del mercado del vídeo y de la televisión. Hoy el éxito que lograron, en buena medida gracias a los Oscar, películas como Titanic o Amadeus lo logran las series de las plataformas. Además, un Oscar no siempre ha sido sinónimo de calidad. Solo hay que recordar que Oliver ganó a 2001: Una odisea del espacioRockyTodos los hombres del presidente, Kramer contra Kramer a Apocalypse Now Bailando con lobos a Uno de los nuestros.

Otro detalle que demuestra la decadencia de los Oscar es que han expulsado de la ceremonia a uno de sus momentos más emotivos: el Oscar Honorífico, relegado a una gala que se celebra antes de los Oscar. Este año uno de los premiados fue Mel Brooks, actor, guionista y director de joyas como El jovencito Frankenstein y productor de obras maestras de cine como El hombre elefante. También conviene recordar que la gala de los Oscar ha vivido el emotivo Oscar Honorífico a Gary Cooper, Cary Grant, Groucho Marx, James Strewart, Stanley Donen o Sidney Lumet. Casi nada.

Vamos con los ganadores. Era evidente que Oppenheimer iba a ganar el Oscar a la Mejor película tras sus éxitos en los Globos de Oro, los BAFTA y los Critics’ Choice Awards. Christopher Nolan tenía todos los ingredientes para cocinar el guiso que más disfrutan los académicos: un pomposo biopic (Oppenheimer es consciente de ser “importante” todo el rato) sobre una figura histórica (como las oscarizadas PattonGandhi, AmadeusEl último emperador, Braveheart o El discurso del rey) y de larguísima duración (algo que para los académicos siempre es un plus).

Emma Stone ganó el Oscar a la Mejor actriz por su excéntrico trabajo en Pobres criaturas, otra película irritante de Yorgos Lanthinos, director emblema de lo moderno y el cine autoral y firmante de bodrios como Langosta. Se quedaron sin premio Lily Gladstone por la fallida Los asesinos de la luna (el último Scorsese que comentamos en Diaro Red), Carey Mulligan por la espantosa Maestro, Annette Bening por la Nyad y Sandra Hüller por Anatomía de una caída. También estaba cantado el Oscar para Cillian Murphy por Oppenheimer. Competía con el insoportable Bradley Cooper de Maestro, el estupendo Paul Giamatti de Los que se quedan, el olvidable Colman Domingo de Rustin y el soso Jeffrey Wright de American Fiction.

El Oscar al Mejor guion original, como era de esperar, fue para Anatomía de una caíday una de las sorpresas de la noche fue el Oscar al mejor guion adaptado para American Fiction, una película que ni pasó por los cines (pueden verla en Prime Video) y que no sabe maridar bien la sátira (sobre los estereotipos que sufren los negros en Estados Unidos) con el drama, mostrando una crítica al mundo editorial y el del cine de forma muy gruesa y muy poco trabajada. Pero al menos es mejor película que Barbie (el spot más largo de la historia, ya comentado en Diario Red).

Por otro lado, J A. Bayona y su La sociedad de la nieve tenían pocas posibilidades ante La zona de interés. El tema nazi tira mucho en los premios de Hollywood. También se quedó sin Oscar Pablo Berger y su Robot Dreams, que perdieron ante El chico y la garza, Oscar a la mejor película de animación para el maestro Miyazaki.

Lo mejor: que en España la gala empezó a las doce de la noche, un horario muy llevadero.
Lo peor: el incómodo momento del Oscar a la Mejor Película dado por Al Pacino y que recordó al de Warren Beatty y Faye Dunaway anunciando, por error, el Oscar a La La Land.

Lista completa de premiados:

Mejor Película: Oppenheimer
Mejor Director: Christopher Nolan, por OppenheimerMejor Actriz Protagonista: Emma Stone, por Pobres criaturasMejor Actor Protagonista:Cillian Murphy, por Oppenheimer
Mejor Actriz de Reparto: Da’Vine Joy Randolph, por Los que se quedan
Mejor Actor de Reparto:Robert Downey Jr., por Oppenheimer
Mejor Guion Adaptado: Cord Jefferson, por American FictionMejor Guion Original Arthur Harari y Justine Triet, por Anatomía de una caídaMejor Canción:What Was I Made For? de Barbie (Billie Eisish)
Mejor Banda Sonora: OppenheimerMejor Fotografía: OppenheimerMejor Diseño de Vestuario: Pobres criaturas
Mejor Diseño de Producción: Pobres criaturas
Mejor Maquillaje y Peluquería: Pobres criaturasMejor sonido: La zona de interés
Mejor Película Documental: 20 días en Mariúpol
Mejor Cortometraje Documental:The Last Repair Shop
Mejor Cortometraje de Acción Real: The Wonderful Story of Henry Sugar
Mejor Cortometraje Animado: War Is Over! Inspired by the Music of John & Yoko 
Mejor Película de Animación: El chico y la garza
Mejor Montaje:OppenheimerMejores Efectos Especiales: Godzilla Minus One
Mejor Película Internacional: Reino Unido, La zona de interés


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • 14 de abril: ayer, hoy y mañana

    La República en España significa para nuestro pueblo muchas más cosas que la simple elección de la jefatura del Estado. Significa la participación de las clases populares. Representa algo sencillo: que nadie es más que nadie y que todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad