Diario Red
Menu
Menu
Diario Red
EEUU bombardea Siria e Irak y mata a 30 personas

Bombardero B-1 del Ejército de Estados Unidos — Europa Press/Contacto/Ssgt. Dwane Young/U.S. Air

EEUU bombardea Siria e Irak y asesina a 30 personas

Bombarderos B-1 atacan al menos 85 objetivos supuestamente de las milicias y de la Guardia Revolucionaria iraní a lo largo del curso del Éufrates. Irak denuncia una «violación de su soberanía» mientras Damasco asegura que los ataques van a «resucitar a Estado Islámico»


Estados Unidos ha lanzado esta pasada noche una serie de ataques contra más de 80 posiciones supuestamente de milicias proiraníes en Siria e Irak, como represalia a la muerte el fin de semana pasada de tres militares norteamericanos en la frontera entre Siria y Jordania.

Los ataques comenzaron en torno a las 22.00 horas del viernes, según anunció en un comunicado el Mando Central del Ejército de Estados Unidos, el CENTCOM, y «fueron específicamente dirigidos contra 85 objetivos pertenecientes a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán y sus grupos milicianos afines». Para ello, el Ejército norteamericano —y, particularmente, bombarderos B-1, según fuentes militares a CNN— empleó «más de 125 municiones de precisión» que alcanzaron «centros de mando y de control de operaciones, centros de inteligencia, cohetes y misiles, almacenes de vehículos no tripulados e instalaciones de suministro de munición y logística».

La operación duró aproximadamente 30 minutos y, si bien no ha dado información sobre bajas, fuentes locales sirias e iraquíes hablan ya de más de una treintena de muertos. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una red de activistas especializada en el conflicto de Siria y con fuentes en el interior del país, han confirmado al menos 18 fallecidos en los ataques norteamericanos allí, que han alcanzado al menos 17 posiciones supuestamente de las milicias proiraníes en las inmediaciones de la localidad de Mayadin, uno de sus grandes centros de operaciones en el este del país, así como en Bokamal, a tres kilómetros de la frontera de Irak, siguiendo el curso del Éufrates.

Las fuentes del Observatorio también tienen constancia de ataques en las localidades de Ashara, Quria y Tabti, en las zonas rurales de la ciudad de Deir Ezzor, la capital de la provincia homónima levantada a la orilla izquierda del tío, y situada a unos 120 kilómetros de la frontera iraquí.

Los ataques en Irak se han concentrado en la provincia occidental de Anbar, en la frontera con Siria, donde las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), un colectivo de grupos armados que aglutina a buena parte de las milicias proiraníes en el país, han confirmado a través de un mensaje en su cuenta de Telegram que 16 combatientes han muerto y otros 25 han resultado heridos.

El inicio de la respuesta

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lanzó poco después de los ataques un comunicado en el que confirmaba que los bombardeos eran solo el prolegómeno del contraataque norteamericano a lo ocurrido el fin de semana pasado. 

«Nuestra respuesta ha comenzado hoy. Continuará en el momento y en los lugares que dispongamos», ha avisado el mandatario tras unos bombardeos que han ocurrido en una situación política extremadamente delicada particularmente en Irak.

En rueda de prensa posterior, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, John Kirby, ha confirmado que los ataques han tenido lugar en al menos siete localidades de ambos países —cuatro en Siria, tres en Irak, según precisó después el Estado Mayor de EEUU— e insistido que no han sido concebidos para alimentar todavía más la tensión. 

«No buscamos el conflicto con Irán o en Oriente Próximo pero el presidente de ha dejado claro que no dudaremos en defender a nuestra gente», ha explicado antes de anunciar próximos ataques: «Hemos empezado esta noche, pero no terminaremos esta noche».

Estas operaciones, ha indicado, tendrán por objetivo «degradar e interrumpir la capacidad de la Guardia Revolucionaria y los grupos que patrocinan». «Creo que los objetivos (de este viernes) cumplen con ese criterio. El mensaje es: estos ataques de las milicias tienen que terminar», ha añadido.

Irak y Siria condenan los ataques

El Gobierno iraquí, que ha acelerado en las últimas semanas sus iniciativas para concretar la retirada total de la coalición internacional de su país, ha condenado ya estos ataques como «una violación de la soberanía iraquí y un obstáculo a los esfuerzos de las autoridades» para mantener la calma.

De hecho, el portavoz militar de la Oficina del Primer Ministro de Irak, el general Yehia Rasul, ha ido más allá al declarar estos ataques como «una amenaza que arrastrará a Irak y a la región a consecuencias imprevistas».

El Ministerio de Defensa sirio también se ha sumado a la condena contra unos ataques que, según un comunicado recogido por la agencia oficial de noticias SANA, han provocado «bajas entre civiles y militares, así como daños considerables en propiedades públicas y privadas».

El Ministerio ha denunciado que la zona atacada es la misma en la que el Ejército está combatiendo contra lo que queda de la organización yihadista Estado Islámico en el país y acusa por ello a Washington de «emplear todos los medios sucios para resucitar a Estado Islámico tanto en Siria como en Irak», subrayó la declaración.

La cartera de Exteriores siria se sumó después a la condena a través de un comunicado publicado en Facebook a través del cual comunicó «la condena del Gobierno a esta flagrante violación estadounidense» antes de «rechazar categóricamente todos los pretextos y mentiras promovidas por la Administración de EEUU para justificar este ataque».


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • 14 de abril: ayer, hoy y mañana

    La República en España significa para nuestro pueblo muchas más cosas que la simple elección de la jefatura del Estado. Significa la participación de las clases populares. Representa algo sencillo: que nadie es más que nadie y que todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad