Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Pello Reparaz, Zetak y su nuevo disco, Aaztiyen

Te puede gustar más o te puede gustar menos, pero ese era mi objetivo, mi intención creativa, componer un disco que solo se pudiera haber compuesto en Arbizu


¿Qué estamos haciendo, pater noster, pegándonos entre nosotros, la gente del pueblo, la gente de abajo, la gente de barrio? El sistema que nos controla está fuera de control, es un ojo negro que todo lo absorbe y lo destruye en su declive, estructura armada desde su intro para morir matando. Hay dos cohetes surcando el cielo en este instante, a punto de colisionar el uno con el outro, a punto de volar por los aires la penúltima promesa de esta especie sonámbula. Pero aún estamos a tiempo, aún nos queda un interludio para detener esta inercia suicida, para canalizar toda esta vendetta contenida que no sabe hacia dónde devolver el golpe. Porque aún resistes tú, tú, que luchas en los campos y en la carretera, así en la luz como en las sombras, recordándonos a diario que la vida es verdad, aunque se empeñe en negarlo toda esta pulsión de muerte. Tú, que allá donde entraste supiste encontrar el sol, a pesar de los vendavales, como los girasoles. Tú, que eres pan con aceite y sal en la mañana, y eres también manzana rebelde y disidente. Tú, hija de la Dama de Aralar, que intuyes qué quedará al final, si conservamos aquello que está entre la carne y el hueso: quedará eso, esto que lleva siendo Aaztiyen desde siempre. Qué hermoso era, es y será. Zu, que conoces el secreto ancestral de la zeta, la letra de ida y vuelta, que concluye para volver a empezar eternamente, Zetak. Te dedico a ti todas mis canciones junto al fuego. Es para ti este cáliz de palabras de esperanza que levanto. En ti me conocí, me reconozco. Tu canto es el mío, es el nuestro: Anguleele… 

Acabáis de publicar en diciembre nuevo disco, ‘Aaztiyen’. Te he oído decir que es un disco que solo podría haberse escrito en Arbizu, tu tierra. ¿Por qué? ¿Qué nuevas búsquedas hay en este disco con respecto a lo anterior de Zetak?

PELLO: Siento que, en un mundo cada vez más globalizado, los artistas debemos poner encima de la mesa una propuesta que se diferencie. Que se diferencie de los cientos de miles de proyectos de música electrónica que pueda haber en el mundo, por ejemplo. De cara a buscar esa diferenciación, yo lo tengo relativamente fácil con mi idioma. Canto en euskera. Yo me he criado en el norte de Navarra, donde hablamos en euskera. He vivido toda la vida en euskera. Aparte de eso, he querido ir un poco más allá, a que se note verdaderamente que las sonoridades que yo he podido ir escuchando a lo largo de mi vida, en mi pueblo, en mi infancia, en mi juventud, tengan una presencia en el disco. No solo eso. También en los detalles. Se mencionan los nombres de las casas, que tienen nombre las casas allá en Arbizu, se mencionan nombres propios del pueblo, nombres de montes. Quería acercar a la gente de verdad a ese universo. Hacer algo único, algo especial. Te puede gustar más o te puede gustar menos, pero ese era mi objetivo, mi intención creativa, componer un disco que solo se pudiera haber compuesto en Arbizu.

Aunque ya venía poniendo en práctica este ejercicio en discos anteriores, esta reflexión que arrancó cuando me fui a estudiar un máster a Londres y vi el interés que despertaba que yo compusiera en euskera, a diferencia del resto de compañeros que componían en inglés, creo que en esta ocasión he llevado este ejercicio al extremo. En el primer disco, por ejemplo, tenemos una txalaparta sonando, pero es que en este caso tenemos también sampleos de campanas de iglesia de Euskal Herria, tenemos los panderos de allá, tenemos un ttun-ttun, alboka, tenemos sonoridades vascas tradicionales con una presencia mucho mayor que antes. El ejercicio de búsqueda antigenérico se ha llevado al extremo en este disco.

Se ha publicado recientemente un nuevo sencillo de este disco, ‘Anguleele’, en colaboración con las gallegas Fillas de Cassandra. Cuando vi este título, antes de escucharla, fui a intentar traducirla a internet. No me parecía euskera, con esa fonética. Luego he leído que es un neologismo que creaste según la ibas componiendo y que ya se quedó. Pero el caso es que por el camino he descubierto de rebote que parece ser que significa ‘anguila’ en estonio. Y, si se piensa, no desentona tanto con la canción esa anguila, ¿no crees? Ya tendríamos euskera, galego y estonio en la misma. ¿A qué intuiciones dirías que responde esta canción y por qué decidiste que sonara en galego también, además de en eukera? Háblame de la decisión de incluir también el galego y el catalán, con Marala, en el disco.

PELLO: ‘Aaztiyen’ es un disco muy conceptual. Igual casi hasta demasiado, en términos de salud mental para mí, que me he encerrado tres años en ese mundo que he creado. El hecho de colaborar con proyectos como Marala, de los Pays Catalans, Fillas de Cassandra, de Galiza, o Neumak, de Euskal Herria, que son las tres colaboraciones que hay en el disco, parte de la idea de trabajar el tema de la identidad a través de la lengua. Es lo que me empuja a buscar este tipo de colaboraciones. Pero también hay otro factor. Al ser un disco muy conceptual, muy mío, todas las voces, en un sentido literal y figurado, están concebidas única y exclusivamente desde mi perspectiva, la perspectiva de un “hombre”. Era necesario que me abriera, que estas colaboraciones sirvieran también para que nuevas voces y perspectivas entendieran lo que era Aaztiyen y lo hicieran suyo de alguna forma. Fillas de Cassandra ya cumplía dos de esos requisitos importantes para participar en Aaztiyen. Hacen un acercamiento muy interesante a un estilo de música renovado desde el galego, y le ofrecen un prestigio al galego. Es un punto en el que nos encontramos muy bien. Aparte de eso, trabajan con la música tradicional y la traen a hoy en día. Y sus perspectivas y sus vivencias, que evidentemente son muy diferentes a las de un hombre navarro. María y Sara han enriquecido esta canción y el disco en general una auténtica barbaridad. Todo me llevaba un poco a Fillas de Cassandra.

En cuanto a lo que me preguntas de la intuición que me ha llevado a componer esta canción, yo quiero reivindicar el papel de la ficción en la composición de la música popular. Se ha hecho algo de ficción. Recuerdo, por ejemplo, escuchar La Polla Records de chaval. Prácticamente todo era ficción ahí. Hoy en día, creo que la escena vasca es una escena muy potente. Está floreciendo de una manera sin precedentes, desde mi perspectiva. Pero sí que creo que el tema de la ficción, así como en el cine se estila mucho en Euskal Herria, en la composición de la música popular no tanto. Yo me planteé desde el principio, en Zetak, crear y desarrollar personajes sin ningún tipo de miedo de que alguien pueda interpretar si son o no son parte de mi ser. Era importante para mí tener esta libertad. En el caso de ‘Anguleele’, partí un poco del deseo carnal como emoción de cara a componer. Me gusta tener una intención creativa antes de ponerme a componer cualquier cosa. Una vez que tengo esto determinado, cojo la guitarra o el piano y me pongo a cantar. Ahí me salió ese “anguleele”, así como de golpe. Me pareció algo como ancestral, como un grito heredado casi genéticamente de mis antepasados para la procreación. Así lo interpreté yo en ese momento. Yo soy radicalmente escéptico, pero entiendo que los primeros años de mi vida son los que más han determinado más la forma en la que yo entiendo la sexualidad. En ese marco, evidentemente la pornografía mainstream ha tenido un papel importante. Por ahí, decidí que el personaje, el protagonista de esa canción, podía ser una persona bastante influida por este tipo de pornografía que ha consumido a lo largo de su vida y mostrarse descaradamente altivo frente a una mujer a la que casi parece que obliga a ser parte de un juego sexual. Me pareció interesante llevarlo al extremo. Entonces es lo que canto yo en la primera estrofa. Me vengo arribísima, de una manera súper condescendente, con una actitud posesiva con respecto a la otra hipotética persona. Después de eso, lo que hice fue ofrecer esa segunda estrofa a Fillas de Cassandra, para que ellas respondieran a este personaje desde otro. Así se lo expliqué en el e-mail: <<voy a ser un asqueroso en la primera estrofa y la segunda os la regalo, a ver qué se os ocurre decir>>. Eso les motivó, yo creo que ahí es cuando sintieron que era para ellas. Han hecho una maravilla y ha sido un lujazo trabajar con ellas.

En un mundo hiperglobalizado, tú has decidido apostarlo todo a lo más particular, a lo más local, entendiendo que es al final la mejor forma de conectar con lo universal. ¿Dirías que esta apuesta te ha abierto o te ha cerrado más puertas?

PELLO: Cuando haces una elección, evidentemente no sabes qué repercusiones hubieran tenido las otras, las que has dejado en el camino. Está muy extendido que cantar en un idioma tan pequeño te cierra puertas, que quizás algunos de los idiomas hegemónicos te pudieran abrir otras puertas, “tú, que tienes talento”… Este tipo de cosas lo escuchamos mucho. De hecho, las preguntas que me estás haciendo desde Madrid distan mucho de algunas de las preguntas que me han hecho a mí en la Televisión Pública Vasca. Ahí me han llegado a decir que lo siguiente tenía que hacerlo en inglés. Esto en ETB1 además, que es la que está en euskera. La cerrazón y el complejo que todavía arrastramos persiste. Entonces yo quiero reivindicar que no sé cuántas puertas me habrá cerrado, pero de que me está abriendo puertas, de eso estoy totalmente convencido. Además es un no parar. Puertas que cuando yo cantaba en euskera y en español, con mi proyecto anterior, no se abrían tan fácilmente. Verdaderamente creo que es un ejercicio muy interesante este. Dado que la tendencia a la globalización es imparable, la tendencia en la música y en el arte se debe dar y se dará más a partir de ahora en contraposición. Eso espero.

Pregunta de la eurodiputada por Podemos, Idoia Villanueva: En tus trabajos estás consiguiendo que miles de personas bailen tu música, la canten, hablando de cosas tan nuestras, tan de nuestra tierra, como la Sakana, hablando del folklore. Además en nuestra lengua, el euskera. En un mundo tan globalizado y muchas veces tan plano, estáis consiguiendo atravesar fronteras y derribar muchas barreras. ¿Cuál es la clave para conseguir esto?

PELLO: No sabría decir cuál es el secreto. Menciona Idoia algunas cosas, varias teclas, como la Sakana, que tocan lo más profundo de mi ser. Ya que hasta ahora hemos hecho el recorrido de una universalización así genérica, podemos aprovechar esta pregunta para ir un poquito más allá, hacer el recorrido inverso, y ser un poco críticos también con ese ejercicio. He trabajado bastante el tema de la tradición en este disco y he investigado mucho. Me da un poquito de miedo a veces que un cierto nacionalismo rancio haya intentado de alguna manera delimitar qué es lo vasco y qué no lo es. Ese “hasta aquí sí, y hasta ahí ya eso no es nosotros”.  Lo hablaba hace tres días, comiendo con Xavi Sarriá. El siente lo mismo también. Con la influencia árabe en Valencia, por ejemplo. Cómo se le ha dado la espalda durante tantos años, desde un sector progresista y abierto en lo cultural, incluso. Como ahora empieza a darse la gente cuenta que también hay que reivindicar eso. Lo mismo con Euskal Herria. Este disco tiene muchísimo de búsqueda de identidad, pero muchísimo también de poner en duda esa identidad de uno mismo. Quiero decir que tenemos que hacer este ejercicio hacia lo propio, pero siempre abiertos de mente. ¿Verdaderamente estamos convencidos de que por ejemplo la alboka es un instrumento pura y estrictamente vasco? Bueno, parece que “alboka” en árabe, el término del que deriva, significa “trompeta”. Quizás no hace mucho que hemos adoptado ese instrumento como nuestro. De ahí viene el título del disco: ‘Aaztiyen’, que significa “hace poco” en el dialecto local de Arbizu. Puede que una de las claves, respondiendo a la pregunta tan interesante que hace Idoia, es hacer este proceso de búsqueda de la identidad, pero ser críticos también con este proceso. Una clave que yo quizás hasta este disco no había atendido demasiado.

Igual que le ocurre al arte en tiempos de globalización, que lo particular es lo que nos puede hacer regresar paradójicamente a lo universal, creemos que se vienen tiempos también en esta postglobalización a punto del colapso en los que la equidistancia política se va resquebrajando, tiempos en los que toca posicionarse, a riesgo de equivocarse, mojarse, tomar partido, también para los artistas. Por eso, pasemos directamente a la política, a meterte en líos, si es que no estábamos ya. Le he dado muchas vueltas a esta pregunta y no sabía cómo plantearla. Al final he decidido llevarla a la forma más populista, más sucia y baja posible. Es burdo, pero voy con ello, como diría aquel: ¿Qué te hace sentir la frase o el lema ‘que te vote Txapote’ saliendo de la boca de una figura política como Isabel Díaz Ayuso?

PELLO: Si es que no estábamos ya en la política… (risas). Por ser sinceros, personalmente no me he sentido muy identificado con la política española en general nunca. Nosotros tenemos una representación en los organismos públicos del estado español, y creo que debemos estar ahí, desde el momento en que formamos parte de dos estados, el español y el francés. Pero lo veo un poco como ajeno. Si ya veo como algo lejano la política que se da en Madrid, con una distancia importante, imagínate ya como puedo sentir, dentro de esa política en Madrid, a Isabel Díaz Ayuso. Es algo que para mí está lejísimo y cada cosa que sale de su boca personalmente a mí no me sorprende. Son parte de lo que son, del movimiento al que pertenecen, el cual hemos tenido enfrente durante toda una vida. Desde que yo nací en Arbizu, que la situación política ha cambiado considerablemente, este tipo de figuras han formado parte de un ente que está ahí, que tiene diferentes formas, pero que a pesar de que cambie de cara o de color de vez en cuando, no he sentido que cambie excesivamente en su esencia con los años. Entonces tampoco te creas que personalmente ahora, con lo del Txapote para arriba y para abajo, estoy especialmente enervado como quizás puedan estar los que viven a esta figura más de cerca.

Pregunta de la diputada de EH Bildu y madre uno de los condenados injustamente en el caso Altsasu, Bel Pozueta: conozco a Pello desde que era un chaval y tocaba el trombón de varas en la escuela de música y la banda de Altsasu. Luego he seguido el recorrido de toda su carrera artística. Soy una gran seguidora de este último proyecto suyo, de Zetak. También quiero destacar un aspecto muy importante en Pello, y es su labor solidaria. Se ha implicado a tope con el tema del euskera, pero también con nuestro caso, el caso Altsasu, Pello nos aportó muchísimo. Estuvo ahí cuando le necesitábamos y estamos muy agradecidas. Mi pregunta es: ¿crees que el euskera es un elemento de modernidad?

PELLO: Os habéis currado la entrevista. No esperaba que fuera a ser tan emotiva. Bel ha sido parte fundamental en el caso Altsasu, evidentemente. Yo he estudiado en el instituto de Altsasu y hemos hecho mucha vida ahí. Todavía sigo yendo a hacer deporte dos veces a la semana a Altsasu. Sakana es como un pueblo pequeño. Nos conocemos todos. Hubo que sacar lo mejor de lo peor, como dice la canción. Lo que nos tocó vivir en Sakana, en Altsasu, ha sido bastante triste pero a su vez ha sido precioso ver cómo una situación tan kafkiana que han querido montar allá, han salido cosas buenas. Hemos visto cómo, así como podía haber diferentes sectores enfrentados en lo social o en lo político allá, con el tema de Altsasu nos hemos puesto todos a una. ‘Auzolanak’, que se dice en euskera. Un gusto haber podido aportar mi granito de arena en su causa, que es la nuestra, por supuesto.

Con relación a la pregunta, nunca he entendido muy bien qué es la modernidad. Creo que hemos llegado a 2024 vivos y entonces ahora es muy difícil que muramos en ese sentido. El euskera está en constante reinterpretación de sí mismo y de adaptación a los nuevos tiempos. No soy el único que está trabajando sobre la tradición vasca ni el único que compone en euskera con sonoridades muy actuales. Está muy vivo el euskera en los contextos que las nuevas sociedades han creado. En este momento tan convulso de la Historia, veo que el euskera está presente. En casi todos los ámbitos. Por ejemplo, en el mundo de los streamers, ahí veo que nos está costando un poco más. La tendencia de los chavales es ver más a estos streamers que hablan en idiomas hegemónicos. Tenemos trabajo que hacer todavía. Pero hay mucha gente trabajando en ello. Creo que sí, que el euskera es modernidad. Y, volviendo a lo dicho, en un mundo cada vez más globalizado, creo que cada vez más moderno será el euskera.

Eres un artista que nunca se ha puesto de perfil, no solo con temas que tienen que ver con Euskal Herria, como el caso de Altsasu, sino también por ejemplo con la lucha del pueblo del Sáhara Occidental. Estos días, el comité de Eurovisión ha anunciado que no va a impedir la participación de Israel en el festival, cuando con Rusia no dudó lo más mínimo. Sé que es una frivolidad quizás poner el foco en ese concurso, que lo importante es que dejen de asesinar a población civil de inmediato, pero te lo pillo desde ahí para que llegues a donde a ti te parezca. ¿Crees que es necesario un boikot tajante a ese festival, por ejemplo, y a todo aquel que lo apoye?

PELLO: Por supuesto hay cosas más importantes que un festival, pero eso también es importante. La simbología y estos blanqueamientos que son bastante descarados juegan un papel importante. Y quizás no toda la población pueda ser consciente de ello. Yo sería partidario de no fomentar absolutamente nada que tenga relación con Eurovisión, si Israel va a participar. Sin duda.

Quería preguntarte por los espacios autogestionados en Euskal Herría, los gaztetxes y casas okupadas, por su papel en la cultura vasca, desde tu punto de vista, y por la rabia de los gobiernos de diferente signo político a la hora de perseguirlos y querer acabar con ellos

PELLO: Es algo que me toca mucho en lo personal. Sería absurdo pensar que yo pudiera estar en este momento trabajando exclusivamente en el mundo de la música, si los gaztetxes no existieran. Esa es mi historia. En mi caso sería total y absolutamente imposible sin los gaztetxes poder estar en el momento en el que me encuentro, dedicándome a la cultura. Es un regalo maravilloso que siempre voy a tener que agradecer a los gaztetxes.

Luego, como tejido cultural, me parecen indispensables. Porque este es mi caso, pero hay de estos un montón. Muchos proyectos no podrían subsistir de ninguna de las maneras sin esta escena.

¿Qué decir a cualquier persona que ostente un cargo y que no sea partidario de la existencia de los gaztetxes, de que la gente joven los autogestione y demás? Pues una vez más, creo que es un alarde de ignorancia en público, total y absoluta. Es gente que no ha vivido en eso circuitos, no los ha visto desde dentro. Si vienes de otros mundos, entiendo que no conozcas verdaderamente qué función puedan cumplir este tipo de centros sociales, okupados o no okupados (hay varias vertientes en Euskal Herria). Que se lo reeplanteen los que no lo sepan. Los que conozcan su función y quieran atacar estos centros precisamente por ello debido a sus intereses, que los hay, los hubo y los habrá, tendrán enfrente a los propios gaztextes.

Rueda de reconocimiento: Berri Txarrak / Talento y trabajo – Marala / Primavera – Fillas de Cassandra / Parte de mí ya. La conexión es total – Los Chikos del Maíz / Compromiso. Referente – Íñigo Urkullu / Lejano – Arnaldo Otegi / Colega de Instagram desde hace poco – Ione Belarra / Paisana, compatriota – Erramun Martikorena / Historia pura – Bomba Estéreo / Raíz – Izaro / Compañera de camino. Siento que vamos al lado y nos ayudamos muchísimo – Moderat / Arte – Major Lazer / Sonar mal antes que intentar sonar como los demás – Iban / Metrónomo. Amigo – Leire / Indispensable – Gorka / Inseparables, espero que por mucho tiempo – Dama de Anboto / Soy escéptico, pero es nuestra diosa

¿Cómo ve Pello nuestro ahora?

PELLO: Me viene el “para todos, todo”, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Creo que por ahí van los tiros. Entiendo que esto de “Canal Red” también va por ahí. Son ideas con las que mi idiosincrasia es muy compatible. Por eso estoy ahora aquí, haciendo esta entrevista. A pesar de que podamos tener ciertas diferencias, creo que tenemos muchísimas cosas en común.

¿Qué dirías que ahora es nuestro?

PELLO: Yo diría que el futuro. Espero que el futuro sea nuestro.


Puedes ver el episodio completo de Nuestro Ahora por Canal Red aquí:

Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Florentino Pérez, ministro de Vivienda

    El problema de la vivienda en España es gravísimo y es urgente en términos sociales y económicos abordarlo de forma valiente. Pero habría que ser muy inocente para llevarse a engaño. Es obvio que el PSOE no va a hacer absolutamente nada significativo en esta materia