Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

Las protestas agitan a Alemania de derecha a izquierda

Agricultores, transportistas y conductores de tren han paralizado el país. Decenas de miles de personas se manifestaron en contra de la extrema derecha. Manifestantes pro Palestina acabaron con heridas de gravedad


La semana comienza con una destacada aparición en la protesta de los agricultores alemanes, que  han interrumpido la circulación en la capital y en todo el país desde la semana pasada, en respuesta al cese de las subvenciones al diésel: El Ministro de Finanzas, Christian Lindner, del partido liberal FDP, se dirigió a los manifestantes con dificultad, gritando ante un público visiblemente enfadado, que le abucheaba. Lindner les comunicó abiertamente que no propondrá más ayudas para ellos en el presupuesto. En medio de temas como la guerra en Ucrania y la problemática energética, la respuesta de Lindner es abogar por “más libertad”. Este término lo conocemos: reducir impuestos, privatizar servicios públicos remanentes y recortar derechos sociales, a cambio de mantener la paz con los sectores autónomos de la agricultura. Su discurso no pareció convencer a los manifestantes. Es común en la cultura política alemana que los responsables de áreas específicas se acerquen a las protestas, dialoguen con los manifestantes y escuchen sus discursos.

Lindner no solo decía lo que va a defender sin complejos, sino que también reconocía que tenía “miedo de que hubiera imágenes muy feas”. Es decir, violencia. El servicio secreto alemán había advertido de la peligrosidad de la cita, porque varios sectores se han unido y más del 70% de la población está descontenta con el gobierno. De hecho, no solo han llegado miles de tractores, sino también camiones, excavadoras, maquinarias y transportes de todo tipo ocupando las calles de la capital. Cientos de manifestantes que vinieron de otros lugares han pasado la noche en las calles en sus vehículos junto a hogueras. Los agricultores no han necesitado mucho para convencer a otros grupos sociales de que los alimentos más caros perjudican a todos, ya que en Alemania la inflación se ha cebado en buena parte con estos bienes de primera necesidad, sin que el gobierno bajase el IVA, por ejemplo.

Esta protesta se ha relacionado con la extrema derecha por referirse no solo a sus problemas como agricultores, sino por repetir en sus pancartas y lemas que el gobierno tiene que dimitir, así como lemas parecidos a las protestas contra Merkel durante la crisis de los refugiados. Se han visto incluso guillotinas y las convocatorias se propagaron también por canales de grupos ultranacionalistas. Tanto la semana pasada como esta, en los discursos han asegurado ser “neutrales” y el enfado entre los agricultores sobre la forma en que los medios informan les ha ganado, además, el calificativo supuesto de “violentos”. Acusaciones ambas que Diario Red no ha podido confirmar sobre el terreno. Los tractores alemanes pueden convertirse en algo parecido a los chalecos amarillos franceses, si no hay una fuerza de izquierdas que les convenza… y ya sabemos cuál es la situación en Francia ahora, salvando las distancias. Es difícil enumerar aquí todas las protestas locales durante la semana pasada. Destacan la descarga camiones con abono ante las sedes de los partidos de la coalición de gobierno.

Decenas de miles se manifestaron el domingo en contra de la extrema derecha.

Hubo manifestaciones en Berlín, Leipzig, en Kiel, Saarbrücken y muchas otras ciudades alemanas contra la ultraderecha.

Es evidente que si millones de alemanes desean votar por el partido Alternativa por Alemania, que actualmente se sitúa como la segunda fuerza con una intención de voto del 22-24%, y en algunos estados incluso como la primera (34% en Sajonia), estas personas existen y tienen, como mínimo, ideas ultranacionalistas en este momento. El lema “Los alemanes primero” y la preocupación por la presencia de demasiados inmigrantes han sido recurrentes desde la llegada de los refugiados sirios en 2015, y se han intensificado con actual llegada de los ucranianos. El miedo ante la inestabilidad política y los planes de la extrema derecha movilizaron a decenas de miles de ciudadanos el domingo, que se manifestaron en el mismo lugar que los agricultores frente  a la Puerta de Brandeburgo. La Plaza de París y la Avenida Unter den Linden estaban tan llenas que apenas se podía respirar.

