El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (i) y el candidato del Partido Popular de Galicia (PPdeG) a la Presidencia de la Xunta, Alfonso Rueda

Feijóo y el candidato del PP de Galicia, Alfonso Rueda, febrero 2024, Pontevedra — Beatriz Ciscar / Europa Press / ContactoPhoto

La influencia del Partido Popular de Galicia en los medios de comunicación

La maquinaria de influencia política en los medios gallegos: Una red clientelar expuesta


En el escenario político gallego, la influencia del Partido Popular se ha tejido profundamente en el entramado mediático, generando un panorama donde la línea editorial de los medios se ajusta a los intereses electorales de este partido. Desde los días de Manuel Fraga hasta la era de Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda, se ha construido y consolidado una red clientelar que despliega su influencia en los medios de comunicación, condicionando el debate político y la percepción pública.

La estrategia, diseñada en los años noventa por Manuel Fraga, ha sido perfeccionada por sus sucesores, en especial por Alberto Núñez Feijóo, quien, durante su mandato, otorgó multimillonarias ayudas a los principales empresarios propietarios de periódicos en Galicia. Estas ayudas, entregadas en un momento de recortes sociales tras la crisis financiera, tenían como objetivo alinear la línea editorial de los medios con la imagen política que el PP buscaba proyectar en la región.

Según revela un análisis de los últimos trece años, durante el gobierno de Feijóo, se entregaron casi 45 millones de euros a un selecto grupo de empresas periodísticas, destacando entre ellas La Voz de Galicia, Faro de Vigo, El Correo Gallego, La Opinión A Coruña, La Región de Ourense, Atlántico Diario, El Progreso de Lugo, Diario de Pontevedra, El Ideal Gallego, Diario de Ferrol y Diario de Arousa, entre otros.

Sin embargo, la influencia de estos medios parece haber disminuido en los últimos años, lo que ha llevado a los partidos de oposición a explorar nuevas formas de comunicación para llegar a la ciudadanía. Estrategias basadas en medios digitales y redes sociales han cobrado relevancia, como lo demuestra el éxito inicial del Partido Socialista de Galicia al aumentar el número de suscriptores en las redes sociales de su candidato.

A pesar de estos intentos de contrarrestar la influencia mediática del PP, los partidos de oposición denuncian un sistema mediático conservador y políticamente cooptado, donde las relaciones clientelares son moneda corriente. Susana López Verde, directora de campaña de Podemos, advierte sobre la dificultad de hacer política en un entorno donde los medios dependen de subvenciones públicas, generando relaciones de dependencia.

En este contexto, la invisibilización y el silenciamiento político se vuelven herramientas comunes, como señala un representante de un partido minoritario, quien lamenta la falta de visibilidad para su labor política en medio de un panorama mediático dominado por el establishment.

Ante las acusaciones de manipulación mediática, el Partido Popular se ha mantenido en silencio, evitando cualquier intento de discusión pública sobre estas cuestiones. Mientras tanto, la candidata del BNG, Ana Pontón, señala la manipulación en la Televisión de Galicia como un ejemplo evidente de la influencia partidista en los medios públicos.

En medio de esta controversia, la negativa de Alfonso Rueda a participar en debates públicos, ya sea en medios estatales o privados, parece ser una señal significativa. ¿Está evitando confrontar las críticas sobre la influencia del PP en los medios, o es simplemente una estrategia política? Las respuestas a estas preguntas quedan en el aire mientras la lucha por la transparencia y la pluralidad en los medios gallegos continúa.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Cuando gane Trump

    ¿Nadie podía imaginar en la Unión Europea que hacer seguidismo de la potencia más violenta del mundo, que se embarca en todas las guerras que puede para mayor beneficio de su complejo industrial-militar, podía tener alguna contraindicación?

Otras noticias

Opinión