Carlos Castro / Europa Press / ContactoPhoto

El drama de las listas de espera en Galicia para recibir las ayudas de la Xunta a la dependencia

Muchos dependientes gallegos mueren sin recibir las ayudas; estamos hablando de personas en situación límite, no solo el dependiente, sino también sus familiares, especialmente las mujeres


El Sindicato Labrego Galego-Comisións Labregas ha puesto esta semana sobre la mesa la dramática situación en la que se encuentran los servicios de dependencia en medio rural gallego, con unas listas de espera para la tramitación de las ayudas que superan los 370 días de media y con un 30 % de los solicitantes desapareciendo de las listas por fallecimiento.

Aportaron un dato estremecedor: en el año 2021 fallecieron en Galicia unas 500 personas a la espera de recibir la ayuda solicitada, y en 2022 cerca de 400. También denunciaron que en Galicia solo se destinan 4.856 euros de media por persona dependiente, frente a los más 6.000 de media a nivel estatal, así como el colapso en el que se encuentra el servicio de atención domiciliaria de la Xunta, que actualmente atiende a más de 26.000 personas.

Desde el sindicato se exigió al próximo gobierno de la Xunta que salga de las urnas el 18 de febrero que termine con la política de privatización de los servicios de dependencia, así como un incremento presupuestario para asignar las ayudas y servicios suficientes tanto a los dependientes como a sus cuidadoras. En este punto alertaron acerca de la situación de mayor vulnerabilidad y precariedad que sufren las mujeres del medio rural en materia de ayudas por dependencia en comparación con los hombres.

En “la Galicia que funciona” que nos trata de vender Alfonso Rueda muchos dependientes gallegos mueren sin recibir las ayudas, estamos hablando de personas en situación límite, no solo el dependiente, sino también sus familiares, especialmente las mujeres. Que a pesar de aligerar las listas de espera por fallecimiento de los solicitantes la espera media sea superior un año no es de recibo, y menos en una autonomía con dos de las tres provincias más envejecidas de España como Ourense y Lugo, primera y tercera respectivamente.

El Partido Popular de Galicia solo se acuerda de los mayores en campaña electoral. Su falta de escrúpulos los ha llevado incluso a carretar votos de enfermos de alzhéimer o demencia senil, a los que han llevado del brazo o incluso en silla de ruedas al colegio electoral. El día después de las elecciones vuelven a pasar al olvido institucional. Las personas dependientes de Galicia y sus cuidadoras se merecen un gobierno que atienda sus necesidades.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

Opinión