Manifestación de ayer lunes en Leipzig: 10.000 personas contra el fascismo.

Este sábado también, Scholz se manifestó en Potsdam junto a la Ministra verde de Exteriores, Annalena Baerbock, en contra de Alternativa por Alemania (AfD). El detonante de las protestas fue un informe publicado por el grupo de periodistas Correctiv publicado la semana pasada que revelaba una reunión privada entre miembros de AfD y figuras de la extrema derecha, donde se presentó un supuesto “plan para la re-migración” del país, que incluía la deportación de millones de extranjeros, así como de personas con pasaporte alemán o nacidos en Alemania incluso de segunda o tercera generación. Es decir, que no correspondan a lo que se supone que es un alemán o alemana según ellos. Estas ideas recuerdan demasiado al nazismo clásico y aunque este plan puede sonar descabellado para quienes no siguen de cerca los pasos de este partido y sus referencias culturales, encaja con la retórica que han venido difundiendo durante mucho tiempo.

En la reunión, aparentemente participaron los líderes del partido, Alice Weidel y Tino Chrupalla, quienes no lo han desmentido, así como el exlíder del movimiento juvenil identitario y teórico de la nueva derecha Martin Sellner, un austríaco que ha escrito un libro con el término “re-migración” en el título. El lema de la protesta fue defender la democracia y evitar que una fuerza política legal utilice los medios del estado para socavar las instituciones democráticas y establecer una dictadura, como ocurrió en el pasado. Esta revelación añade más elementos al debate en torno a la posible ilegalización de AfD, un proceso en curso cuyas expectativas no son muy esperanzadoras.

En la protesta, sin embargo, un grupo de manifestantes pro Palestina fue excluido. En las redes sociales, habían anunciado que también se oponían a la extrema derecha y planeaban manifestarse allí. Ni la policía ni los propios manifestantes pro Palestina pudieron explicar detalladamente a Diario Red por qué se les apartó de la protesta y se les proporcionó protección policial. Lo cierto es que la protesta en Alemania contra los bombardeos, la matanza indiscriminada de civiles, así como el uso del hambre y la sed como armas de guerra en Gaza, está censurada y reprimida hasta el punto de que incluso los manifestantes progresistas en contra de la extrema derecha la desaprueban. Consideran que es una protesta antisemita, incluso cuando participan judíos.

Manifestantes pro Palestina heridos de gravedad el domingo

El miedo a las posibles represalias del estado, o bien de los empleadores está muy presente y juega también un papel importante en esta actitud de no querer participar en las protestas o ponerse de lado de parte de la izquierda en Alemania. Este sábado, sin embargo, en la que es considerada junto al primero de mayo, la mayor demostración de fuerza de la izquierda radical en Alemania, la manifestación por el asesinato de Rosa Luxemburgo, había un bloque de defensores de Palestina, que iban juntos con activistas kurdos. El tema de Palestina dominó la manifestación, informa Nick Brauns, vice redactor jefe del diario junge Welt. Al parecer, los manifestantes entonaron el cántico  “desde el río hasta el mar, Palestina será libre”, que en Alemania ha sido prohibido ahora porque, supuestamente, implica la desaparición del estado de Israel, que es razón de estado en el país por el holocausto.

El diputado de Die Linke, Ferat Kocak, denuncia violencia policial en sus redes.

Al parecer una detención provocó un forcejeo y la policía se puso a dar a diestra y siniestra con un balance de quince heridos, algunos de ellos de gravedad según los enfermeros que los atendieron. Según la policía fueron heridos también veintiún agentes. Más de 10.000 personas participaron en la protesta hasta el cementerio de Friedrichsfelde, donde se encuentran enterrados los comunistas Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo, asesinados por grupos paramilitares llamados freicorps durante la República de Weimar al auspicio de la Socialdemocracia. Al respecto de los autores del asesinato hay novedades, un estudio publicado por la Fundación Rosa Luxemburgo da nueva luz al papel de la fiscalía y de un médico, así como del primer presidente de la RDA.

El día anterior a la manifestación tuvo lugar la tradicional conferencia internacional Rosa Luxemburgo, organizada por el diario junge Welt, que también se solidarizó con el pueblo palestino y pidió el cese al fuego por parte de Israel. Con unos cuatro mil asistentes, la sala gritó cánticos como “Viva viva Palestina”. Los ataques en la prensa no se dejaron hacer esperar. El diario Tagesspiegel publicó un libelo bajo pago, en el que se surgerían mentiras en el subtítulo con declaraciones que habían hecho asistentes anónimos a la conferencia en plan: “En la Conferencia se negó que mujeres israelíes fuesen violadas”, cuando nadie en el podio dijo tal cosa. Manipulación de manual. En la conferencia participaron Ignacio Ramonet y el representante del frente Polisario en Alemania, entre otros invitados.

Alemania con Israel, haga lo que haga

El gobierno alemán está ya cubierto de gloria de arriba a abajo en el tema de Israel y Palestina. El Ministro verde de Energía Robert Habeck explicaba la semana pasada en un vídeo que el país continúa apoyando a Israel y que cree que las acusaciones de genocidio son infundadas. Además, el país quiere participar en el juicio para defender el gobierno de Netanyahu. En un comunicado conjunto con otros países, además, defendió los bombardeos contra Yemen de Estados Unidos y Reino Unido, que no han sido autorizados por las Naciones Unidas. Alemania ha autorizado además la venta de aviones del tipo eurofigther y misiles al gobierno de Arabia Saudí para que ataque con ellos a los rebeldes hutíes, que tienen bloqueado el comercio de mercantes en el mar rojo para presionar por la situación en Gaza.

Janine Wissler, la co-presidenta del partido Die Linke comentó que: “Curiosamente, la Ministra de Asuntos Exteriores quiere suministrar Eurofighters al régimen misógino de Arabia Saudita”y que “Arabia Saudita ha utilizado los Eurofighters principalmente para bombardear a civiles yemeníes (…) y ha lanzado bombas de manera indiscriminada sobre escuelas y hospitales, resultando en la muerte de miles de mujeres y niños.” La diputada Sevim Dağdelen, del partido Bündnis Sahra Wagenknecht, criticó también la falta de controles a las exportaciones de armas. En Ucrania no se realizaron controles, según una respuesta parlamentaria del gobierno.

Dentro del propio partido verde hubo voces disidentes en relación a esta decisión, que cancelaría el embargo que el parlamento impuso al país en 2018 por haber llevado a cabo un bloqueo de Yemen que desde 2015 ha costado la vida a decenas de miles de menores y ha provocado malnutrición y hambre de millones de personas. La vicepresidenta de las juventudes verdes Svenja Appuhn aseguró que es irresponsable enviar estos aviones y aseguró que se trata de “la peor crisis humanitaria del mundo”. Tal vez se le olvidó la situación en Gaza, o más bien quiso esquivarla, a pesar de que la decisión se toma precisamente para continuar con el apoyo al gobierno de extrema derecha de Benjamin Netanyahu en Israel, cuya actuación contra la población gazatí se enfrenta a la acusación de genocidio deliberado.

El que sí se ha acordado y se lo ha reprochado al gobierno alemán ha sido el gobierno de Namibia, cuya población sufrió el que fue uno de los primeros genocidios catalogados como tal, el de los Nama y Herero llevado a cabo precisamente por Alemania.  “Ignorando las muertes violentas de más de 23,000 palestinos en Gaza y diversos informes de las Naciones Unidas que destacan de manera inquietante el desplazamiento interno del 85% de los civiles en Gaza en medio de agudas escaseces de alimentos y servicios esenciales, el Gobierno alemán ha optado por defender en la Corte Internacional de Justicia los actos genocidas y atroces del Gobierno israelí contra civiles inocentes en Gaza y los Territorios Palestinos Ocupados”, escribe Namibia en su comunicado. Y sentencia: “Alemania no puede expresar moralmente su compromiso con la Convención de las Naciones Unidas contra el genocidio, incluyendo la expiación por el genocidio en Namibia, al mismo tiempo que respalda el equivalente a un holocausto y genocidio en Gaza.”


Fotografías: Carmela Negrete

Berlín –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • «Estamos en unos costes de defensa que son bajos»

    Es mentira que España presente un gasto militar bajo con respecto a otros países. Es una afirmación falaz basada en que la mayor parte del gasto militar en España es opaco. Pero este no es el único problema que tienen las palabras de Mónica García