Francotiradores israelíes asesinan a palestinos en el hospital Al Awda de Gaza

El complejo hospitalario cuenta con un servicio de maternidad y sólo le queda agua para dos días y combustible para cuatro


La periodista Olga Rodríguez ha publicado un reportaje en Eldiario.es en el que palestinos atrapados en el asedio del hospital Al Awda cuentan la situación límite que están sufriendo por la crueldad del Ejército ocupante israelí.

Uno de los testimonios publicados por Rodríguez es de Mohammed Salha, voluntario en el centro médico y colaborador de la ONG catalana Creart: “Estamos en el hospital Al Awda en el norte, bajo asedio desde hace cuatro días, nadie puede moverse de este edificio, ni entrar ni salir”. 

Mohammed Salha, prosigue: “Hay un francotirador. Ayer mató a un compañero enfermero cuando se acercó a una ventana. Dos o tres días antes había disparado contra el hijo de otro compañero cuando entraba en el hospital, pero pudimos salvar su vida. El primer día de asedio, el francotirador mató a una mujer que vino con su cuñada embarazada para dar a luz en los servicios de maternidad. Su cadáver sigue tirado en la calle, nadie puede recogerlo”. 

Según le han contado a Olga Rodríguez varios palestinos presentes en el complejo hospitalario, en el edificio se encuentran unas doscientas personas: noventa y ocho trabajadores sanitarios, cuarenta y tres pacientes y más de un centenar de refugiados. Sólo comen una vez al día y les queda agua para dos días y combustible para cuatro, pero nadie puede salir a buscar agua ni combustible porque puede que no regresen.

El hospital Al Awda cuenta con un servicio de maternidad y con un equipo especial de cirugía y ortopedia, según Olga Rodríguez. Este complejo hospitalario se encuentra en el campo de refugiados de Jabalia, en la zona norte de la Franja de Gaza. 


Madrid –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Hacerle crecer los enanos a Pedro Sánchez

    Intentar producir —mediante un contumaz bombardeo mediático— el levantamiento de los liderazgos territoriales y de sus cuadros medios contra el líder estatal es una operación que nos resulta enormemente familiar