Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

El caso Hind Rajab

“El abuelo de Hind, Bahaa Hamada, le dijo a la BBC que la conexión de teléfono de la niña con su madre duró unos momentos más, y que lo último que escuchó Wissam fue el sonido de la puerta del auto al abrirse, y Hind diciéndole que podía ver la ambulancia en la distancia»


Cómo el asesinato de una niña palestina revela el entramado armamentístico detrás de la invasión a Gaza.

El caso Hind Rajab, una niña palestina de 6 años, consternó al mundo por su crueldad. Hind huía en un auto de los ataques israelíes en el barrio de Tel Al Hawa cuando fue alcanzada, junto a sus tíos y primos, por los disparos de, lo que se presume, fueron tanques israelíes, según los datos recopilados por Al Jazeera y la ONG Euro-Med Human Rights Monitor (Euro-Med Monitor).

La familia escapaba en un auto Kia negro del barrio Tel Al Hawa en la ciudad de Gaza después de que las fuerzas israelíes ordenaran la evacuación de la zona a través de la carretera de la costa. Los testimonios, recogidos por Euro Med-Monitor “mostraron que el coche fue atacado tras chocar con tanques y vehículos militares israelíes. Entró en una gasolinera cercana para protegerse de las balas y proyectiles”. De inmediato, el tío de Hind llamó a sus familiares en Alemania para que dieran aviso a los servicios de emergencia de la Media Luna Roja Palestina.

Cuando un telefonista de la organización habló con el celular del tío quien estaba del otro lado era Layan, la prima de quince años de Hind. La adolescente les dijo que sus padres y sus hermanos habían sido asesinados. Solo quedaban con vida ella y Hind rodeada por un tanque israelíes.  «Nos están disparando. Estamos en el coche, el tanque está justo a nuestro lado», exclamó antes de que la llamada se cortara en medio de una ráfaga de disparos y gritos. La grabación de ese momento se volvió uno de los momentos icónicos de la infamia que sucede en Gaza.

Todavía quedaba viva la pequeña Hind, quien atendió el celular cuando la llamó Rana, una de las telefonistas de la Media Luna Roja, que intentaba coordinar la llegada de una ambulancia.

—El tanque está a mi lado. Se está movimiento —sostuvo la pequeña.

—¿Está muy cerca? —preguntó la telefonista.

—Muy, muy cerca ¿Vendrás a buscarme? Estoy muy asustada

La telefonista conectó a la llamada a la madre de Hind, Wissan, para que la pudiera tranquilizarla hasta que el paso de la ambulancia fuera aprobado por el Ejército israelí. “Ella me suplicó que no colgara. Le pregunté dónde estaba herida, luego la distraje leyendo el Corán con ella y rezamos juntas. Repetía cada palabra que yo decía», contó Wissan a la BBC. El ataque contra la familia había empezado al mediodía y la noche comenzaba a caer. La niña temía la llegada de la oscuridad.

Cuando, los paramédicos de la Media Luna Roja, Yusuf Zeino y Ahmed Al Madhoun, fueron autorizados a pasar se cortó la comunicación con ellos. «El abuelo de Hind, Bahaa Hamada, le dijo a la BBC que la conexión de teléfono de la niña con su madre duró unos momentos más, y que lo último que escuchó Wissam fue el sonido de la puerta del auto al abrirse, y Hind diciéndole que podía ver la ambulancia en la distancia», informó el medio británico. ¿Qué había pasado? El proyectil de un tanque israelí había volado por los aires la ambulancia.

Los tanques israelíes, el proyectil y su relación con Northrop Grumann, una armamentística estadounidense.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) rechazaron que uno de sus tanques haya atacado al auto de la familia y la ambulancia. Sin embargo, las imágenes satelitales, recopiladas por Sanad, la unidad de investigación de Al Jazeera, revelaron que alrededor del vehículo habían tres tanques israelíes a 270 metros en el momento de los ataques. El auto Kia negro estaba lleno de agujeros de bala cuando fue hallado dos semanas después con toda la familia dentro. Hind Rajab, declarada desaparecida, fue reportada como fallecida cuando su cuerpo fue encontrado cerca de sus seres queridos.

Los investigadores de la ONG Euro-Med Monitor hallaron que el automóvil de la familia había sido “sometido a intenso fuego y metralla de artillería”. Mientras que la ambulancia de la Media Luna Roja fue destruida por un proyectil de fabricación estadounidense llamado HEAT M830A1, según los rastros registrados en su interior. Casi 14 mil de estos proyectiles fueron vendidos a Israel en un paquete de “ayuda militar”, aprobado por el Secretario de Estado, Antony Blinken, el pasado nueve de diciembre, según la información oficial. La última comunicación de la niña sucedió justo en el momento que estalló el proyectil en la ambulancia, según el relato de su abuelo.

Para Army Recognition, especializado en la fuente military: “la munición de tanque multipropósito antitanque de alto explosivo M830A1 con trazador, conocido como MPAT, es una bala de tanque de 120 mm desarrollada por Northrop Grumann para reemplazar la bala M830 HEAT. En comparación con el M830, el M830A1 tiene una mejora del 20 % en el rendimiento contra búnkeres y un aumento del 30 % en el rendimiento contra vehículos blindados ligeros. Este cartucho utiliza un zueco de descarte con una ojiva de subcalibre y un sistema de espoleta multifunción. El tripulante del tanque puede seleccionar rápidamente su distintiva capacidad de explosión en el aire, lo que lo convierte en una opción ideal para las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en escenarios de guerra urbana”.

Lo que significa que la ambulancia fue destruida por un proyectil usado para atacar vehículos blindados, y búnkeres, justo cuando estaba por socorrer a la niña palestina de seis años. El crimen de guerra, de alguna manera, desnuda el entramado de complicidad detrás de la invasión israelí a Gaza y otras guerras en curso. ¿Por qué? Northrop Grumman, con el contrato de estos proyectiles, ganó 106,5 millones de dólares por este contrato firmado por la Administración Biden. La venta por ser aprobada bajo una declaración de emergencia sorteó los requisitos estándar de revisión del Congreso contemplados “en la Sección 36(b) de la Ley de Control de Exportaciones de Armas”. Los proyectiles fueron sacados del inventario del Ejército estadounidense, según Army Recognition.

A diferencia de los envíos a Ucrania, el Pentágono ha sido opaco con, buena parte, del armamento enviado a Israel, de acuerdo al portal. Entre lo que se conoce, están los proyectiles M830 HEAT de Northrop Grumman, vehículos blindados David de la empresa MDT Armor, los cohetes de la Cúpula de Hierro, el escudo antimisiles, fabricados por la armamentística Raytheon, bombas anti búnkeres BLU-109 de General Dynamics, municiones de ataque directo conocidas como JDAM de la armamentística Boeing. Según Wall Street Journal, “Estados Unidos ha proporcionado aproximadamente 21.000 municiones guiadas de precisión a Israel desde el comienzo de la guerra. Israel ha utilizado aproximadamente la mitad de ellas”. Amnistía Internacional ha probado, por ejemplo, que las JDAM fueron usadas, al menos, en un ataque a un edificio de Gaza, donde fueron asesinados 43 palestinos. En medio de los llamados a un alto fuego, la Administración Biden planea enviar bombas Mark 82 de General Dynamics, más JDAM de Boeing, y espoletas de detonación de bombas FMU-139 de Northrop Grumman. Todo por fuera del paquete de ayuda militar que se busca aprobar en el Congreso, que establece un envío de armas a Israel por el monto de 14 mil millones de dólares. Desde su fundación en 1948, Israel ha recibido un total de ha recibido un total de 160 mil millones de dólares en asistencia militar de Estados Unidos, según un informe de la Jewish Virtual Library.  Estos son algunos ejemplos  de grandes ventas de armas.

El hilo conductor que une crimen de guerra con la política estadounidense: las puertas giratorias y las donaciones de campaña

El asesinato de la niña palestina, su familia y sus socorristas, quizás no hubiese ocurrido si las líneas entre la política y las compañías armamentísticas estuvieran bien definidas. Northrop Grumman fue fundada por Jack Northrop, ganó relevancia en la Segunda Guerra Mundial con sus aviones P61 Black Widow Night Fighter, el YB 35-Bomber y el F-5 Freedom Fighter, vendidos al Pentágono y sus aliados en Europa. Una de sus primeras controversias apareció en la década del 70 cuando por el escándalo del Watergate se conoció acerca de sus contribuciones, ilegales a la campaña de Richard Nixon. La compañía se declaró culpable, junto a otras grandes empresas armamentísticas, por esta práctica que encubría pagos a cambio de contratos para la industria.

Varias décadas después estas contribuciones a políticos fueron legalizadas con los super Comités de Acción Política (PAC). Así que lo que industrias armamentísticas, como Northrop Grumman pueden financiar congresistas y hasta candidatos presidenciales. Tampoco hay conflicto de intereses entre ser funcionario público y luego, ejecutivo, o empleado de estos privados. El complejo militar-industrial involucra un importante entramado de exfuncionarios y militares que pasan al mundo de la “consultoría” para vender guerras. Un informe publicado por la senadora Elizabeth Warren, basado en datos del Congreso estadounidense, encontró que al menos 672 exfuncionarios gubernamentales, militares y miembros del Congreso trabajaron como cabilderos, miembros de juntas directivas o ejecutivos de las 20 principales empresas de defensa en 2022.“Esta práctica está muy extendida en la industria de defensa, dando, como mínimo, la apariencia de corrupción y favoritismo, y potencialmente aumentando la posibilidad de que el gasto del Departamento de Defensa resulte en armas y programas ineficaces, malos acuerdos y desperdicio del dinero de los contribuyentes. Para mantener el flujo de dinero, los contratistas de defensa frecuentemente contratan a ex funcionarios del Pentágono y otros funcionarios del gobierno para ayudarlos a obtener contratos de defensa de sus antiguos colegas», dice el informe. Lloyd Austin, el secretario de Defensa, es por ejemplo un antiguo ejecutivo de la armamentística Raytheon.

Además, según un informe del Instituto Watson de la Universidad de Boston, las cinco principales armamentísticas, Lockheed Martin , Boeing , Raytheon , General Dynamics y Northrop Grumman, se han llevado un tercio de los contratos otorgados por el Pentágono en las últimas dos décadas. Entre 2000 y 2020, se llevaron un total de 2,1 billones de dólares a cambio de gastar más de dos mil millones en lobby en el congreso para conseguir estos contratos, de acuerdo al mismo informe. En medio de las negociaciones por un paquete de ayuda militar a Ucrania, Taiwán e Israel, las armamentísticas han gastado 66 millones de dólares en lobby para beneficiarse de parte de los 118 mil millones contemplados en el paquete, según Bloomberg.

Solo Northrop Grumman ha donado casi un millón de dólares en las campañas presidenciales de Donald Trump y Joe Biden en 2020. Y en lo que va del 2024, esa cifra supera los 50 mil dólares. Según Open Secrets, lo ha hecho a través de Super Pacs, de sus ejecutivos, propietarios y sus familiares. Lo que demuestra que el proyectil que destruyó la ambulancia, que iba a socorrer a la niña palestina, fue disparado mucho antes de que el tanque israelí lo lanzara.


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo