Diario Red
Menu
Menu
Diario Red

«Miles de millones para el clima y para cuestiones sociales. No a la militarización, a los envíos de armas y a la Guerra». Die Linke

Más de 120 manifestaciones y concentraciones se han llevado a cabo en toda Alemania en contra de la guerra

Las tradicionales marchas pacifistas de Pascua han salido a protestar contra el rearme, la amenaza nuclear y la pobreza


Es triste, pero es así. Algo hizo bien el movimiento por la paz en Alemania este sábado, cuando se publican titulares furibundos en su contra: El diario Tagesspiegel titulaba ya ayer que «¡Nadie necesita esta marcha de Pascua!» y que «la marcha de Pascua de Berlín se ha convertido en una farsa.» Los «supuestos ‘activistas por la paz’ se someten al agresor Rusia», asegura el diario que pertenece al grupo mediático del magnate Dieter von Holtzbrinck, «mientras que Ucrania sigue siendo atacada». Este sábado en Berlín y en otros 120 otros lugares de la república federal, el movimiento pacifista alemán tenía una cita tradicional, las marchas pacifistas de Pascua, que se celebran desde el final de la Segunda Guerra Mundial, han vuelto a adquirir un importante significado en el contexto de la guerra en Europa y de la militarización del continente.

«Hacer la paz sin armas», un lema tradicional del movimiento pacifista alemán.

La señal que envían los alrededor de 5.000 manifestantes en Berlín, contra el rearme y la preparación de una gran guerra contra Rusia, es lo que temen, lo que rechazan. En dicha marcha se encontraban organizaciones de izquierda como varios partidos comunistas o Die Linke, así como el nuevo partido fundado por Sahra Wagenkecht, pero también sindicatos como el del metal IGM o el servicio Ver.di. También marcharon activistas en contra del genocidio en Palestina, algo que también fue utilizado por algunos medios con oscuros intereses para acusar a la marcha de «antisemita». La organización de la marcha es responsabilidad de la Coordinadora por la Paz, Friko Berlín.

“Nunca más ser capaces de hacer la guerra. Paz en Oriente Medio».

Tras la pancarta del sindicato IGM marchaba un hombre, Uli Sieder, quien explicaba a Diario Red que había venido a la marcha porque están «a favor de las negociaciones y de que se reduzcan las crisis, y eso es lo que tradicionalmente representa la marcha de Pascua». También encontramos a Sabine Peters, quien comenta que «en este momento no está ocurriendo absolutamente nada y necesitamos que la gente salga a la calle y detenga la escalada armamentística y el fomento de las guerras». Su amiga Manon Bendzus le recuerda: «Y tú también tienes un nieto y un hijo». La mujer está molesta porque en la programación infantil están introduciendo elementos de propaganda de guerra. Ambas vienen a la marcha con Heike Thiele, otra señora que se pregunta: «¿Desde cuándo está mal estar en contra de la guerra?» y «¿Desde cuándo se quiere conseguir la paz con armas?». Ella tiene claro que «la única que gana es la industria armamentística» y se siente «muy preocupada por la situación actual y por el hecho de que nuestro gobierno parece no comprender lo que está haciendo, poniéndonos en peligro».

“La guerra es la mayor asesina del clima”

Cerca de ellas encontramos a Stefan Natke, candidato por Berlín del partido comunista DKP, quien explica que se están manifestando porque «la paz solo se puede lograr si no se envían armas», y por eso ese es su mensaje principal hoy, ya que cuanto más armas se envíen a una guerra, menor será la esperanza de que esta termine. En el escenario, el político Michael von der Schulenburg, exdiplomático de la ONU, instaba indirectamente a votar por el partido de Sahra Wagenknecht en las elecciones europeas, del cual es miembro: «Todos los europeos necesitamos votar por partidos que nos representen en ese parlamento, y en Alemania tenemos ahora la opción de votar por un partido que aboga por la paz sin caer en el racismo o el nacionalismo». Una buena parte de los presentes aplaudía.

“Los verdes al frente”

En otros contextos, acusan a parte de los participantes de estas marchas de ser rojipardos. Contextos verdes en los que no se protesta contra los envíos de armas, sino todo lo contrario, en los que ven la lucha de Ucrania contra Rusia como la de la República española contra Franco. En Die Linke, no se ponen de acuerdo y no tienen una postura clara. En la manifestación, sin embargo, había también varias pancartas de Die Linke. En una de ellas podía leerse: «Miles de millones para el clima y para cuestiones sociales. No a la militarización, a los envíos de armas y a la guerra.»

“La guerra provoca cambio climático”

En la convocatoria, el manifiesto destaca que «el gobierno quiere preparar tanto a la Bundeswehr como a la población para la guerra», y critica que la coalición del canciller Olaf Scholz cree, como ha dejado escrito en su nueva estrategia de seguridad, que «la política de seguridad europea solo puede dirigirse ahora contra Rusia». El aumento del presupuesto de defensa en un 40% es inaceptable, aseguran. «Las tropas alemanas se están desplegando en la frontera con Rusia» y «la OTAN ya está ensayando la guerra nuclear“. Una de las cuestiones más criticadas en la marcha fue el estacionamiento de los misiles supersónicos estadounidenses «Dark Eagle» en territorio alemán. «Esto nos expone a un contraataque nuclear en nuestro país, donde está estacionado el comando de operaciones». Y se preguntan si es así como se resuelven conflictos o se promueve la paz.

Gizem (cantante), portavoz de la Federación de Jóvenes de las Organizaciones de Trabajadores Democráticas DIDF, interpretando la copla pacifista “Where have all the flowers gone“, del estadounidense Pete Seeger, en su versión alemana.

Estas son todas las reclamaciones concretas de los manifestantes:

  • Abogar por el alto el fuego y las negociaciones de paz en Ucrania y Gaza.
  • No enviar armas a Ucrania y no apoyar al gobierno de Israel en su genocidio contra el pueblo palestino.
  • No reintroducir el servicio militar obligatorio y sacar a la Bundeswehr de las escuelas y universidades.
  • No estacionar Dark Eagle en Europa.
  • Retirar las bombas nucleares de la base de Büchel, firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares y salir de las estructuras militares de la OTAN.
  • Invertir el dinero destinado a la muerte en lo social, la salud y la protección del medio ambiente.
  • Detener la exportación de armas y la fabricación de armas.
  • No promover el liderazgo alemán en la UE.
  • Un orden de seguridad europeo que incluya a Rusia.
  • Brindar protección a los refugiados y fortalecer el derecho de asilo.

Berlín –

Nada de esto sería posible sin tu ayuda

Y únete a nuestros canales de Telegram y Whatsapp para recibir las últimas noticias

Compartir

Editorial

  • Parar el genocidio, evitar la guerra

    Si hoy asistimos a una preocupante escalada bélica en Oriente Medio es porque Israel se ha embarcado en uno de los más pavorosos genocidios de las últimas décadas, pero también porque EEUU y la UE no han hecho nada para evitarlo