Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden — Kyle Mazza / Zuma Press / ContactoPhoto

Ataque a EEUU en Jordania: ¿Cómo influye en la campaña electoral?

Este ataque aumenta la tensión en el Oriente Medio y debilita la imagen del presidente en plena carrera electoral a la Casa Blanca


El domingo 28 de enero murieron tres soldados estadounidenses y otros 25 resultaron heridos en un ataque con drones sobre la “Tower 22”, una base militar de EEUU en Jordania, cerca de la frontera con Siria. Esta base, junto a la cercana Al Tanf en territorio sirio, ha sido clave por su posición geoestratégica en su lucha contra los grupos milicianos de la Resistencia Islámica.

A través de un comunicado de prensa de la Casa Blanca, el presidente Joe Biden acusa a “grupos militantes radicales respaldados por Irán que operan en Siria e Irak” de estar detrás del ataque. En este mismo comunicado, Biden advierte de que “todos los responsables rendirán cuentas en el momento y de la forma que elijamos”.

La tarde del mismo domingo, la coalición de grupos milicianos Resistencia Islámica en Irak, apoyado por Irán, se atribuyó el ataque, concretamente, la milicia Al Nujaba, una de las más influyentes dentro la Resistencia Islámica.

Sin embargo, Irán ya se ha desvinculado de este ataque. Tal y como informan diversos medios, el portavoz del Ministerio de Exteriores de iraní Naser Kananí, ha negado su implicación “en las operaciones de los grupos de la resistencia en la región”.  “Estas afirmaciones se realizan con objetivos políticos específicos para revertir las realidades de la región y están influenciadas por terceras partes, incluido el régimen sionista (Israel) asesino de niños” dijo el portavoz, según informa Onda Cero.

La relevancia de este ataque es que no ha sido en Irak o Siria, sino dentro de la propia Jordania. En X, el coordinador de Descifrando la Guerra, Pablo del Amo, ha explicado que esto puede ser un mensaje de aviso para Estados Unidos, cuyas bases militares están amenazadas en toda la zona estratégica. Este ataque ha aumentado todavía más la tensión en Oriente Medio junto con el genocidio perpetuado por Israel en la franja de Gaza, del que Estados Unidos aún no ha conseguido un alto al fuego pese a las presiones sobre el presidente Biden.

¿Qué implicaciones tiene todo esto en la campaña electoral?

Tras estos ataques y el genocidio incesante en Gaza, Estados Unidos se está viendo como un actor más débil en el tablero mundial. Cada vez se cuestiona más el papel de Joe Biden como líder internacional y esto le puede pasar factura en la campaña.

Biden está siendo objeto de protestas en sus mítines por su apoyo a Israel y no reclamar un alto al fuego. La estrategia electoral de Biden pasa ahora por desmarcarse de Trump en todos los aspectos y mostrarse como un presidente democrático que vela por los derechos y libertades de los ciudadanos, como la libre expresión. Por ello, ha contratado a un asesor experto en campañas electorales para trazar una imagen de líder demócrata y dejar que estos manifestantes se expresen, pero lo justo y necesario para no manchar su figura. Sin embargo, esta nueva escalada de tensión en Oriente Medio ha hecho que vuelva a sacar su lado más duro.

Por su parte, Trump ha asegurado en su cuenta de Truth Social que nada habría pasado si fuera él quien estuviera en la Casa Blanca. “Al igual que el ataque de Hamás respaldado por Irán contra Israel nunca habría sucedido, la Guerra en Ucrania nunca habría sucedido, y ahora mismo tendríamos paz en todo el mundo. En cambio, estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial”, ha dicho el magnate. Esto presiona todavía aún más a Biden sobre la posible respuesta que debe de tomar ante los ataques hacia las bases del país.

Con la estrategia demócrata previamente trazada y el nuevo panorama internacional, Biden y su equipo de campaña se enfrentan a un dilema: mantener una línea “demócrata” que calme a los manifestantes, alejándose del tono duro de Trump; o bien una línea dura que demuestre su fortaleza militar para ganar autoridad de cara a las elecciones de noviembre. Todo apunta a que seguirá una línea de acción dura.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • ¿Puede haber un gobierno sin el PNV en Euskadi?

    La receta para conseguirlo ya la conocemos: resistir la violencia política y mediática y obligar al PSOE a aceptar la correlación de fuerzas parlamentaria emanada de las urnas. De momento, solamente los morados lo están diciendo